Médicos mendocinos viajan a San Luis a hacer guardias los fines de semana porque ganan cuatro veces más

Lo atractivo de la suma ofrecida en la vecina provincia generó una alternativa laboral para los mendocinos en la guardia del hospital Carrillo para algunas especialidades. Foto: Los Andes
Lo atractivo de la suma ofrecida en la vecina provincia generó una alternativa laboral para los mendocinos en la guardia del hospital Carrillo para algunas especialidades. Foto: Los Andes

Es el caso de jóvenes profesionales con especialidades en emergentología o terapia intensiva, que buscan mejorar sus ingresos. Ganan $120.000 por 24 horas de trabajo.

En Mendoza y en San Luis se despertó una fuerte polémica por los médicos recién recibidos o con pocos años de experiencia que todos los fines de semana se trasladan hasta la vecina provincia a hacer guardias al hospital Ramón Carrillo, ante el déficit de recurso humano propio y el estricto régimen de trabajo de los galenos puntanos con un techo de carga horaria.

El nosocomio ofrece a los profesionales de salud de Mendoza la suma de 120.000 pesos por 24 horas de trabajo, especialmente en emergentología, cuando en el sistema de salud local se pagan 29.000 pesos por la misma carga horaria, de acuerdo con la información que brindó el gremio de San Luis, ante la consulta de Los Andes.

Lo atractivo de la suma generó una alternativa laboral en la guardia del hospital puntano, incluso para algunas especialidades como Dermatología, ya que por atender en el consultorio se ofrece una remuneración estimada en 250.000 pesos por cada vez que asiste el profesional, según datos extraoficiales.

Hacer guardias en San Luis

El fenómeno fue reconocido por la secretaria general de la Asociación de Profesionales y Técnicos de la Salud (APTS) puntana, Ana Lía Trifiró, quien manifestó que es exorbitante la suma que se le ofrece al profesional que viene de otra provincia y advirtió: “Nosotros no lo podemos hacer porque tenemos bloqueo de título. No podemos trabajar en la parte privada si trabajamos en el sistema público. Siempre hubo pocos recursos humanos en el hospital, por eso la llegada de personal que puede trabajar y luego retornar a Mendoza”.

La médica indicó que a San Luis llegan mayormente colegas muy jóvenes y con poca experiencia a tomar el servicio de las guardias y los más requeridos son los especialistas en terapia intensiva o emergentólogos.

“Sin dudas, esto no va a durar mucho porque no hay quien aguante viajar todos los fines de semana después de toda una semana de trabajo a atender en una guardia. Nosotros jamás vamos a enfrentarnos con un colega; lo que está mal es nuestro sistema de salud que lo han vaciado y lo han privatizado”, disparó Trifiró.

Ante la falta de personal propio, como también de formación de especialistas, sumando a la llegada de personal foráneo, la situación ha generado mucho malestar en los pacientes puntanos. “Hay muchas quejas de las personas por este sistema que se ha implementado y que busca llenar un hueco, pero no será por mucho tiempo; esto es un parche”, opinó la titular de la APTS.

Los médicos puntanos trabajan dentro de un régimen que no les permite trabajar en la salud pública y también en el sector privado, por lo que se denomina bloqueo de título. Además tienen un techo de carga horaria, por lo que sus salarios oscilan en los 230.000 pesos con 48 horas semanales, de acuerdo con los datos aportados por la APTS.

“Fue terrible ver cómo se hacía la convocatoria con ese monto de 120.000 pesos a los médicos de otras provincias, lo publicitaban por todos lados. Supera ampliamente lo que cobramos acá y somos contratados con renovación a tres meses y nadie está en planta. Hace unos meses se ofrecía 53.000 por 24 horas”, detalló Trifiró.

Este diario intentó contactarse con el Ministerio de Salud de San Luis para mayores datos, pero no se obtuvo una respuesta al respecto.

La situación en Mendoza

Desde la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros), su secretario adjunto, Ricardo Jiménez, también reconoció la situación que se presenta en el sistema de salud y destacó: “Lo que se está viviendo es crítico, no sólo por lo que está pasando hoy sino por lo que nos espera a futuro, donde se están vaciando todas las actividades críticas. Los bajos salarios y las condiciones laborales hacen que estén migrando a otras provincias, como también al exterior”.

El referente de Ampros responsabilizó del fenómeno a las políticas del Ministerio de Salud de Mendoza y reclamó que en las últimas paritarias se hayan cerrado salarios por debajo de la inflación.

“Desde que está el gobierno de Rodolfo Suárez se han negado a regular los salarios acorde a la inflación, que es la única manera de no ver disminuido nuestro poder adquisitivo. Tenemos que reunirnos nuevamente en septiembre pero estamos pidiendo la reapertura de paritarias ya”, remarcó.

Jiménez reconoció lo atractivo para profesionales que se inician de trasladarse todos los fines de semana, ya que en la provincia los contratados en las guardias están percibiendo un monto de 29.000 pesos por guardia, “siendo que es una especialidad muy compleja y están en un régimen de gran precariedad”, apuntó.

Cruzar la frontera para trabajar

Además de viajar a San Luis, hace unos años se está dando la tendencia de galenos que también trabajan en Chile porque el pago es en dólares.

El decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Cuyo, Roberto Miatello, coincidió con la lectura de que hay egresados que buscan otros horizontes en Chile, pero no dejan su lugar o lo hacen de manera momentánea. “Este fenómeno lo hemos visto antes de la pandemia porque en la Facultad se hace la validación del título para trabajar en el exterior. No tenemos datos pero sabemos por colegas que esto ocurre y que se ha acrecentado”, analizó el docente de la casa de estudios.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA