Juntos por el Cambio tomó distancia de un diálogo con el Gobierno y exigió que resuelvan la interna

Patricia Bullrich durante una recorrida por San Nicolás junto al intendente local, Manuel Passaglia, a su derecha (Foto: Prensa PRO)
Patricia Bullrich durante una recorrida por San Nicolás junto al intendente local, Manuel Passaglia, a su derecha (Foto: Prensa PRO)

La coalición opositora se despegó de la supuesta convocatoria al diálogo, luego desmentida por el gobernador Axel Kicillof. Afirmaron que hay que “ponerle un torniquete” a la crisis y exponer propuestas de cara a la elección de 2023.

Ante la convulsión que atraviesa la economía por la disparada del dólar blue y el reclamo social por mayores ingresos, Juntos por el Cambio tomó distancia del supuesto llamado al diálogo por parte del Gobierno nacional, que luego fue desmentido por el gobernador bonaerense Axel Kicillof.

Los líderes de la principal alianza opositora reaccionaron en sintonía: aclararon que la responsabilidad de gobernar es del Frente de Todos; exigieron al oficialismo que resuelva su interna y presente un plan económico; y remarcaron que el ámbito para debatir soluciones a la crisis es el Congreso.

Tanto la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, como el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dijeron no haber recibido ningún llamado por parte del Gobierno, aunque horas después el propio Kicillof -que este miércoles había pedido “ayuda” a la oposición- aclaró sus dichos.

“En estas horas, algunos dirigentes de la oposición salieron a rechazar una supuesta propuesta que según los medios yo les habría hecho. Aclaro: nuestro único pacto es con el pueblo”, expresó el mandatario en las redes sociales.

Kicillof agregó: “A la oposición solamente le pido responsabilidad, humildad por todo el daño que han causado y respeto a la gente. Nosotros seguiremos gobernando para reconstruir y transformar la provincia”.

Qué dijo la oposición

Durante una recorrida por las localidades bonaerenses de San Nicolás, Ramallo y San Pedro, Bullrich consideró que Juntos por el Cambio “se tiene que hacer cargo frente a la ausencia del Gobierno” y “mostrar que lo que es capaz de plantear y hacer ahora, es lo que va a hacer en 2023″.

“En este momento en el que el país se está desangrando, nosotros tenemos que ponerle un torniquete al Gobierno. Pero a alguien que se está desangrando uno no puede decirle que le va a hacer el torniquete en 2023, porque no va a llegar”, sostuvo Bullrich.

Sin embargo, aclaró que “no es una propuesta de tomar el gobierno” sino de “utilizar todos los recursos que tenemos como oposición, que son el Parlamento, la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, los intendentes, los gobernadores, para generar las condiciones para ponerle límites al Gobierno”.

Respecto de la posibilidad del diálogo, se preguntó: “¿Por qué nos llamarían si ni siquiera se hablan entre ellos?”.

Para la exdiputada, “hay un agujero negro donde el presidente no se habla con la vicepresidenta y donde (Juan) Grabois dice que se va a derramar sangre en la Argentina. Frente a esa situación de un gobierno dividido, nosotros somos un resguardo político y moral, y no queremos entrar en ese agujero negro”.

En el mismo sentido, Larreta reclamó al Frente de Todos que “primero se pongan de acuerdo entre ellos” porque “este nivel de contradicciones, peleas, idas y vueltas, solo abona a una mayor angustia e incertidumbre en la gente”.

“No vemos vocación ni señal de consenso. El Gobierno no tiene un plan ni un rumbo. Un plan daría certidumbre, pero lo único que hacen es presentar peleas y contradicciones entre ellos”, enfatizó Larreta durante el anuncio de un nuevo canal telefónico para formular denuncias.

El mandatario reiteró que “si en algún momento hubiera vocación de consenso, el ámbito de diálogo institucional previsto en Argentina es el Congreso de la Nación”.

Por su parte, el jefe del bloque de diputados radicales, Mario Negri, advirtió que “urge que el Gobierno ponga un torniquete a la crisis que creó” porque “el país se desangra”.

“Le repito al Frente de Todos: dejen de empujarse y de lanzar globos de ensayo. Discutiremos todas las leyes en el Congreso, pero primero tienen que tener un plan de estabilización. Juntos por el Cambio no va a cogobernar”, avisó el legislador.

Desde el Peronismo Republicano, Miguel Pichetto se mostró escéptico sobre un posible diálogo, al recordar que “durante dos años y ocho meses lo que hicieron fue alentar el odio hacia los anteriores gobernantes, hacia el expresidente”, incluso “en el plano internacional, cosa que no se hace ni en un país africano”.

El auditor general de la Nación señaló a La Nación+ que “puede haber diálogos institucionales” más allá del Congreso, pero “no hay clima en este momento para hacerlo”, y en ese sentido señaló que Kicillof fue “uno de los más activos en condenar y atacar activamente a los opositores”.

Una propuesta que abrió sospechas

En medio de las versiones, trascendió que el secretario de Relaciones Parlamentarias y referente del Movimiento Evita Fernando “Chino” Navarro habría propuesto la creación de un nuevo “consejo asesor para la mejora del diálogo institucional” con el fin de canalizar el diálogo con la oposición.

Según la información difundida, Navarro proponía para encabezar el nuevo organismo al exsenador Juan Manuel Abal Medina, también del Movimiento Evita, pero el dirigente aclaró a este medio que la propuesta no tiene que ver con “la coyuntura” sino que es de carácter “académica”.

“Es una idea que circula, pero más académica que política, para mejorar los informes del jefe de Gabinete (al Congreso). No hay ningún proyecto presentado ni charlado por el ‘Chino’ con Alberto Fernández, solo consultas sobre cómo mejorar ese instrumento, el informe del jefe de Gabinete”, explicó Abal Medina.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA