Son mil los contagiados en escuelas y el gremio pide dejar las clases presenciales

Son mil los contagiados en escuelas y el gremio pide dejar las clases presenciales
El Sindicato Sute, que nuclea a los docentes cuestiona el protocolo vigente organizado por agrupamientos o burbujas.

El gobierno comunicó que se detectaron 261 alumnos con el virus y 748 trabajadores de la educación. Voces a favor y en contra de mantener las clases presenciales.

Las autoridades provinciales decidieron informar datos que tenían guardados bajo siete llaves: los contagios de coronavirus en el ámbito educativo.

La Ministra de Salud, Ana María Nadal, dio a conocer que se han detectado en total 1.009 positivos desde el inicio del ciclo lectivo: 261 son estudiantes y 748, trabajadores de la educación, entre ellos, docentes.

Esto pese a que la Dirección General de Escuelas había evitado dar esa información aduciendo una decisión comunicacional, manifestado incluso ayer mismo y pese a los insistentes pedidos de este medio.

La ministra Nadal informó también que en este momento hay 188 agrupamientos o burbujas aisladas por casos sospechosos y que 326 han sido recuperadas.

Ocurrió luego de que ayer el Sute, el gremio docente, reclamara al gobierno provincial la suspensión de la presencialidad por considerar que no están dadas las condiciones ni las garantías para sostenerla.

“Hemos venido a solicitarle al gobierno que es imperiosa la necesidad de volver a la virtualidad debido a la gran cantidad de contagios que estamos sufriendo en toda la provincia y en el ámbito de los trabajadores y trabajadoras de la educación”, afirmó al mediodía Mirtha Faget, Secretaria Gremial del Sute.

Explicó que la mayoría se traslada en el transporte público de pasajeros: “Hoy está colapsado, dicen que tenemos que llevar las ventanillas abiertas y eso no ocurre (...) hemos visto una ola de contagios muy elevada”.

Entre los reclamos incluyó la poca cobertura de vacunación entre los trabajadores de la Educación y en particular entre los celadores a quienes llamó primer frente de batalla y quienes dijo no han sido vacunados aún. Vale aclarar que en la provincia son 8.000 personas.

“Sabiendo que los jóvenes son los que menos se cuidan quizás se equivocó la estrategia de vacunar primero al Nivel Inicial”, apuntó la dirigente del gremio docente local.

Por otra parte dijo que están en contra del protocolo vigente: “Se aísla solo un agrupamiento sin tener en cuenta cómo se van dando los contagios dentro de las instituciones”.

Según datos de la aplicación Cuidar que se usa en el país, hasta el 5 de abril de los estudiantes matriculados 0,12% habían presentado Covid-19, en tanto este porcentaje era de 0,79% entre el personal docente y no docente. Sin embargo, era un poco más alto entre quienes asisten a la presencialidad: 0,16% entre los estudiantes y 1,03% entre los docentes.

Para la Dirección General de Escuelas (DGE) en la provincia se ha presentado el mismo escenario, aunque si se hace el cálculo, una vez más, los números no coinciden a rajatabla.

En Mendoza ,según datos oficiales, hay unos 480.000 alumnos, 52.000 docentes y 8.000 celadores.

Lo cierto es que en definitiva son nuevos casos y que Mendoza ha presentado los últimos días un aumento exponencial de positivos de Covid-19. Los números son similares a los del pico de la pandemia en 2020 (setiembre-octubre) y la ocupación de camas críticas está en 70 por ciento, según dijo Nadal.

Además, seis departamentos de la provincia son considerados “zona roja” por el gobierno nacional en cuanto a su situación epidemiológica. Cabe recordar que tales departamentos son Ciudad, Godoy Cruz, Maipú y Luján de Cuyo, del área metropolitana y San Martín y Ridavavia, de la Zona Este de la provincia.

Pro-aulas

El debate sobre la presencialidad se arrastra desde el año pasado y se instaló nuevamente con el inicio del ciclo lectivo el pasado 1 de marzo. Las autoridades nacionales y locales coinciden en que hay que tratar de sostenerla.

“Vamos a mantener la presencialidad todo lo que se pueda con los cuidados necesarios”, subrayó ayer el gobernador Rodolfo Suárez, inamovible en su postura. En Buenos Aires había manifestado: ”En Mendoza desde hace mucho tiempo estamos viviendo con esta nueva normalidad. Acá no hubo una cuarentena estricta sino tomando medidas concretas que no afecten a la economía ni a la salud psíquica de las personas”

El martes un comunicado de las Ministras y Ministros de las 24 jurisdicciones educativas y el titular de la cartera educativa nacional, Nicolás Trotta, se manifestaron en un comunicado en favor de sostenerla presencialidad aún cuando el país ya mostraba un aumento exponencial de casos positivos, ayer más de 23.000, cifra récord en el país desde que se declaró la pandemia.

“Ratificamos nuestro compromiso de priorizar la apertura de las escuelas y el sostenimiento de clases presenciales en todo el país, bajo condiciones de seguridad sanitaria y el cuidado de la salud de la comunidad educativa (...) Ratificamos la decisión acordada federalmente de sostener la presencialidad cuidada en nuestras escuelas”, se plantaron los funcionarios provinciales junto al ministro nacional.

Manifestaron que la evidencia disponible, tanto a nivel nacional como internacional, permite afirmar que en las instituciones educativas no se potencian los contagios del personal docente o de estudiantes. Por el contrario, aseguran que en muchos casos los controles aplicados hasta el presente han permitido la detección de los contagios.

Desde el gobierno mendocino apuntan a poner en duda la representatividad del Sute. Una fuente de la Dirección General de Escuelas destacó que cuando se consulta en las escuelas los docentes y directivos manifiestan la intención de mantener la mayor presencialidad posible, que es irreemplazable para una buena trayectoria de los alumnos.

En relación a la campaña provincial de vacunación contra el Covid-19, en el gobierno escolar remarcan que del primer grupo ya se vacunó a 16.000 trabajadores de la educación y aclararon que los protocolos fueron consensuados con referentes de los diversos sectores involucrados, entre ellos, los sindicatos y que el Sute no participó de las últimas dos reuniones.

En terreno

En las escuelas miran por la ventana. Parte de la problemática es lo que sucede afuera. Muchas personas no tienen más opción que utilizar el transporte público para llegar a los establecimientos, pero se denuncia unidades abarrotadas y ventilación inadecuada. Las conductas de muchos no son las ideales, como las 10 fiestas clandestinas que se detectan todas las semanas en la provincia en las que no hay control de protocolos sanitarios para evitar posibles contagios.

“Considero que la presencialidad, aún limitada, es fundamental y necesaria. No obstante, dado el contexto y la experiencia internacional, el balance entre riesgo y beneficio se ha alterado significativamente. Lo que realmente sucede en las escuelas muestra que, transitando esta “segunda ola”(que excede y desborda sus paredes y protocolos) las burbujas estallan a diario”, manifestó la psicopedagoga Mónica Coronado. Opinó que la inestabilidad constante y el riesgo afectan los procesos de enseñanza. “Creo en la presencialidad es necesaria y fundamental y ha sido hermoso reencontrarnos pero la situación nos ha superado y por más que se cumplan protocolos, la escuela no es un universos aparte, no tiene paredes que aíslen de la sociedad y su comportamiento”, agregó.

Por otra parte, dijo que las escuelas no pueden sostener la presencialidad (cuidada) si la sociedad no acompaña: cree que podría funcionar pero no es responsabilidad exclusiva de la escuela y los docentes.

Alejandro Castro Santander, docente de Gestión de Instituciones Educativas en la Universidad Católica Argentina y director del Observatorio de la Convivencia Escolar consideró que no están dadas las condiciones para esa presencialidad cuidada, están disminuyendo los docentes por contagios y eso hace que deba pasarse a la virtualidad.

“A diferencia de la primera parte de la pandemia donde la palabra era desconcierto y hasta miedo, estoy notado fuerte enojo y mucha catarsis, gente que se da cuenta que este 2021 no solo presenta las mismas dificultades que antes sino que lo ven como agravado”, explicó. Dijo que en este contexto no hay orden, hay confusión, se superponen tareas, los chicos no prestan atención, los alumnos sienten que pierden tiempo y se sobrecarga a los docentes.

Castro Santander manifestó también que de la escuela se entra y se sale y muchas cosas tienen que ver con los contagios que suceden afuera. Consideró que si la presencialidad cuidada es el lema “este es una aspiración, pero tampoco se puede convertir en un capricho, hay que ser responsable sino lo convertimos en un voluntarismo torpe que no colabora en nada (...) necesitamos crear las condiciones para que esto sea posible”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA