Ilusión y ternura en República Checa: nació un rinoceronte de una extraña subespecie en peligro de extinción

Magashi, como nombraron al pequeño animal, pertenece a una subespecie con pocos ejemplares en el mundo. La caza ilegal es la principal amenaza para estos rinocerontes.

Se calcula en el mundo quedan 800 ejemplares del rinoceronte negro oriental. Foto: EFE
Se calcula en el mundo quedan 800 ejemplares del rinoceronte negro oriental. Foto: EFE

Un ejemplar de rinoceronte negro oriental nació en República Checa, en el parque zoológico de Dvur. Se trata de una extraña especie en peligro de extinción, con pocos ejemplares en el mundo. Tras nacer el 4 de marzo, fue presentado en sociedad con el nombre de “Magashi”.

Se calcula en el mundo quedan 800 ejemplares del rinoceronte negro oriental, científicamente llamado “diceros bicornis”, una población que fue diezmada por la caza indiscriminada y furtiva desde la década de los años ‘70.

Se calcula en el mundo quedan 800 ejemplares del rinoceronte negro oriental. Foto: EFE
Se calcula en el mundo quedan 800 ejemplares del rinoceronte negro oriental. Foto: EFE

Por esa misma razón, en Dvur Kralove, a unos 150 kilómetros al este de Praga, comenzó un programa de preservación de esta subespecie, que incluyó el envío de trece ejemplares jóvenes hacia Europa para su cuidado y reproducción. Desde entonces, nacieron 39 ejemplares.

Uno de ellos fue Magashi, que nació con 36 kilos. De momento depende de la lactancia de su madre, aunque también recibe trozos de fruta y vegetales, convenientemente troceados. “Gana cada día un kilo de peso y cuando tenga un año pesará unos 500 kilos”, declaró a la agencia EFE su cuidador.

Sus progenitores son Maisha, una hembra procedente de Dvur Kralove y que parió por cuarta vez, y Embu, un macho semental que llegó en 2020 del zoo de Chester (Inglaterra). Durante un año y medio Magashi y su madre compartirán techo en su cubículo, aislados del resto del colectivo.

Después de eso, la cría podrá compartir con los demás los espacios de salida, con un colectivo que actualmente se compone de quince animales.

Esta manera de trabajar y cuidar las especies le ha permitido al zoo devolver muchos de estos animales a su hábitat natural, en reservas de Ruanda y Tanzania. Dvur Kralove vio en el último año el nacimiento de tres nuevos animales, la mitad de los nacidos en el mundo en cautividad.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA