Fiestas de fin de año: ¿el escenario ideal para un rebrote de coronavirus?

La Nación pedirá el pase sanitario para eventos masivos. En la Fiesta de la Cerveza se pidió una dosis de la vacuna contra el Covid-19
La Nación pedirá el pase sanitario para eventos masivos. En la Fiesta de la Cerveza se pidió una dosis de la vacuna contra el Covid-19

En un contexto de crecimiento de casos, la amenaza de nuevas cepas y el relajamiento en los cuidados, llegó la época de reuniones escolares, laborales, familiares y de amigos para despedir el 2021.

Como ocurre en cada diciembre, la agenda de la segunda quincena se llena de planes para despedir el año que pasó y recibir el que vendrá. No se trata sólo de las fiestas navideñas, sino también de fiestas de egresados, reuniones laborales, juntadas entre amigos, fiestas populares, y todo tipo de reunión que sirva como motivo para cerrar un nuevo calendario. Y así como lo fue en el 2020, esta vez las fiestas de fin de año también se presentan en un contexto bastante particular debido a la pandemia.

En este 2021, el final de diciembre llega en medio de un aumento de casos de Covid-19 en Mendoza, la circulación mayoritaria de la variante delta, la amenaza de la variante ómicron, y el relajamiento en las medidas de cuidado por parte de la sociedad en general. Así, las fiestas de fin de año podrían marcar el próximo: ¿son el escenario ideal para un rebrote de coronavirus?

La primera respuesta de los profesionales a los que consultó Los Andes fue que “ya estamos teniendo un aumento de casos, que era lo que se esperaba por las curvas epidemiológicas, y es lo mismo que ha pasado en Europa”, como indicó el médico Sergio Saracco, director del Observatorio de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNCuyo. En coincidencia, el también médico Rodolfo Torres, de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Mendoza (Aclisa), agregó que “ahora estamos teniendo el aumento de casos asociado a variante delta, que fue lo mismo que sucedió en Europa en los meses estivales. Hicieron lo mismo que nosotros de liberar todas las actividades, sobre todo las que son para gente joven, que particularmente en Europa fue la que menos se quiso vacunar, y acá también tenemos un porcentaje”.

Desde el mismo Gobierno se observa el crecimiento de casos y saben que las reuniones sociales pueden dar pie a más casos. Lo reconoció en una nota para Los Andes la directora de Epidemiología de la Provincia, Andrea Falaschi: “Preocupa que los casos crezcan pero sabemos por qué crecen, porque hay mayor circulación y actividades sociales, la gente se junta y se contagia”, cuestión que se potencia cuando se sabe que la variante dominante hoy en día en Mendoza es la delta.

Para Torres es claro el panorama que se vivió en Europa, donde la “liberación de medidas, sumada a la falta de vacunación, fue el caldo de cultivo para que las nuevas variantes se distribuyeran como lo han hecho en Europa. A nosotros nos va a pasar lo mismo, estoy casi seguro que es inevitable, que teniendo ya la variante ómicron en el país, con los viajes se distribuya y tengamos una ola que nos impacte entre febrero y marzo”.

El representante de Aclisa reveló que “ahora tenemos un pico con todos los índices creciendo, y el mes de diciembre ya es peor que los dos meses anteriores, va a ser el peor del trimestre”. Y además, adelantó: “Esto da para largo. Hoy el 90% de lo que tenemos en Mendoza son de delta, y el resto, de las cepas anteriores. Cuando se empiece a distribuir ómicron, que sabemos que es mucho más contagiosa, vamos a tener otra nueva ola seguro, es inevitable”.

En otras palabras, las fiestas de fin de año no serían el escenario ideal para un rebrote de coronavirus, ya que según Saracco “el rebrote ya está en camino, y lo que pueden hacer las reuniones de festejo es generar condiciones que pueden acelerar los contagios”. “Vamos viendo en los índices nacionales y provinciales que progresivamente en las últimas semanas vienen aumentando los casos y la positividad. Entonces cualquier situación que facilite la transmisión del virus hace que este crecimiento que se viene produciendo lentamente, se acelere”, completó el referente de la UNCuyo.

Reuniones y cuidados

Para Rodolfo Torres, “lo que tienen como condimento extra las fiestas familiares es que se relajan totalmente las medidas de cuidado: no se usa barbijo, no se lavan las manos adecuadamente, se comparten utensilios. Así se generan infinidad de brotes, como sucedió cuando se volvieron a permitir las reuniones familiares, y ahora es muy probable que pase lo mismo”.

Sobre dicho tema, Saracco dijo: “Veo con preocupación que por ahí nos olvidamos de los cuidados, porque creemos que estamos bien y también un poco por el cansancio. Uno tiene que recordar que la pandemia no terminó, que todavía nos queda un camino por delante”. Además, el otro factor que mencionó es “la probabilidad de que también lleguen a Mendoza parientes de otras provincias en las que ya está circulando la variante ómicron, como Córdoba por ejemplo, o Provincia de Buenos Aires. El riesgo de que nos traigan esta variante es muy probable”. Sin dudarlo, aseguró que “si viene algún pariente de las provincias en las que ya hay circulación de la variante ómicron, lo que va a hacer es acelerar el ingreso de esa cepa a nuestra zona”. “Ya sabemos que va a entrar, pero lo que hacemos es aumentar el riesgo”, concluyó.

Por eso, “si queremos tener una reunión tranquila, todos los que vayan a las fiestas tienen que tener el esquema completo de vacunación. Esto es muy importante tenerlo en cuenta”, manifestó el especialista. El doctor Torres no dudó en confirmar lo dicho por su colega al asegurar que vacunarse “es el único camino para controlar esto”. Sobre el relajamiento en los cuidados y la higienización, expresó que “hay que restaurar la costumbre de usarlo, más allá de la obligación o no de tenerlo”, ya que es la medida de protección “más económica, que no afecta la salud de nadie, y es muy efectiva”.

Así, el referente de Aclisa explicó que el “inevitable” rebrote de coronavirus impactará “depende de qué tan eficientemente estemos vacunando a la gente que no lo quiere hacer, o completando los esquemas”; algo a lo que también se refirió la directora de Epidemiología: “Con la cantidad de gente vacunada (el aumento de casos) no impacta aún en el funcionamiento del sistema sanitario”.

Torres, sin embargo, insistió con que “hoy en día en el país tenemos 7 millones de personas que les falta la segunda dosis, y en Mendoza hay más o menos 700 mil personas que no tienen el esquema completo; entonces eso hace que sea un problema grave”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA