Suárez pidió a sus ex aliados de Vamos Mendocinos que se bajen de las elecciones para enfrentar al kirchnerismo

El gobernador Rodolfo Suárez, junto al presidente de la Suprema Corte Dalmiro Garay, y el diputado nacional Alfredo Cornejo, recorren el nuevo edificio del fuero penal de la Justicia mendocina. Allí el Mandatario lanzó el pedido a los ex socios del PD y la Coalición Cívica.
Foto: Orlando Pelichotti
El gobernador Rodolfo Suárez, junto al presidente de la Suprema Corte Dalmiro Garay, y el diputado nacional Alfredo Cornejo, recorren el nuevo edificio del fuero penal de la Justicia mendocina. Allí el Mandatario lanzó el pedido a los ex socios del PD y la Coalición Cívica. Foto: Orlando Pelichotti

El Gobernador y otros dirigentes de Cambia Mendoza salieron ayer a presionar al espacio conformado por el PD y la Coalición Cívica, que hasta hace poco tiempo eran parte de la coalición oficialista. Furia de Gustavo Gutiérrez.

Con la mira puesta en las elecciones generales del 14 de noviembre, Cambia Mendoza, que ganó cómodamente las primarias, planteó una nueva estrategia con el objetivo no sólo de conservar la victoria, sino también de “acumular” el voto antikirchnerista. Para ello apuntó contra Vamos Mendocinos, frente compuesto por -entre otros - ex aliados de la Coalición Cívica y el Partido Demócrata. Ayer hasta el propio gobernador Rodolfo Suárez pidió que se que bajen de la contienda, teniendo en cuenta la magra elección que tuvieron, sólo un 3,5% de los votos, y apelando al supuesto “voto útil”. Desde Vamos Mendocinos adelantaron que seguirán en carrera en las generales, denunciaron “operaciones” en su contra y criticaron con dureza al oficialismo.

La lupa está puesta en el Congreso Nacional; hay 5 bancas en diputados y las 3 del Senado en juego. Si se replicaran los resultados de las PASO en las Generales, Cambia Mendoza obtendría tres bancas en la Cámara Baja, mientras que las dos restantes irían al Frente de Todos, que quedó en segundo lugar. En el oficialismo pretenden aumentar un diputado más en noviembre, tarea que será nada fácil.

El primero que abrió la polémica fue el diputado demócrata “frentista” Guillermo Mosso; quien luego recibió el apoyo del gobernador Rodolfo Suárez; así como también del presidente de la UCR local, Tadeo García Zalazar.

Mosso dio a entender que la pelea de noviembre está centrada en elegir “legisladores kirchneristas o antikirchneristas” y que la posibilidad “más cercana” es votar al oficialismo, que hacerlo a las terceras fuerzas (ver aparte). No obstante, desde Vamos Mendocinos cambian la idea y sostienen que en el Senado Cambia Mendoza ya ganaría los dos primeros senadores, y que en el tercer senador “podrían votar a Mercedes Llano antes que a Anabel Fernández Sagasti”.

El legislador frentista tiró la piedra ayer en Twitter y disparó contra Vamos Mendocinos, pero principalmente al candidato a diputado nacional Gustavo Gutiérrez, a quien le pidió un “renunciamiento histórico”.

“Apelando a su responsabilidad política e integridad personal, con el respeto y aprecio que tengo hacia él, le pido que contribuya a sacarle un diputado nacional al kirchnerismo, y desista de seguir compitiendo como candidato en esa categoría”, expresó en redes sociales.

Gustavo Gutiérrez es el referente local dirigente de la Coalición Cívica. A nivel nacional la lidera Elisa Carrió.
Gustavo Gutiérrez es el referente local dirigente de la Coalición Cívica. A nivel nacional la lidera Elisa Carrió.

Además agregó que la provincia agradecería “tamaño renunciamiento histórico. Mendoza, tierra de la Gesta Libertadora, puede dar una señal de cambio al país”, en referencia a derrotar al kirchnerismo a nivel nacional.

Mosso es la cara visible de un puñado de demócratas que se quedaron en Cambia Mendoza, mientras que el resto dieron el portazo de la coalición a fines del año pasado. La Coalición Cívica (que a nivel nacional forma parte de Juntos por el Cambio) dejó Cambia Mendoza antes del inicio de la campaña de las PASO y se aliaron con el PD y el Mendoexit en Vamos Mendocinos.

Invitación radical

El Gobernador, quien diálogó con los medios en la inauguración del Polo Judicial, apoyó a Mosso y rescató el concepto de “voto útil”, al indicar que “tiene que ver con votar a aquellos que tienen posibilidad de tener un legislador más en el Congreso de la Nación, que puede llegar a resultar fundamental”.

“Es una buena interpretación que ha hecho Mosso a los pares de su partido, que deberíamos estar todos juntos en el mismo espacio porque lo que está pasando en la Argentina, mucho más después lo que ocurrió después de las PASO en cuanto a los escándalos que hay internos políticos en el gobierno”, en referencia a la interna entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

También habló con Los Andes el intendente de Godoy Cruz García Zalazar, quien sí hizo referencia a todo el frente de Vamos Mendocinos: “Creían que iban a ser una alternativa y la gente no ha optado con eso. Nosotros planteamos que había una elección polarizada y para no hacer el juego al kirchnerismo debíamos estar juntos”.

Siguiendo esa línea, los invitó a “no seguir siendo funcionales al kirchnerismo” y volver a la coalición oficialista, obviamente luego de las legislativas: “Creemos que ese espacio sí representa un voto antikirchnerista, y se podría haber canalizado mejor. Es tiempo de reflexionar y pueden volver a integrar el frente”.

No se baja

No obstante, Vamos Mendocinos ratificó que seguirá en carrera. Mercedes Llano, diputada del PD y candidata a senadora nacional, expresó que “la supuesta baja de nuestra lista es un rumor orquestado maliciosamente. Competiremos hasta el final, más allá que algunos nos pretendan fuera. Casi un 9% de los mendocinos avaló la ola liberal. Vamos a disputarle la tercera banca a Anabel para que Mendoza quede libre de kirchnerismo”.

Y lanzó la respuesta antikirchnerista: “Nos golpean sin razón. Saliendo primeros, (Alfredo) Cornejo y (Mariana) Juri lo mismo entrarán al Senado. Somos la única opción anti k real que puede dejar afuera del Senado y de Diputados a los delegados de Cristina”, agregó Llano.

Los Andes dialogó también con Gutiérrez, quien señaló que Mosso realizó una “operación” sobre su Frente, y si bien también acusó a Suárez, lo hizo más con Cornejo, sobre todo de “presionar” para que se baje Vamos Mendocinos. No obstante, dijo que llegar al “cuarto diputado” no es el objetivo final, sino que lo que intentará será lograr un buen porcentaje para poder mostrarse a nivel nacional: “Cornejo necesita una gran elección para poder negociar un lugar mejor a nivel nacional. Está pensando en la fórmula presidencial del 2023″.

Sobre Mosso, dijo que si tiene “algo para decir”, en primer lugar lo debería llamar. Pero también calificó de “pueril” el argumento de “arrebatar” un diputado al Frente de Todos.

“Nosotros vamos a participar el 14 de noviembre. Somos el único espacio liberal que tiene la ciudadanía en esta elección. Cambia Mendoza es más kirchnerista que el Frente de Todos, el ejemplo está, entre otras cosas, en las estatizaciones de Potasio Río Colorado, Impsa y Penitentes”, cerró.

La batalla por los diputados

Más allá de las estrategias políticas y del valor que cobra el “voto a voto” en elecciones reñidas, pero también en el reparto de los legisladores, es importante marcar que en Mendoza desde el retorno de la democracia en 1983 no ha ocurrido que un frente o partido político haya llegado a los 4 diputados nacionales, dejando solamente el restante para el que haya salido segundo.

En el análisis hay que tener en cuenta que las eventuales “transferencias” de votos no son lineales; por otro lado, aplicando el sistema de distribución D’Hondt, para que Cambia Mendoza consiga ese “cuarto diputado” en las elecciones generales del 14 de noviembre, deberá tener, por un lado, por lo menos el doble de los votos que pueda conseguir el Frente de Todos en las generales. Pero a su vez deberá también cuadriplicar en votos a una eventual tercera fuerza (hoy sería el Partido Verde).

Es decir que Cambia Mendoza no solamente necesitará de un mayor caudal de votos, sino que también dependerá de cómo será la performance de su principal rival opositor, el Frente de Todos, y que ninguna de las “terceras fuerzas”, ya sea el Partido Verde, Frente de Izquierda, Partido Federal, Vamos Mendocinos o Compromiso Federal, incremente demasiado sus sufragios.

Si tomamos de referencia las elecciones Primarias, Cambia Mendoza (sumando los votos de Cambia Ya) tuvo 435.090 votos, mientras que el Frente de Todos llegó a los 258.766 sufragios. En tanto, los votos pedidos por el oficialismo de Vamos Mendocinos fueron 35.093.

En este sentido, en el terreno de la especulación y suponiendo que el peronismo mantenga ese número de votos en noviembre, necesariamente el oficialismo debería conseguir cerca de 83.000 votos para pelear ese cuarto diputado. Más del doble de lo que consiguió el espacio que tiene a Gutiérrez como candidato. Si Cambia Mendoza pudiera captar todas las voluntades de Vamos Mendocinos, además tendría que ir a cazar más sufragios (¿los blancos?) para llegar a esa cantidad.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA