Mendoza: el desempleo es más alto en las áreas urbanas que en las zonas rurales

El agro es la actividad que más trabajo genera en las zonas rurales de la provincia.

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
El agro es la actividad que más trabajo genera en las zonas rurales de la provincia. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

.De acuerdo con la Encuesta de Condiciones de Vida del año pasado, elaborada por el Gobierno provincial, hubo una tasa de desocupación mayor en Gran Mendoza y las villas cabeceras de los departamentos que en los pueblos del interior. Qué actividades generan trabajo fuera de los aglomerados urbanos

Según la Dirección de Estudios e Investigaciones Económicas (DEIE) del Gobierno provincial, en 2021, la desocupación tuvo en Mendoza una leve baja respecto al año anterior. Además, surgió un dato llamativo: la falta de trabajo impactó más en las zonas urbanas que en las áreas rurales.

De acuerdo con un adelanto al que accedió Los Andes respecto de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV), que es un estudio que la DEIE realiza en forma anual, la desocupación alcanzó el 5.8% el año pasado. El registro había sido un poco más alto en 2020, cuando la pandemia impactó fuerte en todas las actividades y generó una desocupación del 6.3% según el organismo provincial.

Como la tasa de desocupación se mide respecto de la población económicamente activa, que ronda el millón de personas en Mendoza, la ECV 2021 indica que unos 58.000 individuos salieron a buscar trabajo el año pasado en la provincia, pero no lo consiguieron.

Pero no fue un mal año, según la DEIE, para el empleo. En 2021 hubo menos desempleo que en 2016 (6,8%), 2018 (7.1%) y 2019 (7%). O sea, la desocupación viene bajando desde hace cuatro años, aunque el mejor número del periodo se reflejó en 2017, cuando el estudio dio una tasa de de desocupación del 5,3%.

EL DATO LLAMATIVO

El dato más interesante del último relevamiento provincial es que, por segundo año consecutivo, la tasa de desocupación fue mayor en 2021 en las zonas urbanas que en las rurales. Esto quiere decir que hubo más desempleo el año pasado en Gran Mendoza y en las villas cabeceras de los departamentos, que en los pueblos del interior.

En números concretos de la DEIE, la desocupación trepó al 6.2% en áreas urbanas. En cambio, en las rurales, fue de 4.5%. Esa diferencia de 1.7% representaría unos 17.000 puestos de trabajo más en zonas rurales que en las urbanas.

La tendencia ya se había notado en 2020, año en el que la diferencia fue todavía mayor a favor del trabajo en lugares rurales. La desocupación en zonas urbanas fue de 7.1%, mientras que en las rurales fue de casi la mitad: 3.9%. Sin embargo, en ese caso, el coronavirus y las restricciones de circulación tuvieron fuerte incidencia.

Pero el año pasado, el fenómeno volvió a registrarse, ya sin restricciones, y revirtiendo lo que había ocurrido en Mendoza por lo menos entre 2016 y 2019.

En esos cuatro años, siempre hubo más trabajo en las ciudades de Mendoza que en el interior. En 2016 la tasa de desocupación fue de 6.4% en áreas urbanas y del 7.8% en zonas rurales: en 2017, de 5.1% y 5.8% respectivamente; en 2018, de 6.7% y 8,3%; y en 2019, ya mucho más empardadas las cifras, de 7% y 7.2%.

“El desempleo en la ruralidad está dos puntos abajo del promedio histórico en Mendoza, tras el paso de la pandemia. La tasa de ocupación o empleo también está más de 1.5% por encima del promedio”, recalcó en este sentido el titular de la DEIE, Facundo Biffi.

EL RANKING DE ACTIVIDADES

El dato específico de la ocupación en zonas rurales durante 2021, con los rubros que han hecho más atractivo o posible trabajar en esos lugares, todavía no ha sido dado. Pero en la DEIE calculan que se produjo gracias a las oportunidades de trabajo en el agro, la industria y el comercio.

Un dato orientativo al respecto aparece en las encuestas de condiciones de vida de años anteriores. En la de 2020, por ejemplo, se observa que la agricultura reunió 67.022 puestos de trabajo y lideró cómodamente el ranking general; mientras que el comercio estuvo en segundo puesto (les dio trabajo a 29.571 personas). La industria manufacturera, en tercer lugar, generó 21.048 puestos. Todos son números que corresponden específicamente a las áreas rurales de Mendoza.

“Estas tres categorías, agro, industria y comercio, justifican cerca del 70% del empleo rural”, ahondó Biffi.

LOS QUE BUSCAN TRABAJO

En contraste, hay otros rubros de la ECV 2021 en los que aparecen números a favor de las áreas urbanas. Por ejemplo, en la tasa de actividad, que refleja cuánta gente se encuentra buscando un empleo.

En este caso, la cantidad de personas que buscan trabajo son más en las zonas urbanas: 48% contra 43.6% de las áreas rurales. Ese fenómeno no ha cambiado: “Hay siempre más gente buscando empleo en los grandes aglomerados urbanos que en la ruralidad”, explicó al respecto Biffi.

Por otro lado, la tasa de empleo, que refleja cuánta gente se encuentra ocupada respecto de la población total, también tuvo un número mayor el año pasado en las zonas urbanas: 45% contra 41,6% de las áreas rurales.

Sin embargo, en cuanto a la “tasa de ocupación plena”, que también se calcula en base a la totalidad de la población, los números de 2021 fueron iguales para las áreas urbanas y rurales: 46,7%.

BALANCE OFICIAL

El Gobierno hace un balance positivo del panorama laboral. Comparando números de la DEIE y del propio Indec, Biffi señala que la tasa de desempleo en Mendoza está dos puntos por debajo de las grandes ciudades del país y que la tasa de actividad (que refleja la cantidad de gente que busca empleo) es “la más alta de los últimos 10 años”.

No obstante, a nivel regional, Mendoza pierde: el titular de la DEIE reconoce que las otras dos provincias de Cuyo, San Juan y San Luis, tienen menos desempleo.

Además, en estos registros estadísticos no se contemplan datos clave para completar el panorama como los niveles salariales y el de trabajo registrado. El trabajo en negro ronda hace mucho tiempo el 40% y probablemente la mitad de los que tienen trabajo hayan sido alcanzado por la pobreza, porque cobran menos de lo que necesitan para superar ese umbral.

Es casi un hecho, según lo que reconocen en el propio Ejecutivo, que estos datos reflejarían un escenario mucho menos optimista que el que ofrecen los números que tienen.

LA ENCUESTA, EN “CAPÍTULOS”

Los resultados parciales de ECV 2021 se empezaron a conocer en mayo. El Gobierno provincial salió en ese momento a contrastar con las cifras del Indec nacional respecto de la pobreza. Hubo tensiones y hasta incluso sospechas de manipulación.

Según el organismo nacional, en el segundo semestre del año pasado la pobreza creció en Gran Mendoza a contramano de la mayoría de las provincias y ascendió a 44.6%. En cambio, según lo que difundió la DEIE provincial, en 2021 la pobreza bajó en toda la provincia del 42,4% al 41,1%, y dio sólo 38,4% (seis puntos menos que lo medido por el Indec) en el área metropolitana, foco de la encuesta nacional.

Ahora hubo un adelanto de la ECV 2021 los datos vinculados al empleo, pero el estudio completo, que releva y detalla el panorama en cuanto a pobreza, empleo y educación en todos los departamentos, se conocería dentro de unos 20 días, ya que el Censo nacional demoró el procesamiento de datos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA