Paloma Ortega, la hija de Guillermina Valdés, explotó contra un boliche: “Homofóbicos transfóbicos”

Guillermina Valdés, junto a su hija Paloma
Guillermina Valdés, junto a su hija Paloma

La joven de 20 años publicó una storie de Instagram furiosa contra un boliche reconocido de Ciudad de Buenos Aires.

Paloma Ortega, la hija de Guillermina Valdés y Sebastián Ortega, expresó su bronca en redes sociales contra un conocido boliche de la Costanera -Palermo, CABA-.

La hija de Guillermina publicó una historia criticando a un boliche. También hizo lo mismo su novia, Ana Mir Bertone -la hija de Lalo Mir y Victoria Bertone.

Paloma Ortega tiene 20 años
Paloma Ortega tiene 20 años

“La posta, Terrazas es el peor lugar de la tierra. Son unos homofóbicos y transfóbicos de mierda, nunca más”, escribieron arrobando al boliche.

El posteo enfurecida de Paloma
El posteo enfurecida de Paloma

Horas previas, las jóvenes habían publicado videos y fotos de su salida nocturna, pero de repente volcaron ese descargo en redes. Por ahora, no se conoce con exactitud qué fue lo que ocurrió.

Hace unos días, Paloma cumplió 20 años, y su novia le dedicó un romántico posteo: “Felices 20 Pali. ¡Ya estás mayor! Te amou”.

Paloma junto a su novia Ana
Paloma junto a su novia Ana

Guillermina Valdés contó el momento en el que su hija le dijo que era lesbiana

En una entrevista, Guillermina narró cómo fue el momento en el que su hija le compartió su orientación sexual y le contó que era lesbiana.

Guillermina precisó que todo ocurrió cuando la mayor de sus hijas tenía 16 años. Además, dijo que no se define como pro diversidad porque “no registra las diferencias”.

“Me lo contó llorando y después se quedó encerrada en su cuarto durante un tiempo. En un primer instante, fue tremendo porque yo no lo imaginaba”, relató.

“Pensé: ‘¡Ay, qué mal! ¡¿Cómo no me di cuenta?! Qué dormidita... ¡¿Qué le pasa, señora?!’”, confesó en la entrevista con Teleshow.

Paloma junto a su papá Sebastián
Paloma junto a su papá Sebastián

Se dieron un abrazo y la ex de Marcelo Tinelli le dijo que podía contar con ella para lo que sea. “Y ahí fuimos a ver a la psicóloga”, dijo.

“Pero no porque estuviese mal lo que me había contado, sino buscando que ella estuviese bien. En realidad ya estaba bien, pero debe haber sido difícil decírmelo”, añadió.

“Para mí fue un: ‘Bueno, okey. ¿Estás bien? ¿Qué necesitás? Presentame a quien sea tu amor cuando venga... Está todo bien’ Como mamá no hay mucho más que hacer que acompañar”, explicó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA