Junín se une para cumplirle el sueño a Franco: tiene parálisis cerebral y duerme junto a sus 3 hermanos

Franco Otobello tiene 21 años y su familia necesita construir una habitación adaptada para que pueda estar allí con su silla de ruedas.
Franco Otobello tiene 21 años y su familia necesita construir una habitación adaptada para que pueda estar allí con su silla de ruedas.

Franco Otobello tiene 21 años y vive en Phillips (Junín), en una humilde casa junto a sus padres y hermanos. Necesita una habitación adaptada en la que quepan su cama y silla de ruedas. Toda la comunidad encabeza una campaña para juntar fondos.

En la localidad rural de Phillips (Junín) todas las manos están trabajando para una misma causa: que el joven Franco Otobello (21) pueda tener, de una vez por todas, su propia habitación amplia y adaptada. La familia Otobello vive en una humilde y precaria vivienda de este paraje juninense, alejado de la zona urbana. En total, son seis las personas que viven en una casa pequeña y de dos dormitorios. En uno de ellos duermen los padres de Franco -él, trabajador rural y ella ama de casa abocada a la crianza de sus hijos-, mientras que en el otro duermen los cuatro hijos de la familia: el ya mencionado Franco y sus hermanos de 17, 13 y 6 años. El hacinamiento y la necesidad son las grandes problemáticas de esta simple y humilde familia, en la que -a duras penas- se consigue un plato de comida diario para cada uno de sus integrantes.

El detalle es que Franco nació con una parálisis cerebral, por lo que su autonomía es más que limitada. Necesita de una silla de ruedas para desplazarse (no puede hacerlo por sus medios y alguien debe guiarla, además), como así también una cama adaptada. Y en la pequeña piecita que comparte con sus hermanos -los cuatro hacinados- ni siquiera hay lugar para que la silla de ruedas y el andador que son indispensables en su día a día puedan quedar al resguardo. Entonces todos estos elementos, que -en teoría- requieren de cuidados especiales, quedan -en la práctica- a la intemperie, expuestos al sol y las lluvias.

Desde el merendero María Silvia, de Phillips -que asiste a 250 niños de esa localidad e inmediaciones, entre ellos a Franco y sus hermanos- iniciaron hace ya algunas semanas una solidaria campaña que apunta a recaudar los fondos y el material de construcción necesarios para poder construir en la humilde casa de los Otobello una nueva habitación, adaptada especialmente para Franco. Para que el joven pueda tener su intimidad, su comodidad y permanecer en el mismo ambiente que su silla de ruedas.

“Franco necesita tener un lugar más digno. No puede hablar ni caminar por su cuenta, y la mayoría del tiempo está acostado. Ni siquiera tiene una silla postural o adecuada, por lo que es muy difícil la situación de la familia”, destaca la encargada del merendero, Brisa Moyano, quien tiene el merendero desde 2007. Por esto mismo se han propuesto una meta: conseguir los 250.000 pesos que Franco y su familia necesitan para poder construir en su vivienda una habitación separada para el joven.

Por esto mismo desde el merendero están juntando fondos por distintos medios para poder cumplirle este sueño a Franco, y poder -al menos- intentar mejorar su calidad de vida. Y hasta el momento han conseguido 16.000 pesos.

“Es muy poquito, pero hemos podido hacer la primera compra de viajes de ripio y arena. Ahora queremos comprar el cemento, el hierro y los ladrillos”, destacó entusiasmada Brisa, quien agregó que mucha gente de la comunidad está ayudando con mercadería a Franco y su familia.

“Necesitamos que la gente siga ayudando por todos los medios disponibles”, agregó la encargada del merendero. Quienes quieran y puedan ayudar pueden hacerlo por medio de Mercado Pago o PayPal al correo moyanobrisas@gmail.com o también a la caja de ahorro en pesos del Banco Nación Argentina CBU: 01104381-30043809127397, sucursal 2990.

Campaña para que Franco pueda tener una habitación adaptada en su casa de Junín
Campaña para que Franco pueda tener una habitación adaptada en su casa de Junín

Cómo ayudar

Franco y sus tres hermanos duermen en una habitación de tres metros por tres metros. Pero no es solo durante la noche que se cobijan en el lugar, sino que gran parte del día transcurre entre esas cuatro paredes para esta humilde familia. Por esto mismo es que urge que el joven pueda tener su propia habitación.

“Franco necesita su espacio. Con todo lo que ha pasado en la pandemia, no lo pueden llevar al centro de rehabilitación. Y en la habitación en que duerme con los hermanos no entran sus cosas”, insistió Brisa.

La campaña solidaria que han encabezado desde el merendero se ha propuesto juntar 250.000 pesos. Según han calculado, eso es lo costaría la construcción y mano de obra de albañiles para convertir en realidad la proyectada habitación.

Para la obra necesitan 1.800 ladrillos, 30 bolsas de cemento, 20 bolsas de cemento Corseplast, 15 varillas de hierro del número 6, diez palos de 6 metros, dos rollos de membrana, cuatro metros de arena, y cuatro metros de ripio.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA