Prevención y vacunación contra la hepatitis

Cada 28 de julio se celebra el Día Mundial contra la Hepatitis, con el objetivo de fomentar la sensibilización y la comprensión de las hepatitis virales. Qué es esta patología que afecta a millones de personas en todo el mundo y cómo se puede prevenir.

Otra manifestación es un dolor o molestia del lado derecho del abdomen superior, el cual puede irradiarse hacia la espalda. Foto: Depositphotos.
Otra manifestación es un dolor o molestia del lado derecho del abdomen superior, el cual puede irradiarse hacia la espalda. Foto: Depositphotos.

La hepatitis es la inflamación del hígado, que puede estar causada por uno de 5 virus específicos causales de hepatitis: A-B-C-D y E. Todos ellos pueden producir hepatitis aguda. En los cuales el hígado se inflama, y a causa de esta inflamación, sus funciones se ven afectadas.

“La inflamación del hígado en algunos casos puede devenir en cirrosis (fibrosis del tejido hepático). Y en otros casos puede llegar a causar cáncer hepático”, explica la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC.

El 57% de los casos de cirrosis son debidos a hepatitis virales, así como también el 78 % de los casos de cáncer primario de hígado son causados por estos virus, principalmente el virus de la hepatitis B y C.

A nivel mundial se estima que 296 millones de personas padecen hepatitis B crónica y en su mayoría desconocen su diagnóstico. Este tipo de hepatitis no tiene cura. Sin embargo, se puede prevenir con la vacuna.

Con respecto a la hepatitis C, 58 millones de personas se encuentran infectadas, pero el 80% desconoce su diagnóstico, y por lo tanto no recibe tratamiento. Al igual que la hepatitis B, no hay cura para este tipo de patología, pero sí existe un tratamiento seguro y específico.

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las veces las hepatitis no producen síntomas y la enfermedad pasa inadvertida, por lo que sólo se la puede diagnosticar mediante análisis de sangre. Sin embargo, una persona infectada puede llegar a manifestar síntomas como:

  • Fiebre
  • Astenia (cansancio)
  • Pérdida de apetito
  • Diarrea (más común en hepatitis A/E)
  • Ictericia (color amarillo de piel y conjuntivas)
  • Coluria (orina oscura)
  • Hepatomegalia y/o esplenomegalia (agrandamiento del hígado y/o del bazo)
  • Dolor abdominal

¿Cuáles son las vías de transmisión?

En caso de hepatitis A/E la forma de contagio es al ingerir alimentos o agua contaminada, transmisión fecal /oral (por mala higiene).

En tanto que en la hepatitis B/C las principales vías de contagio son a través del consumo de drogas inyectables, mantener relaciones sexuales sin protección, accidentes con objetos corto punzantes contaminados.

En el caso de la hepatitis D, es un tipo de hepatitis que sobreinfecta a pacientes que padecen hepatitis B. Se estima que un 5% de las personas con hepatitis B, también tienen el subtipo D. El uso de drogas inyectables, y las relaciones sexuales sin protección también constituyen las principales causas de su transmisión.

“En relación a las vías de transmisión, es muy importante el diagnóstico en las embarazadas, ya que pueden transmitir el virus de la hepatitis B al feto durante el embarazo, o al momento del parto”, menciona la profesional.

La hepatitis se puede prevenir

La prevención se basa fundamentalmente en tomar los recaudos necesarios para evitar el contagio, y prevenir así las futuras posibles consecuencias. La prevención dependerá en cada caso del tipo de hepatitis de la que se trate.

  • Prevención para la hepatitis A/E: adecuada higiene de manos, consumir agua potable y la adecuada cocción de los alimentos.
  • Prevención para la hepatitis B/C: mantener relaciones sexuales con protección, recaudos a la hora de manipular objetos corto punzantes. Así como también en las embarazadas el screening durante el embarazo.

“Además de la prevención, en Argentina existe un calendario de vacunación que incluye la aplicación de vacunas para prevenir la hepatitis del tipo B y A”, explica la Dra. El Haj.

  • Vacunación para la hepatitis B: al nacer, luego a los 2 meses, 4 meses y 6 meses. Si a los 11 años el esquema de vacunación está incompleto, debe completarlo. En caso de no haber recibido ninguna dosis, debe iniciar el esquema.
  • Vacunación para la hepatitis A: al año de vida, una sola dosis.

“Tomar medidas de prevención y completar el esquema de vacunación es la mejor opción para prevenir la transmisión de esta y otras patologías. Es fundamental tomar conocimiento y conciencia de la importancia de prevenir la hepatitis, para que toda la sociedad pueda tomar recaudos necesarios para evitar la transmisión y contagio. El conocimiento lleva a un mejor cuidado, tanto de uno mismo, como de todos los habitantes”, concluye la Dra. El Haj.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA