Un diputado mendocino quiere prohibir el uso del lenguaje inclusivo en documentos oficiales y escuelas

Gustavo Cairo
Gustavo Cairo

El legislador del PRO Gustavo Cairo citó el caso de Francia cuyo gobierno vetó el lenguaje inclusivo en la educación el pasado 7 de mayo.

El diputado del PRO Gustavo Cairo quiere prohibir el uso del lenguaje inclusivo en documentos oficiales de los tres poderes del estado provincial y en las escuelas de Mendoza.

En diálogo con diario Los Andes, el legislador explicó el alcance que podría llegar a tener la iniciativa. “El objetivo es que no se use el ´llamado´ lenguaje inclusivo en documentos oficiales y en libros de texto de las escuela mendocinos, con la posibilidad de que se incorporen los municipios”, dijo.

Las personas pueden hablar como quieran, pero en el caso de la escuela es distinto porque el uso del lenguaje inclusivo complejiza el proceso. Ya de por sí el castellano es complejo, hay niños que terminan la primaria sin saber compresión de texto y en la secundaria también”, argumentó Cairo.

En este punto, el legislador citó el caso de Francia cuyo gobierno vetó el lenguaje inclusivo en la educación el pasado 7 de mayo.

En concreto, las autoridades francesas consideraron que el lenguaje inclusivo, que en el francés incorpora un sufijo femenino en un sustantivo masculino a través de un punto, constituye un obstáculo al aprendizaje de los alumnos y no debe ser usado como alternativa para la feminización de la lengua.

“Se debe prohibir el recurso a la denominada escritura ‘inclusiva’, que utiliza notablemente el punto medio para revelar simultáneamente las formas femenina y masculina de una palabra usada en masculino cuando se usa en un sentido genérico”, señaló en una circular publicada en el Boletín Oficial del Estado.

“Nuestra lengua es un precioso tesoro que tenemos la vocación de compartir con todos nuestros alumnos, en su belleza y fluidez, sin rencillas y sin instrumentalizaciones”, añadió el comunicado dirigido a los rectores de la academia y al personal del Ministerio de Educación Nacional.

En el caso de la iniciativa del legislador del PRO, se trata también de economía del lenguaje. “El reglamento de la Cámara está escrito de manera inclusiva y a los largo del texto se duplican las palabras. La RAE no lo ha autorizado”, dijo Cairo.

Cairo además considera que hay una intencionalidad política entre los que usan el lenguaje inclusivo y una intención de quedar bien con la vice presidente Cristina Kirchner.

“Me parece que toda esa energía que se pone para imponer el lenguaje inclusivo se podría usar para promover más derechos para las mujeres. Hay legisladores que lo militan desde un lugar genuino y otros que lo hacen de una manera forzada”, agregó.

Además, afirmó que hay otros proyectos contrarios al suyo que buscan que el lenguaje inclusivo se aplique en ámbitos oficiales. Cómo el proyecto ley de equidad en la representación de géneros en los servicios de comunicación, que tiene media sanción en el Senado nacional.

Dicho proyecto fue creado por Norma Durango e impulsado por Gisela Marziotta y Mónica Macha y, entre otras cosas, figura la promoción del lenguaje inclusivo.

Al ser consultado por el caso de las personas que no se reconocen del género femenino ni del masculino, Cairo dijo: “Eso es diferente y tiene razones mucho más profundas. Yo creo en la diversidad y cada persona debe identificarse de la manera que lo siente”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA