En dos jornadas maratónicas, el oficialismo apura el debate de la “ley ómnibus”

El proyecto se tratará el martes y miércoles próximo en un plenario de comisiones con la participación de funcionarios. La Libertad Avanza sostiene la posibilidad de llegar a la votación antes de fin de mes. En el Senado, vuelven a la carga con la boleta única.

En la Comisión de Presupuesto y Hacienda asumió como presidente el diputado José Luis Espert (Foto: HCDN)
En la Comisión de Presupuesto y Hacienda asumió como presidente el diputado José Luis Espert (Foto: HCDN)

Con la intención de aprobar el proyecto en la Cámara de Diputados antes de fin de mes a pesar de todos los contratiempos, La Libertad Avanza apura el debate de la “ley ómnibus”, que comenzará a tratarse la semana próxima en dos jornadas maratónicas con la presencia de funcionarios del Poder Ejecutivo.

Después de una semana donde solo se avanzó en conformar las comisiones, la discusión arrancará el próximo martes en el plenario de Presupuesto y Hacienda, Asuntos Constitucionales y Legislación General, encabezadas respectivamente por los diputados José Luis Espert, Nicolás Mayoraz y Gabriel Bornoroni.

Serán dos reuniones informativas: el martes de 14 a 20 y el miércoles de 9 a 20. Aún no se notificó qué representantes del Gobierno asistirán, pero hay un compromiso para que participen de la reunión tanto de manera presencial como virtual, y además los diputados podrán formularles preguntas anticipadamente por escrito.

La Libertad Avanza apura el debate de la “ley ómnibus”, que comenzará a tratarse la semana próxima.
La Libertad Avanza apura el debate de la “ley ómnibus”, que comenzará a tratarse la semana próxima.

En el oficialismo se sigue sosteniendo el 25 de enero como fecha de votación en Diputados a pesar de que quedarán para el debate poco menos de tres semanas. Un plazo que toda la oposición, sin distinción partidaria, considera escaso para analizar un proyecto de 664 artículos que toca todas las ramas.

Por si fuera poco, restará el visto bueno del Senado, que tiene tiempos diferentes a los de Diputados: la Cámara alta se toma siete días entre la firma de los dictámenes y la votación en el recinto, con lo cual no habría tiempo para sancionar la ley antes del 31 de enero, que es cuando vencen las sesiones extraordinarias.

A pesar de todos estos obstáculos, el Gobierno no evalúa una prórroga. “Entendemos que los plazos están dentro de los parámetros que harán que se puedan cumplir. Confiamos en que haya celeridad en el trámite legislativo”, afirmó el vocero presidencial, Manuel Adorni, en su conferencia de prensa del viernes.

El oficialismo llega al debate en un clima caliente por la conformación de las comisiones, que le llevó más tiempo del previsto y le trajo varios dolores de cabeza. Unión por la Patria se plantó en pie de guerra después de denunciar que La Libertad Avanza y aliados opositores le arrebataron vocales y autoridades.

Aunque todos evitan hablar aún de números, la integración de las tres comisiones arrojó que el oficialismo podría alcanzar el dictamen de mayoría si consigue las firmas de todos los representantes del PRO, todos los de la UCR y un puñado de Hacemos Coalición Federal.

Desde esos bloques muestran colaboración, pero forzarán negociaciones para introducir cambios. Sobre todo en algunos de los puntos más polémicos, como la amplia delegación de facultades para el presidente Javier Milei durante todo su mandato, algo que no dejarán pasar en el radicalismo ni el bloque de Miguel Pichetto.

Esta semana, las negociaciones se concentraron en la Casa Rosada, con el ministro del Interior, Guillermo Francos, a la cabeza. Sin embargo, en el Gobierno se muestran convencidos del rumbo planteado en el proyecto y niegan que el presidente haya enviado una propuesta “de máxima” para finalmente llevarse algunas reformas y resignar otras.

“Es la primera vez que un gobierno está proponiendo un camino integral distinto. Nada sobra de lo que se ha mandado. Partir el proyecto en diez leyes distintas no hubiese servido de nada. Es cierto que no tenemos mayoría, pero tenemos que marcar con vehemencia que el rumbo es este. A Milei lo van a juzgar por su capacidad de transformar el país o no”, definió a este medio una fuente gubernamental.

En el Senado, en tanto, La Libertad Avanza volverá a la carga con el debate de la boleta única de papel y buscará firmar dictamen el próximo miércoles a las 14, en la reanudación del cuarto intermedio que se dispuso en las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia cuando se empantanó el debate.

El dictamen se frustró porque algunos senadores de expresiones provinciales cuyos votos son clave en el recinto, como el entrerriano Edgardo Kueider (presidente de Asuntos Constitucionales), la neuquina Lucila Crexell y la rionegrina Mónica Silva, plantearon dudas y propusieron modificaciones, que harían que el proyecto vuelva a Diputados.

El acuerdo para dictaminar el último miércoles parecía cerrado, pero momentos antes de la reunión de comisiones, los indecisos aparecieron con planteos a senadores de La Libertad Avanza, la UCR y el PRO. Por eso, se concedió una semana más para intentar acercar posiciones de cara a una votación donde se necesita mayoría absoluta (37 votos).

En el Gobierno reconocen que la boleta única no es una iniciativa de las más prioritarias dentro del paquete de las extraordinarias, pero resaltan que es un “gesto” hacia la sociedad en materia de transparencia y ahorro de fondos públicos.

Mientras tanto, y a pesar de las presiones opositoras, se sigue demorando la conformación de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, que debe analizar el DNU 70/2023 de Milei, enviado el viernes al Congreso. Ya están nombrados los ocho senadores, pero faltan los ocho diputados por una disputa de número entre La Libertad Avanza y Unión por la Patria.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA