Reforma de la Corte: dura embestida radical contra los dos ministros que se oponen

La Legislatura debate un proyecto de reforma del funcionamiento de la Suprema Corte.
La Legislatura debate un proyecto de reforma del funcionamiento de la Suprema Corte.

El jefe de bloque de Cambia Mendoza en el Senado, Martín Kerchner, acusó a Omar Palermo y Mario Adaro de “no querer ser sorteados como todos los jueces”. Los acusó de tener “kioscos en la Justicia” y sostuvo que la reforma hace falta debido a la necesidad de practicar un “cambio de raíz”.

El radicalismo salió a pegar duro hoy a los ministros de la Suprema Corte de Justicia Omar Palermo y Mario Adaro, por su oposición a la reforma de la Suprema Corte de Justicia.

Los acusó que “no quieren perder la mayoría automática” como jueces de la Sala 2 del máximo tribunal judicial. Las acusaciones las realizó Martín Kerchner, jefe del bloque de senadores de Cambia Mendoza, en momentos en los que se está analizando el controversial proyecto que presentó el gobernador Rodolfo Suárez, y que plantea reformas importantes en el funcionamiento de la Corte, principalmente en lo que corresponde al sorteo de causas y llamados a fallos plenarios.

En un extenso documento enviado por el ex ministro de Economía de la gestión de Alfredo Cornejo, habla del proyecto como una iniciativa que busca “lograr un funcionamiento más eficiente de la Corte, transparentando los procesos y otorgando más confianza de los ciudadanos en la justicia”, y apunta directamente, aunque sin nombrarlos, contra Adaro y Palermo, a quienes acusa de no querer “ser sorteados como todos los jueces, porque allí, en ese sistema transparente, todos son iguales, todos son jueces y todas las opiniones y votos valen”.

Según Kerchner, el proyecto “propone que todos sus miembros sean parte de un solo tribunal colegiado, donde los siete integrantes deban participar de los fallos, cosa que hasta la fecha no sucedía porque el presidente, ya que no está habilitado para fallar en la mayoría de los procesos, sólo en los plenos de la Corte”, analizó, y marcó que de esta forma “se eliminaría el trabajo por salas dando una equitativa distribución a la labor, mayor celeridad en los procedimientos y transparencia”.

El senador, quien sostuvo que Mendoza “es modelo y reconocida en el país por ser pionera en la modernización de su servicio de justicia”, enumeró reformas en el sistema de Justicia desde la gobernación de Cornejo, pero también habló de una “corporación” que “se resiste a una justicia rápida y transparente” y que “usan a un partido político de la oposición, que cómo ariete intenta detener los intentos de modernización en el funcionamiento e independencia de la Corte Suprema”, en relación al Partido Justicialista.

“Usan el eslogan de ponerse enfrente de este proyecto de modernización para ‘defender’ la independencia del Poder Judicial, cuando en realidad defienden una justicia cooptada por la voluntad de dos jueces, que en una sala de la Corte, opinan e imponen su visión de justicia sobre la voluntad de todo el cuerpo, es decir de los siete miembros, en temas fundamentales que afectan la vida en paz y armonía que pretendemos en democracia; estamos hablando de los fallos de la Sala 2 en materia penal y en lo laboral”. Recordemos que esa Sala está integrada por los mencionados Adaro y Palermo, más José Valerio.

“Si miramos la Sala II, que es la que resuelve la mayoría de las causas, allí no hay búsqueda de consensos, solo imposición. Basta ver la larga lista de disidencias del ministro José Valerio, frente a la mayoría automática de esta sala”, siguió.

Kerchner habló de “ineficiencia en el trabajo de la Corte”, al indicar que de 9.000 causas que ingresaron a la Corte en los últimos 4 años, el 75% fueron a parar a la Sala 2, principalmente porque es la sala que trata causas penales y laborales. “¿Esto no es un claro ejemplo de inequidad en las cargas laborales de los jueces?, ¿Esto no genera lentitud en el servicio de justicia?”, se preguntó.

No obstante, también habló de “Forum Shopping” en lo que corresponde a causas en las que se tiene que dirimir conflicto de poderes, o declaraciones de inconstitucionalidad, y marcó que se “especula” con cuál es la sala “más conveniente según los intereses de la demanda”, ya que en la primera quincena de cada mes, dichas causas recaen en la Sala 1; mientras que en la segunda quincena, van a parar a la Sala 2. “Esto es no tener una justicia imparcial, equitativa y transparente, sería seguir sacándole la venda y la balanza a la estatua que representa la Justicia”, consideró.

“Los opositores al proyecto, dicen que ‘atender la justicia en salas es garantía’, pero este falso argumento no se verifica en la Justicia Federal, ni en el resto de las cortes provinciales, por ende, este esquema que plantean y pretenden continuar, es arcaico y favorecedor de la burocracia y de los ‘kioscos’ en la justicia”, acotó Kerchner.

Y siguió: “Lo que no se dice, es que si en las causas importantes, no se hubiese votado en plenario, es decir, que los siete miembros opinen y voten, el criterio de los tribunales inferiores es confirmado solo por dos jueces de una sala, en lugar de los siete de la Corte”.

Ante esto, puso el ejemplo de los casos de prisión perpetua, “donde los siete miembros votaron por aplicar el criterio más duro”; o también el de la interpretación de la pena en la tentativa de homicidio, en la cual “hubo una interpretación parcial de dos jueces (de la Sala 2) que decían que la persona sentenciada por el intento de asesinato no tendría prisión efectiva, cuando se llevó al pleno de la Corte, cinco jueces fallaron a favor de la prisión efectiva revirtiendo la visión parcializada de esos dos jueces en la Sala II ‘uno de ellos especialista’”.

Los que hoy salen a oponerse a este proyecto, no hablan de estas realidades que se viven cotidianamente y que afectan directamente no solo a este tribunal, sino también a la vida de los mendocinos, a las víctimas del delito y a sus familiares principalmente. Esta oposición utilizada por la corporación judicial, tampoco proponen soluciones a esta problemática, puesto que cuando fueron gobierno no introdujeron ninguna reforma útil para tener una justicia más rápida, transparente y equitativa”, acusó.

Para Kerchner, es necesario un “cambio de raíz” en la Justicia, y que se logra “con un cambio claro de las reglas de juego, mostrando transparencia y utilizando al sistema de justicia como un verdadero defensor de los Derechos Humanos, como sucede en la mayoría de los sistemas del mundo”.

“El relato se cae, y desnuda la realidad, dos ministros de siete que tiene la Corte, no quieren perder la mayoría automática, no quieren ser sorteados como todos los jueces, porque allí, en ese sistema transparente, todos son iguales, todos son jueces y todas las opiniones y votos valen”, finalizó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA