sábado 19 de junio de2021

La modernización de la Panamericana empieza el 1 de abril y la obra demorará dos años
El 1 de abril empieza la obra de 8,16 kilómetros, desde la Tijera hasta el ex boliche Olimpo. “Habrá problemas en el tránsito”, advirtieron desde el Poder Ejecutivo / José Gutiérrez
Política

La modernización de la Panamericana empieza el 1 de abril y la obra demorará dos años

El Gobierno firmó el contrato con la empresa Paolini Hermanos, que ganó la licitación. Los trabajos abarcan un tramo de 8,16 kilómetros, desde la Tijera hasta el ex boliche Olimpo.

La modernización de la Panamericana empieza el 1 de abril y la obra demorará dos años
El 1 de abril empieza la obra de 8,16 kilómetros, desde la Tijera hasta el ex boliche Olimpo. “Habrá problemas en el tránsito”, advirtieron desde el Poder Ejecutivo / José Gutiérrez

La modernización de la ruta Panamericana, una de las obras más importantes a nivel vial que se está llevando a cabo en Mendoza, consiguió un paso importante ayer, al firmarse el contrato de la construcción del segundo tramo, que iniciará el 1 de abril. Se trata de la parte más importante y compleja de la obra en su totalidad, y se estima que se tardarán por lo menos 2 años para inaugurarse. “Habrá problemas en el tránsito”, advirtieron desde el Poder Ejecutivo.

En Casa de Gobierno, el ministro de Planificación e Infraestructura, Mario Isgró; junto con el administrador de Vialidad Provincial, Osvaldo Romagnoli, firmaron el contrato y adjudicaron la obra a la empresa Paolini Hnos, que participó junto con otras 15 empresas de la licitación.

Este segundo tramo comprende 8,16 kilómetros, y va desde la zona llamada “La Tijera” (en la bajada de los caracoles de Chacras), hasta el cruce con calle Gobernador Ortiz (a la altura del ex boliche Olimpo).

El monto de inversión superará los $2.100 millones, y en promedio será el más caro debido a la complejidad de los trabajos, ya que integra desde un viaducto con intercambiadores en calles importantes, doble vía en algunos tramos y hasta expropiaciones para ensanchar y construir colectoras.

“Esta etapa es la columna vertebral de la ruta 82. Si bien no es la etapa más larga, es la que tiene más complejidad de ingeniería por los cruces, ensanches y puentes”, marcó Isgró, ya que contempla también la zona con mayor cantidad de viviendas y tráfico vehicular.

De hecho, se deberán expropiar algunos asentamientos a la vera del camino, que reúnen a 37 familias. Este trabajo lo está llevando a cabo de manera paralela el Instituto Provincial de la Vivienda.

Se prevén 4 intercambiadores, que se ubicarán en las intersecciones con calle Besares, Pueyrredón, Guardia Vieja y finalmente con gobernador Ortiz. También se continuará la ciclovía en el lado norte de la ruta, que desembocará una vez termine toda la obra, en Cacheuta.

Obra millonaria

Hay que recordar que quedó ya inaugurado el primer tramo de la Panamericana, que se realizó con dinero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que había “sobrado” de la construcción del túnel de Cacheuta, y que comprendió 2 kilómetros desde la intersección con calle Ugarte hasta la bajada de los caracoles de Chacras de Coria.

La obra completa contempla 30,44 kilómetros desde la zona de los Caracoles de Chacras hasta el puente colgante de Cacheuta. El costo total será de U$S 80 millones, que saldrán de un crédito del BID por US$ 50 millones; y la contraparte provincial, que alcanza los U$S 30 millones.

Según adelantó el Ministro, en paralelo con esta etapa de 8,16 kilómetros se comenzará a trabajar en la licitación de la tercera sección, que son 22,28 kilómetros. Se espera que el llamado se realice en el segundo semestre de este 2021.

Si bien esta sección es más larga que la que se firmó ahora, se entiende desde el Ministerio que será menos compleja en realizar -salvo la zona de montaña costeando el río Mendoza -, ya que no tendrá intercambiadores ni tampoco doble vía. Se mejorará la ruta con ensanches en las curvas, habrá paradores turísticos y de micros, seguirá la ciclovía en el lado norte de la ruta, se diseñarán retornos y también se reconstruirá el puente Frasca sobre el río Mendoza.

No obstante, la tercera sección tendrá cuatro etapas, teniendo en cuenta que se trata de un tramo largo. Uno será de 10,5 kilómetros, desde gobernador Ortíz hasta la “playita” de Luján de Cuyo; otro por 5,4 kilómetros desde allí hasta el sector donde comienza el pavimento de hormigón; después otro de 2,6 kilómetros hasta el puente Frasca; y el último de 4,15 kilómetros hasta Cacheuta.

“Esta obra es importante no solo para la conexión que implica entre los departamentos metropolitano, sino como el corredor turístico más importante en la zona norte de la provincia hasta Cacheuta y Potrerillos”, finalizó Isgró.

A punto de adjudicarse obras en Horcones

El martes el ministro Mario Isgró mantuvo un encuentro con el embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa, y también el gobernador de Los Andes (Chile), Sergio Salazar Vargas. Los tres recorrieron las instalaciones aduaneras de ambos países e Isgró aprovechó para gestionar más inversiones para mejorar el Corredor Bioceánico.

El titular de Infraestructura aseguró que las obras del lado argentino necesitan mayor inversión, por lo que se espera “que en breve se puedan adjudicar las ya licitadas, como el ensanche del túnel Caracoles y la puesta en valor del túnel paralelo, que tiene un componente vial hasta Las Cuevas”.

Además, indicó que el Ministerio del Interior tiene lista para adjudicar la obra de refuncionalización del complejo aduanero Horcones, cuyos fondos están asignados.

“Esta línea de unión entre la logística de aduana y camiones en Uspallata, el complejo de Horcones y el mejoramiento del túnel nos va a poner de alguna forma a la par de las prestaciones chilenas. Más aún si tenemos en cuenta que también está en proceso licitatorio la renovación de vías del ramal San Martín del ferrocarril, que une el puerto de Buenos Aires con Palmira y que de ahí en más toda la carga viene hacia los puertos de San Antonio y Valparaíso en transporte de camión”, agregó el ministro.

Por su parte, Bielsa sostuvo que el objetivo de la visita “es tratar de tener una noción más clara de cuáles son las mejoras necesarias que hay que hacer”. De esta manera, afirmó que lo que se busca es que “lo que hoy funciona coordinadamente funcione de manera integrada y sea un solo dispositivo, lo más rápido y con la óptima infraestructura para los usuarios”.

El embajador reconoció que hay cuestiones vinculadas a la calidad de los caminos del lado argentino que también hay que mejorar.

Por eso, entre los temas que se lleva en carpeta, detalló que Argentina “tiene que invertir en infraestructura para tener una cierta homogeneidad en las instalaciones”.

Los dramas que deparará el tránsito

Respecto al tránsito, y teniendo en cuenta que la Panamericana es uno de los caminos más directos para llegar desde Luján al microcentro, tanto Isgró como Romagnoli destacaron que será todo un desafío realizar la obra, sin complicar el traslado de los cientos de vehículos que se movilizan día a día.

“Sería irresponsable decir que no se vería afectado, porque no vamos a poder contar con la calzada que hoy tenemos. Sí habrá interrupción del tránsito, pero con los caminos alternativos para que los vecinos del lugar sepan de antemano los recorridos”, dijo Isgró.

En tanto, el titular de Vialidad Provincial expresó que se están llevando reuniones técnicas para tener “la menor cantidad de interrupciones posibles en los desvíos. La idea es que haya alternancia para que, cuando sea necesario un corte total, podamos corregir o atender muy bien las troncales y laterales. Pero el tema del tránsito será complejo”, advirtió.