viernes 18 de septiembre de 2020

Caminata. Fernanda Raverta (Anses), Alberto Fernández, y María Eugenia Bielsa (Desarrollo Territorial y Hábitat), caminan por la residencia de Olivos antes del relanzamiento. Foto: Presidencia de la Nación
Política

Vuelve Procrear, la apuesta de Fernández para la reactivación

44 mil viviendas. El Gobierno planea invertir 25.000 millones de pesos para construcción, refacción, mejoras y compra de lotes. La tasa de interés ascenderá hasta 24% anual.

Caminata. Fernanda Raverta (Anses), Alberto Fernández, y María Eugenia Bielsa (Desarrollo Territorial y Hábitat), caminan por la residencia de Olivos antes del relanzamiento. Foto: Presidencia de la Nación

Inmediatamente después de anunciar que logró un acuerdo con los grandes bonistas externos para evitar el default, el Alberto Fernández puso en marcha el plan con el que no sólo busca superar la parálisis que provocó el coronavirus sino también apuntalar la economía para superar la recesión en la que está sumido el país desde hace dos años.

Lo hizo al relanzar el programa ProCreAr de financiamiento subsidiado para la construcción y refacción de viviendas, en el que invertirá 25 mil millones de pesos en lo que resta del año. Se distribuirán en nueve líneas de crédito para construcción, mejoramiento, refacción y compra de lotes, con una tasa de interés de entre 16% y 24% anual.

Es la primera de las 60 medidas que diseñaron en la Casa Rosada para promover la recuperación incentivando la producción, para “encender a las economías regionales”.

Para ello, en la Casa Rosada saben que será determinante el esfuerzo del Estado, por lo menos, hasta que la economía adquiera cierta normalidad.

La idea es replicar la experiencia que tuvo el plan de financiamiento en su primera etapa y construir 44.000 viviendas entre lo que resta del año y el 2021.

Un detalle: según el Banco Central, el costo promedio de construir un metro cuadrado en la Argentina ronda los 50 mil pesos, lo que implica que con 25 mil millones de pesos de inversión inicial prevista, alcanza para 8.300 viviendas de 60 m2; es decir, para llegar al objetivo hará falta más inversión durante el año que viene.

Según el Gobierno de Fernández, el ProCreAr se diseñó para evitar problemas del plan originario, como por ejemplo las dificultades para encontrar terrenos a precios accesibles y con la documentación correspondiente, y también para no repetir la experiencia del gobierno de Mauricio Macri cuando modificó los criterios financieros y puso en marcha el sistema UVA, que ataba la cuota de los créditos a la marcha de la inflación y que el año pasado finalizó con un avance acumulado del 53,8%, el mayor en 28 años.

“El programa que vuelve con sus mejores prácticas ha sido un sello, una marca registrada de la última gestión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, actualmente nuestra vicepresidenta”, destacó la  ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, quien participó del acto junto a la directora Ejecutiva de la Anses, Fernanda Raverta.

Cuando le tocó cerrar el acto, Fernández se ocupó de resaltar que el nuevo camino lleva su impronta. “Algunos dicen que todo tiempo pasado fue mejor y hay quienes creemos, yo estoy entre ellos, que en verdad el mejor tiempo es el que podemos construir a partir de hoy. Pero está claro que hubo un tiempo pasado que fue mejor y que puso el ProCreAr en marcha y ahí quiero rescatar lo que el gobierno de Cristina hizo porque fue un magnífico plan que permitió que muchos argentinos accedan a la vivienda”, dijo, sin avanzar demasiado en las comparaciones.

Los detalles del aggiornado plan

El programa comenzará a funcionar con una inversión de $25.000 millones para lo que resta de este año, que se destinará a constituir 9 líneas de financiamiento. El objetivo es otorgar 300.000 créditos, entre hipotecarios y personales, que contemplarán tareas de ampliación y refacción de viviendas, y construir 44.000 nuevas viviendas.  

Hay dos grandes universos para los préstamos. Por un lado, están los Personales que se habilitarán para mejoras, refacciones y cambios que eleven la eficiencia energética de los hogares, que tendrán una una tasa fija de 24% anual, y para  realizar instalaciones domiciliarias de gas y la conexión con la red, que deberán devolverse con una tasa fija de 16%.

Y luego están los créditos Hipotecarios, donde figura una de las grandes novedades porque el monto de las cuotas ya no se calculará con el sistema UVA, que estableció el gobierno de Mauricio Macri y que se ajustaba por inflación, sino por la fórmula denominada “Hog.Ar.” que se basará en la evolución del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, es decir por la evolución del salario.

Los Hipotecarios serán para ampliaciones de hasta 20 metros cuadrados; construcciones de hasta 60 metros cuadrados en lote de ProCreAr, municipal o propio (escriturado antes del anuncio del Programa); adquisición de lotes con servicios; desarrollos habitacionales y urbanísticos.

De manera complementaria, el Gobierno facilitará el acceso a la vivienda con el Plan Nacional de Suelo, que busca promover la disponibilidad de lotes a través de acuerdos con provincias y municipios. El objetivo es constituir un “banco de tierras públicas, privadas, gremiales o de asociaciones profesionales” que estén disponibles para garantizar ubicaciones.