lunes 10 de agosto de 2020

MendoExit, la otra cara / archivo
Política

¿MendoExit? La economía provincial no puede sobrevivir hoy sin los recursos nacionales

Fue el debate de la última semana, pero los números revelan que no es viable. La separación de la Argentina le quitaría a la provincia más recursos de los que hoy tiene.

MendoExit, la otra cara / archivo

La idea de separar a Mendoza del resto del país no es nueva, pero tomó una repercusión impensada en la última semana. Por supuesto, el “Mendo Exit” es solo un concepto que está lejos de convertirse en realidad, pero al menos invita a analizar que tan viable sería independizar a la provincia.

Desde el punto de vista económico, hay una infinidad de aspectos por revisar. Uno de los más importantes tiene que ver con las cuentas públicas. Es que la separación de la provincia le permitiría a los mendocinos dejar de contribuir a la Nación con el pago del IVA, Ganancias, Bienes Personales y muchos otros tributos, pero a la vez, le restaría al Estado Provincial los recursos que recibe de parte del Estado Nacional, que el año pasado representaron el 49% de los ingresos corrientes del Gobierno local.

En detalle, en 2019 los mendocinos pagaron $ 39.872 millones por impuestos nacionales, siendo los más importante el IVA ($ 16.245 millones) y el Impuesto a las Ganancias ($ 13.925 millones), de acuerdo a a estadísticas de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). En caso de una eventual independización, entonces, esos casi $ 40 mil millones no saldrían de Mendoza.

Como contraparte, la Provincia dejaría de recibir plata por parte de la Nación. De acuerdo al informe de ejecución presupuestaria del Ministerio de Hacienda, en 2019 el Gobierno Nacional envió $ 69.912 millones a Mendoza. La mayor parte de ese monto fue en concepto de Coparticipación Federal (49.889 millones).

A simple vista, se podría decir entonces que en lo que respecta a las cuentas públicas, la “Mendoza independiente” quedaría con un saldo negativo de $ 24.040 millones (en pesos de 2019). Expresado en dólares, el resultado dejaría una pérdida de U$S 400 millones para la provincia, un monto cercano a la deuda total que tiene Mendoza en dólares, que asciende a U$S 530 millones.

Sin embargo, hay otros aspectos a considerar. Por un lado, Mendoza está entre las provincias que menor coparticipación per cápita reciben, pese a ser la cuarta economía del país. De hecho, como publicó Los Andes el domingo pasado, podría construir prácticamente un Portezuelo del Viento por año si recibiera el mismo monto per cápita que San Juan, San Luis o La Rioja, por citar algunos ejemplos.

La separación de la Argentina le quitaría a la provincia más recursos de los que hoy tiene - Infografía: Gustavo Guevara Los Andes

Saldo positivo

El economista Daniel Garro observa que las estadísticas publicadas por AFIP no contemplan otros aportes que hacen diariamente los mendocinos, como los impuestos que se cobran dentro de los servicios públicos o el Impuesto al Cheque. “Teniendo en cuenta esos ítems que no están en las estadísticas, se puede concluir que, separando a Mendoza del resto del país, la provincia dejaría de pagar mucho más de lo que dejaría de cobrar. Es decir, que el saldo en realidad sería positivo”, asegura.

“Además, la independencia desde el punto de vista económico le permitiría a Mendoza tener su propia política tributaria y así atraer a empresas para que vengan a invertir. A eso se suma que dejaríamos de depender de los default de la Nación, por lo que la tasa de capital bajaría”, agrega el experto.

Como obstáculos, Garro recuerda que hoy Mendoza tiene un default propio que enfrentar y advierte que, para garantizar el funcionamiento del Estado, “se debería reducir al menos un 50% el gasto público actual”. De esa forma, considera que se podría aplicar una política tributaria flexible atractiva para los potenciales inversores.

Por su parte, el economista Carlos Rodríguez opina que la separación de Mendoza del Estado Nacional hoy no sería viable desde el punto de vista administrativo, pero aclara que “podría serlo en el futuro”. El experto recuerda que nuestra provincia es la cuarta economía más importante del país y comenta que el hecho de que sea geográficamente chica, no implica que no pueda ser un país por cuenta propia. “Hay países chicos en los que no es tan importante el PBI global, pero sí lo es el PBI per cápita”, observa.

De todas formas, Rodríguez aclara que no es partidario de la independización. “Sería más prudente apuntar a una autonomía regional”, indica. Este concepto implica mayor libertad de Mendoza para la toma de decisiones, pero sin dejar de formar parte de Argentina. “Esto permitiría, por ejemplo, realizar la obra de Portezuelo del Viento sin depender de nadie más”, apunta.

El comercio internacional

El mercado externo tiene un peso importante para la economía provincial. En 2019, sin ir más lejos, las empresas locales exportaron U$S 1.453 millones FOB (el valor de la mercadería puesta en barco). En caso de una independización, Mendoza sumaría un nuevo mercado externo (Argentina), pero debería empezar de cero en su relación comercial con el resto del mundo, incluso con aquellos países a lo que les envía productos habitualmente. A su vez, la provincia se vería obligada a importar productos que hoy obtiene de otras provincias.

Para los economistas, todo esto traería problemas para Mendoza en primera instancia, pero sería una buena oportunidad para el mediano y largo plazo. “Exportaríamos a la Argentina (seguramente con pago de aranceles mediante), pero tendríamos otras alternativas interesantes, como la salida a Chile. Con el tiempo sería viable”, comenta Rodríguez.

“No sería una dificultad mayor entrar a Brasil, nuestro principal socio comercial, porque nuestras economías son muy complementarias. Suponiendo que pudiéramos mantener las exportaciones en ese destino. Es algo posible de articular en el plano comercial”, remarca.

Para el especialista, tampoco sería un problema mayor la salida del Mercosur. “En algún momento se crearon grandes bloques económicos, como el Mercosur y la Unión Europea, pero hoy el mundo va en otra dirección. Hoy estamos viendo un proceso inverso, como ocurrió con el Brexit. La salida del bloque, le permitiría a Mendoza salir a negociar con el resto del mundo”, considera.

Cabe destacar que desde 1990 hasta hoy, Argentina solo firmó 20 acuerdos comerciales. Entre ellos, 13 se suscribieron en el marco del Mercosur, seis fueron convenios bilaterales y uno refiere a la incorporación a la Organización Mundial de Comercio (OMC). Con el “Mendo Exit”, los exportadores locales perderían los beneficios de esos tratados, pero el Gobierno local tendría libertad para firmar nuevos convenios.

“Desde el punto de vista del comercio internacional, la independencia nos vendría muy bien. Podríamos tener una economía abierta, como Chile y en cinco años tendríamos una balanza comercial mucho mejor que la que tenemos hoy dentro de Argentina”, opina Garro.