Próvolo: víctimas de abusos se quejaron por malos tratos, demoras y la revictimización en el juicio

Víctimas de abusos en el instituto Próvolo y sus familias denuncian maltratos y revictimización en el segundo juicio por los abusos en el instituto religioso. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
Víctimas de abusos en el instituto Próvolo y sus familias denuncian maltratos y revictimización en el segundo juicio por los abusos en el instituto religioso. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

Reclamaron que se los cita a declarar en el segundo juicio para que dar más detalles de los escabrosos hechos que ya denunciaron, y por los que ya fueron condenados cuatro hombres. Incluso, destacan que algunos de ellos han tenido que ser asistidos en hospitales tras largas jornadas de declaración.

En mayo de este año, y luego de la histórica condena contra dos sacerdotes y dos ex empleados del instituto religioso Antonio Próvolo (Luján de Cuyo) como autores de abusos a niños sordos y niñas sordas en el lugar -los curas fueron condenados a 45 y 42 años de prisión en 2019-, comenzó el segundo de los juicios que da forma a este caso. El Caso Próvolo constituye el mayor escándalo de abuso sexual eclesiástico en la historia de Mendoza y uno de los más impactantes del país, ya que -además de los curas Horacio Corbacho y Nicola Corradi, del ex monaguillo Jorge Bordón y del jardinero Armando Gómez -los cuatro ya fueron condenados como autores de los abusos a niños y niñas-, hay dos monjas y otras siete mujeres imputadas. Y es precisamente el juicio contra ellas nueve el que transcurre desde mayo en los Tribunales mendocinos (una de las monjas tiene acusaciones como autora, mientras que las otras imputadas están denunciadas y acusadas de ser partícipes y facilitadoras de los abusos).

Los jóvenes abusados en el Próvolo cuando aún eran menores de edad destacan que se los hace repasar una y otra vez los hechos por los que ya quedó demostrado que fueron abusados sexualmente. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
Los jóvenes abusados en el Próvolo cuando aún eran menores de edad destacan que se los hace repasar una y otra vez los hechos por los que ya quedó demostrado que fueron abusados sexualmente. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

Sin embargo, desde mayo y hasta la fecha es poco y nada lo que se ha avanzado realmente en este juicio -que transcurre de forma virtual por la pandemia-, ya que se han sucedido una serie de pedidos de nulidades, recusaciones y otros recursos que han ido frenando constantemente el desarrollo del juicio. Y por esto mismo es que durante la mañana de hoy, un grupo de víctimas de los abusos en el Próvolo y sus familiares se manifestaron en la escalinata de los Tribunales provinciales.

Además de manifestar su preocupación y enojo por las demoras, los jóvenes y sus familias destacaron que se los está sometiendo a un constante maltrato, teniendo en cuenta que a muchos de los chicos que fueron violados y abusados se los ha citado para declarar nuevamente y ampliar detalles de los perversos episodios que sufrieron mientras estudiaban y dormían en el instituto. Esto es lo que se intentó evitar en el primero de los juicios y, por esto mismo, se reprodujeron las denuncias y ampliaciones que los chicos brindaron en cámara Gesell y durante la instrucción. El detalle es que para este segundo juicio se ha permitido que muchos de ellos sean citados a ampliar detalles de los hechos de forma presencial. Y esto, aseguran, los revictimiza y vulnera sus derechos al hacerlos volver -una y otra vez- sobre estos tristes episodios.

“Mi hija declaró hace unos días, tuvo que salir descompensada de la sala y terminó en un centro asistencial con suero al final de ese día. Y, mientras estaba allá, se comunicaron con mi esposa -que estaba con ella- para avisar que al día siguiente iba a tener que volver a seguir declarando. No aceptamos las condiciones en que se quiere hacer declarar a los chicos, que tengan que repasar una y otra vez las cosas que les pasaron. Queremos que se sepa la verdad, seguir adelante con el juicio. Hacer las cámaras Gesell cuando los chicos pudieron contar lo que habían vivido en el ‘instituto del terror’ fue difícil, tener que revivir las cosas que pasaron. Y ahora la defensa de algunas imputadas no las quieren aceptar porque dicen que son ilegibles. Volver a declarar los hace revictimizarse día a día”, destacó Ariel, papá de una de las víctimas de los abusos en el Próvolo a Los Andes.

La antigua fachada del Instituto Religioso Antonio Próvolo, donde se sucedieron sistemáticamente abusos a niños sordos y niñas sordas. Esta postal recorrió el mundo.
La antigua fachada del Instituto Religioso Antonio Próvolo, donde se sucedieron sistemáticamente abusos a niños sordos y niñas sordas. Esta postal recorrió el mundo.

“En las familias y en las víctimas que han ido a declarar hay un enojo generalizado. A muchos chicos se los citado varias veces para que vayan, y muchas veces ni siquiera han alcanzado a declarar. Han estado horas enteras esperando y sin pasar. Ellos entienden que tienen que hacerlo y por eso se presentan, pero necesitan que sea con ciertos cuidados. Es revictimizante. No puede ser que estén toda la mañana esperando, ir para que no se los llame a declarar. Muchos chicos vienen siquiera sin desayunar”, destacó en la previa de la manifestación uno de los abogados que acompaña a las víctimas en el juicio, Lucas Lecour, quien además es el presidente de la ONG Xumek.

Visibilidad

Pasadas las 10 de este lunes, representantes del Colectivo de Sobrevivientes de los Abusos en el Próvolo se congregaron en la explanada de Tribunales, sobre calle Patricias Mendocinas. Y allí se organizaron para dejar en claro y manifestar su rechazo a la manera en que está transcurriendo el segundo de los juicios.

Mientras que durante el primero de los juicios las declaraciones de las víctimas se transcribieron de las reproducciones de las cámaras Gesell a los chicos cuando hicieron y ampliaron las denuncias oportunamente -así lo recomendaron los peritos oficiales de la Justicia de Mendoza para evitar revictimizaciones-, en este segundo debate los abogados defensores de las imputadas cuestionaron la validez de este material. Incluso, insisten -según destacan las víctimas y sus padres- que no son claros los relatos por medio de LSA (Lengua de Señas Argentina) de las víctimas de los abusos. Por esto mismo es que se solicitó que los chicos y chicas vuelvan a declarar para ahondar y ampliar en detalles.

Víctimas del Próvolo denuncian maltratos y revictimización en el segundo juicio por los abusos en el instituto religioso. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
Víctimas del Próvolo denuncian maltratos y revictimización en el segundo juicio por los abusos en el instituto religioso. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

Es aquí donde el Colectivo de Sobrevivientes sostienen que los y las denunciantes están recibiendo un maltrato generalizado en base a las disposiciones de los jueces. “No estamos en contra de declarar, estamos en contra de hacerlo en estas condiciones. El tribunal no tiene consideración por los chicos”, destacó el papá de una de las víctimas.

“Estamos exigiendo que se adopten medidas de gestión y organización judicial para que faciliten el acceso a la justicia, con perspectiva de Derechos Humanos, de género, diversidad y discapacidad. Vemos con enorme preocupación e indignación el trato cruel y sin perspectiva de Derechos Humanos a los que están siendo sometidos sobrevivientes y familiares en las nuevas declaraciones solicitadas por la defensa de las acusadas. Esto no hace más que revictimizarles y no darle importancia a la integridad física y psicológica de los y las denunciantes”, destacaron desde el Colectivo en un comunicado.

Prohibición de informar

Una de las disposiciones del tribunal que no ha sido bien recibida por los y las sobrevivientes de los abusos y sus familiares es la referida a la decisión de que no se pueda informar públicamente el estado en que se encuentra el juicio y el contenido de las declaraciones de los implicados (acusadas y víctimas).

“Es una decisión arbitraria de los jueces la de que no pueda intervenir la prensa ni tampoco nosotros, los familiares, para informar lo que está pasando durante las audiencias. Yo no me voy a callar, ya las víctimas se callaron por tanto tiempo. Pero no me voy a callar yo ni voy a permitir que callen a la prensa. Los que callaron son los curas, callaron las cómplices que están siendo juzgadas hoy. ¿Por qué me quieren hacer callar a mí, que soy papá de una víctima? En el silencio, el pedófilo construye su imperio. Yo no voy a ser parte de ese imperio de silencio. No pueden negarme el derecho a hablar, de informar públicamente lo que creo necesario”, destacó Ariel.

Tres de los cuatro condenados en la primera de las causas: los sacerdotes Horacio Corbacho y Nicola Corradi y el es jardinero, Armando Gómez.
Tres de los cuatro condenados en la primera de las causas: los sacerdotes Horacio Corbacho y Nicola Corradi y el es jardinero, Armando Gómez.

Además, destacó que tienen el compromiso para ser recibidos el jueves por el ministro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, José Valerio, a quien le entregarán un petitorio solicitando que se respeten los derechos y las condiciones de acceso a la justicia con perspectiva de Derechos Humanos para las personas con discapacidad.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA