Covid modelo 2022: más cerca de tratarse como gripe y de ser endemia

La llegada de la variante Ómicron es vista por muchos como el fin de la pandemia y la transformación en endemia. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
La llegada de la variante Ómicron es vista por muchos como el fin de la pandemia y la transformación en endemia. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Los expertos coinciden en que el futuro de la infección es tratarla como otras enfermedades respiratorias habituales, aunque creen que aún falta para llegar a esa instancia.

Si cada variante de preocupación del virus Sars Cov-2 planteó nuevas condiciones y desafíos, definitivamente ómicron es la gran vedette en este sentido. Llegó para cambiar las formas, el abordaje y las concepciones.

Por ello, ni bien comenzó a conocerse sobre ella, a mediados de noviembre, hubo quienes consideraron su incursión con perspectiva positiva. Algunos expertos señalaron que podría ser el inicio del fin de la pandemia, que la infección podría transformarse en endemia (que permanezca mucho tiempo) y que, tal cual se había señalado desde 2020, podría ser la transición para comenzar a tratar el Covid de manera similar a una gripe.

El Gobierno nacional y luego sus pares provinciales han avanzado en ciertas medidas que dejan de exigir cuestiones como aislamiento para ciertas personas y testeos, antes una exigencia.

La variante, altamente transmisible, ha generado contagios récord, pero en general con cuadros leves, lo cual además se ha asociado a la protección que brindan las vacunas.

En España se ha instalado este debate. “La conveniencia de manejar ya la Covid como una gripe común divide a los médicos”, titulaba el lunes el diario El País.

En la publicación hace referencia a lo planteado por la La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) que aboga por el retorno a la normalidad previa a la pandemia, dejar de contar infectados por tratarse de un dato poco realista y enfocar acciones en atender a las personas de mayor riesgo.

“Dejemos de visitar y testar a personas sanas con síntomas menores, dejemos de rastrear y testar a sus contactos, abandonemos los aislamientos y las cuarentenas. Todas estas actividades, que tuvieron sentido en el pasado, se han visto superadas con la inmunidad adquirida (tanto por infección como por vacunación) y la llegada de la ómicron. El objetivo debe ser tratar la Covid como hacemos con la gripe: diagnóstico clínico y recomendaciones generales sobre autocuidado y prevención de contagios a personas vulnerables, reservando la atención sanitaria para las personas que lo necesiten por su sintomatología o vulnerabilidad”, consideró la entidad.

De hecho, el medio ya había anticipado que los técnicos de Sanidad y las comunidades están ultimando un plan para cambiar el sistema de vigilancia de la patología y avanzar a uno más parecido al de la gripe. Este no requiere notificación obligatoria de casos. El presidente español, Pedro Sánchez, dijo que es hora de pensar en un nuevo paradigma: “Tenemos que ir evaluando la evolución de la covid hacia una enfermedad endémica”.

Opiniones locales

Para el doctor Sergio Saracco, director del Observatorio de Salud Pública de la facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo, el Covid-19 no puede equipararse con la gripe aunque sí puede darse un tratamiento similar en cuanto a diagnóstico clínico y seguimiento.

“Primero porque no es una gripe, ha tenido una mortalidad 10 veces superior, este es un virus ARN y tiene mayor transmisión”, detalló entre los fundamentos de su postura.

“Sí, en un muy próximo tiempo, vacunas mediante, dejará de ser pandémico y pasará a ser un virus endémico que se suma a los ya conocidos existentes”, sostuvo.

Saracco explicó que actualmente los procesos infecciosos por Covid son diferentes: “Si el paciente tiene la signo-sintomatología y el antecedente de contacto, uno hace el diagnóstico clínico como ha sido toda la vida, pasa que esta pandemia ha tenido esta locura, nunca vista, de poner los estudios complementarios por delante del criterio y diagnóstico médico”. En ese sentido subrayó que como indica la palabra, estos complementan la sospecha diagnóstica. “Por lo tanto esto servirá para hacer, como se hace con otras infecciones, el seguimiento epidemiológico como se hace con el dengue, chikungunya, la gripe y otros procesos para ver cómo es la situación y qué virus está circulando, cuándo empieza a circular en mayor medida; se volverá a lo que debería haber sido en un principio: que los estudios bioquímicos sean utilizados para confirmar diagnósticos de sospecha”, refirió.

Remarcó que, desde el punto de vista del médico, no se justifica hacer largas colas con las temperaturas que hacen para saber si se es positivo o negativo, porque a veces siendo negativo se sabe que es un coronavirus por las condiciones, como los síntomas y que estos sean compartidos en un lapso de tres días por el resto de los convivientes. “Ningún otro proceso infeccioso tiene esta evolución y no hay que olvidarse de la medicina en la que la clínica es soberana”, subrayó.

“Sin que sea una definición acabada, se puede decir que el 2022 marcaría el fin de la pandemia, siempre y cuando no aparezca otra variante”, dijo ayer la ministra de Salud, Ana María Nadal, a radio LVDiez. Sostuvo que la condición para ello es lograr la mayor cobertura posible de vacunación con esquema completo (con refuerzo) y que no surjan nuevas variantes de preocupación. Ya había señalado la semana pasada que se está ante otra pandemia: “Hoy los conceptos cambiaron, estamos ante una gran cantidad de contagios, pero de menor gravedad. En función de esto se toman las decisiones sanitarias y decimos que estamos comenzando a pasar de una pandemia a una endemia”.

En tanto, Lautaro de Vedia, expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) también marcó su postura, tal cual publicó Clarín. “Vamos camino a que sea una gripe, porque, por ejemplo, ahora en Argentina estamos viendo más de 100 mil u 80 mil casos, muy rápido, con muy breve período de incubación, los síntomas aparecen 1 o 2 días después del contacto, y la enorme mayoría son casos leves. Son raros los que requieren terapia intensiva. Veremos qué pasa con las nuevas variantes, a lo que hay que estar atentos, puede aparecer otra, pero da la impresión de que vamos hacia una enfermedad con mayor difusión y menor gravedad. Por eso se habla de ‘gripe”, señaló.

Para el experto esto último se asocia a una estrategia de manejo de la situación sanitaria, tal cual se está planteando España, pero advirtió que desde su punto de vista eso está muy lejos de esta tercera ola. En el contexto actual destacó que así como la influenza no llena las terapias intensivas, como el Covid lo hizo antes, la infección del coronavirus tampoco las está llenando ahora, aunque hay un leve aumento por la cantidad de casos. Cree que en el futuro, en el país también se reduciría la importancia de la notificación exhaustiva de casos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA