Colegios de la UNCuyo: cuáles son las capacidades que se trabajarán en el trayecto formativo

El nuevo sistema de ingreso incluye un curso nivelatorio y un examen que se rendirá en noviembre. Los detalles se conocerán después del receso invernal.

Colegios de la UNCuyo: cuáles son las capacidades que se trabajarán en el trayecto formativo

El sistema de ingreso a los colegios de la Universidad Nacional de Cuyo tendrá un cambio rotundo a partir del próximo ciclo. La cantidad sorprendente de estudiantes con 10 absoluto que coparon las vacantes en la matrícula 2024 pusieron en jacke el sistema y obligaron a una revisión.

Con el propósito de que sea más inclusivo y que siga manteniendo el mérito como bandera, la nueva modalidad de ingreso incluye una instancia obligatoria híbrida para que los aspirantes puedan refozar destrezas, capacidades, habilidades que han estado trabajando durante su primaria. En principio, los encuentros presenciales serían los sábados.

El año pasado, la UNCuyo se sorprendió no sólo por la creciente demanda en la preinscripción -superaron los 3.000 aspirantes-, sino porque más de un tercio de ese grupo tenía la calificación más alta que prevé la escala escolar. Al punto que los 1.100 ingresantes que ocuparon su banco en primer año de cada uno de los colegios de la institución que están en el Gran Mendoza (Universitario Central, Magisterio, Martín Zapata, Departamento de Aplicación Docente y Liceo Agrícola) tenían de promedio diez absoluto.

Ésa fue señal de que era necesario revisar el procedimiento de ingreso vigente desde 2012 que tiene en cuenta el promedio de cada estudiante de 4to a 6to grado. Esta modalidad pretendía mayor equidad, ya que en el sistema anterior la aprobación del examen dependía de las posibilidades económicas que tenía la familia para la preparación del aspirante.

“La Universidad se toma las cosas con calma; se miden; se estudian”, asevera María Ana Barrozo, directora general de Educación Secundaria de la Universidad Nacional de Cuyo, en diálogo con Los Andes. Y remarca que la evaluación proyectada será diferente a aquel examen debido a que a partir de las modificaciones actuales se ha previsto un curso nivelatorio donde se brindará la información y los elementos necesarios para acceder a la secundaria.

“Vamos a fortalecer saberes que están viendo en sus trayectos. Vamos a articular con la Dirección General de Escuelas”, insiste Barrozo tan convencida como el Consejo Superior de la Universidad de que se trata de “una propuesta superadora e inclusiva”.

El Colegio Universitario Central cambia el sistema de ingreso a partir del ciclo lectivo 2025. / Gentileza
El Colegio Universitario Central cambia el sistema de ingreso a partir del ciclo lectivo 2025. / Gentileza

Si bien aún se está trabajando en los detalles del nuevo sistema de ingreso, se sabe que niñas y niños que egresen de séptimo grado deberán desarrollar las “seis capacidades fundamentales para la vida”, propuestas por el Consejo Federal de Educación, que se mencionan en el Documento Curricular de Educación Primaria de 2019 (primera gestión de Alfredo Cornejo).

Estas capacidades son: comunicación; pensamiento crítico; compromiso y responsabilidad; aprender a aprender; trabajo con otros y resolución de problemas.

  • Comunicación. “Es la capacidad de comprender y expresar conceptos, pensamientos, sentimientos, deseos, hechos y opiniones. Supone seleccionar, procesar y analizar críticamente información obtenida desde distintas fuentes -verbales (orales y escritas) y no verbales- y variados soportes (digitales y analógicos tradicionales) atendiendo al propósito y la situación comunicativa”.
  • Trabajo con otros. “Es la capacidad de relacionarse e interactuar con otros de manera adecuada a las circunstancias y a los propósitos comunes que se pretenden alcanzar. Implica reconocer y valorar al otro en tanto que diferente, escuchar sus ideas y compartir las propias con respeto y tolerancia”.
  • Pensamiento crítico. “Es la capacidad de adoptar una postura propia y fundada respecto de una problemática o situación determinada relevante a nivel personal o social. Supone analizar e interpretar datos, evidencias y argumentos para construir juicios razonados y tomar decisiones consecuentes. También implica valorar la diversidad, atender y respetar las posiciones de los otros, reconociendo sus argumentos.
  • Resolución de problemas. “Es la capacidad de enfrentar situaciones y tareas que presentan un problema o desafío para el estudiante respecto de sus saberes y sus intereses. Implica movilizar conocimientos disponibles, reconocer aquellos que no están disponibles, pero son necesarios y elaborar posibles soluciones, asumiendo que los problemas no tienen siempre una respuesta fija o determinada que debe necesariamente alcanzarse”.
  • Compromiso y responsabilidad. “Es la capacidad de comprometerse, analizar las implicancias de las propias acciones e intervenir de manera responsable para contribuir al bienestar de uno mismo y de los otros. Involucra el cuidado físico y emocional de sí mismo, y el reconocimiento de las necesidades y posibilidades para la construcción de una experiencia vital, saludable y placentera. Con relación a los otros, refiere a la responsabilidad por el cuidado de las personas, tanto como de la comunidad, de un espacio público, del ambiente, entre otros. Implica asumir una mirada atenta y comprometida con la realidad local y global y con el presente y las generaciones futuras”.
  • Aprender a aprender. “Es la capacidad de iniciar, organizar y sostener el propio aprendizaje. Implica conocer y comprender las necesidades personales del aprendizaje. Organizar y movilizar de manera sostenida el esfuerzo y los recursos para alcanzar los objetivos y evaluar el progreso hacia las metas propuestas, asumiendo los errores como parte del proceso”.

Según explicó María Ana Barrozo, directora general de Educación Secundaria de la UNCuyo, estas capacidades se reforzarán vinculadas a la Lengua y a la Matemática en el trayecto formativo obligatorio que se extenderá hasta noviembre, mes estimado para la evaluación de ingreso.

El cursado de ese espacio será híbrido. De manera virtual, las niñas y los niños preinscriptos tendrán material para ir trabajando; allí también podrán registrar dudas e inquietudes que, finalmente, se salvarán en los momentos presenciales.

El cronograma se conocerá después del receso invernal, ya que todavía se encuentran definiendo quiénes podrán acceder a la preincripción, aunque admiten que será un rango de promedio menor a 10. Las limitaciones vienen del espacio físico con que cuentan los colegios para el cursado presencial: hay 110 aulas para trabajar en los cinco edificios del Gran Mendoza durante los sábados (porque el resto de la semana, están ocupadas con clases).

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA