Una escuela en Godoy Cruz llevará el nombre de la primera policía caída en cumplimiento del deber

Erica Bercich tenía 29 años cuando, en 1999, perdió la vida al acudir en un móvil a un tiroteo. Su nombre quedará inmortalizado en un Cebja. Emoción de sus padres.

Erica se graduó en el IUSP con el promedio más alto. Perdió la vida cuando acudía a proteger a sus colegas en un tiroteo. Sus padres siempre la recuerdan con orgullo. | Foto: José Gutiérrez / Los Andes
Erica se graduó en el IUSP con el promedio más alto. Perdió la vida cuando acudía a proteger a sus colegas en un tiroteo. Sus padres siempre la recuerdan con orgullo. | Foto: José Gutiérrez / Los Andes

Una niña excelente, aplicada, familiera. Una oficial con gran vocación de servicio que el 24 de marzo de 1999 dio su vida en cumplimiento del deber. Erica Beatriz Bercich López, que por entonces tenía 29 años, dejó un legado tan profundo que finalmente se logró que cada 14 de agosto, fecha de su nacimiento, se celebrara en casi todo el país el Día de la Mujer Policía ya que se convirtió en la primera caída en cumplimiento del deber.

A esa importante conmemoración por la que tanto sus padres lucharon, ahora se sumó otra resolución que acaba de difundir la Dirección General de Escuelas (DGE) que establece que el nombre de Erica Bercich será puesto al Centro de Educación Básica de Jóvenes y Adultos (Cebja) 3-253 de la localidad San Francisco del Monte, departamento de Godoy Cruz, que depende de la Dirección de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos.

“La juventud no está perdida, ni mucho menos. Junto con mi esposa estamos profundamente emocionados y conmovidos por este gesto tan valioso que han tenido de recordar a nuestra hija. Ella ya no está, pero seguirá presente en cada uno de estos estudiantes, todos humildes y con grandes valores humanos”, dijo en diálogo con Los Andes Dante Bercich, un comisario retirado de 74 años.

Previamente a esta votación final que no dejó margen de dudas, Dante y su mujer se acercaron al establecimiento a brindar una charla sobre su hija y hablaron con mucho orgullo de cada etapa de su vida desde el mismo momento en que llegó al mundo, el 14 de agosto de 1970 en Las Heras, donde la familia vivía por entonces. Hoy residen en Dorrego, Guaymallén.

En el Cebja que ahora será llamado “Erica Bercich” el proyecto fue elaborado por docentes y alumnos en forma mancomunada. Votaron entre cuatro personalidades que habían hecho diferentes aportes a la sociedad.

El nombre de Erica resultó el ganador y, de esta forma, se desarrollará un acto el próximo 29 de septiembre, por supuesto, con la presencia de la comunidad educativa y los padres y hermano de esta mujer policía.

Foto: José Gutiérrez / Los Andes
Foto: José Gutiérrez / Los Andes

Entre los argumentos esgrimidos, se consideró que la oficial ayudante fallecida se destacó por ser una niña estudiosa, abanderada de la primaria en la escuela 1-033 Rafael Obligado, de Guaymallén, y que luego realizó sus estudios secundarios en la escuela 4-019 Capitán José Daniel Vázquez, de Las Heras, también con excelentes calificaciones.

Una vez egresada de la secundaria, siguió los pasos de su padre para incorporarse a la fuerza policial y fue así que egresó como agente del Cuerpo de Apoyo del Poder Judicial, para continuar en la escuela de cadetes del Instituto Universitario de Seguridad Pública, donde se graduó con un promedio de 9,89, el más alto entre sus compañeros.

La entrega de una heroína

La tragedia atravesó la vida de Erica a la 1.30 de la madrugada del 24 de marzo de 1999 cuando se encontraba patrullando junto con su compañero Daniel Cattáneo por el carril Godoy Cruz, en Guaymallén, y recibieron un llamado de urgencia por un tiroteo en Rodeo de la Cruz.

“Acudieron inmediatamente a brindar apoyo y en la intersección de calles Tirasso y Bandera de los Andes, al doblar, se estrellaron con un árbol. Los dos murieron en el acto”, recordó Dante, quien reiteró que su hija es la primera mujer policía argentina caída en cumplimiento del deber y que, desde entonces, no descansaron hasta conseguir que fuera recordada y reconocida para siempre.

Erica estaba divorciada al momento del episodio y también era mamá de una hija, Cintia Daniela, por entonces muy chiquita. “Hoy tiene 30 años y siempre hemos estado cerca”, resume su padre, que tiene otros nietos por parte de su hijo Cristian, que también es policía.

“Quiero ser policía, como vos. Quiero estudiar y rendir”, le había dicho ella a Dante, allá por los ‘90. De inmediato hicieron todos los trámites correspondientes y Erica ingresó como agente al Cuerpo de Apoyo, donde clasificaba fichas. En la Escuela de Cadetes, relató su papá, tuvo que resignar puntos de su calificación para otorgárselos a un compañero ya que, aunque había obtenido casi la excelencia y el mejor promedio, las mujeres no podían portar la bandera. Así, tuvo que conformarse con ser escolta, aunque su padre señala que todo el mundo sabía que era ella quien se merecía la bandera.

“Mi hija era sumamente estricta en su trabajo y, sobre todo, muy audaz. Por eso alcanzó a ser mencionada y reconocida en numerosos procedimientos que llevó adelante. Le gustaba hacer bien las cosas”, la recordó su padre.

Dante y Dolores todavía tienen grabadas en la memoria las muchísimas horas que duró la dolorosa despedida de su hija. “Fue un velatorio multitudinario, porque la noticia impactó muy duro en todo Mendoza y tomó gran repercusión pública. Estuvimos 36 horas despidiéndola y presenciando innumerables muestras de cariño de una gran cantidad de personas”, repasó.

El dolor sigue intacto. Al igual que aquel primer día de la noticia fatal y shockeante. Sigue latente en el corazón de toda su familia.

Merecido reconocimiento

“Durante 19 años hemos peleado muchísimo, golpeado gran cantidad de puertas e intentado hablar con muchísimos hombres y mujeres del poder. Y en todo ese transcurso la desidia nos desalentó. Nos ‘pateaban’ para otro día o directamente no nos atendían en los despachos. Recién hace unos años por fin se instauró el 14 de agosto como el día que la recuerda y eso fue muy reconfortante para todos nosotros”, evocó el comisario retirado.

La vida de ellos jamás será igual, aunque al menos sienten en lo más profundo de su corazón el orgullo de haber tenido una hija que se convirtió en heroína y supo cumplir con su trabajo hasta el último suspiro. “Por eso el 29 de septiembre estaremos en el colegio nuevamente, agradeciendo, valorando y recordando a Erica como la mujer que fue: comprometida, audaz, estricta. Ella murió en su ley”, concluyó Dante.

En virtud de lo expuesto, los vecinos y toda la comunidad educativa fundamentaron el nombre propuesto al entender que el rol de la mujer alcanza hoy los niveles de inclusión e igualdad que no se contemplaba hace unos años.

Según explica el proyecto, la elección propuesta nace motivada por un dato no menor a tener en cuenta y que indica que, en la actualidad, casi un 20 por ciento son mujeres las que forman parte de la institución policial desarrollando todo tipo de actividades y cargos.

De allí que la propuesta se ajusta a las disposiciones establecidas en el artículo 1, punto 5, de la Resolución Conjunta 00561-CyE y Nº 1899-DGE-86 y a las pautas fijadas por el artículo 1 inciso 2 de la Ley 6.404, de imposición o cambio de nombre a los establecimientos educativos de Mendoza.

Dicha iniciativa lleva la firma del director general de escuelas, José Thomas, y dispone que en cumplimiento de la mencionada ley la imposición del nombre se efectuará en una ceremonia cuyo programa incluirá la lectura de la resolución y una exposición de sus fundamentos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA