El Baqueano dará a los regantes 15% más de agua, según Emesa

.
.

Luego de las críticas que recibió la obra que aparece como el “plan B” de Portezuelo del Viento, Rodolfo Suárez y el presidente de empresa estatal de energía explicaron por qué si hay que encararla. Detallaron los elementos que facilitan su ejecución y descartaron que se pueda avanzar ahora con la construcción de represas en Uspallata. Cómo será la campaña.

La decisión de avanzar con El Baqueano como plan B, por la falta de certezas en torno al futuro de Portezuelo del Viento, ha desatado críticas que el Gobierno busca desterrar de cuajo.

El propio gobernador Rodolfo Suárez salió a defender su decisión de priorizar la represa, al señalar que “cuando vimos las alertas de lo que iba a hacer el Presidente, avanzamos muchísimo con El Baqueano, que tiene principio de ejecución”.

El concepto “principio de ejecución” también lo usa el titular de la Empresa Mendocina de Energía (Emesa), Pablo Magistocchi.

“El Baqueano es parte del complejo Diamante que desarrolló Agua y Energía y que quedó inconcluso por la privatización. Tiene principio de ejecución: el obrador era lo que es el camping de la UTN, hay ruta de acceso a la obra, hay dos túneles viales, muy altos para pasar las llantas del generador; el camino está bloqueado para llegar al segundo túnel de 400 metros. Ese camino llega hasta la casa de máquinas. La zona está llena de obras de arte que hizo Agua de Energía. Empezó en el año ‘89 y Agua y Energía se privatizó en el ‘92″, explica el presidente de Emesa.

Incluso agrega otro detalle técnico sobre lo que ya está hecho y que facilitaría y abarataría la construcción de El Baqueano: “está la línea de 220 kilovoltios y la estación transformadora Diamante ya está construida. Se construyó pensando que el complejo se iba a terminar en su totalidad. La subestación Diamante necesita los 120 MW de El Baqueano para regular las frecuencias del sistema completo”, señala el titular de Emesa.

Esas son algunas de las razones que esgrimen desde el Gobierno para defender la decisión de las críticas surgidas en los últimos días sobre la obra.

La primera piedra la lanzó el abogado especialista en derecho del agua Miguel Mathus Escorihuela. El 4 de setiembre Los Andes publicó una entrevista al letrado en la que dijo que “el río Mendoza sirve a la mayor superficie territorial, a la mayor cantidad de población y estructura productiva, no cabe duda que es el río madre de Mendoza. Así la obra prioritaria que necesita Mendoza es el dique de Uspallata”.

La otra crítica llegó la semana pasada, cuando el Centro de Ingenieros de Mendoza publicó una carta abierta en la que señala que de los seis ríos principales de la provincia, en dos de ellos hay una sola presa, cuando en el Diamante (donde se encuentra proyectado El Baqueano) ya hay tres: Agua del Toro, Los Reyunos y El Tigre. Los dos ríos a los que se refieren los profesionales son el Mendoza, que alberga al dique Potrerillos y el Tunuyán, que tiene El Carrizal.

En el mismo sentido que Mathus Escorihuela, el Centro de Ingenieros señala que el río Mendoza, que es donde está la mayor cantidad de población y actividad de la provincia, la presa de Potrerillos es “absolutamente insuficiente para regular el río y hacer un uso racional del agua”.

Entonces, desde el Gobierno salieron a explicar los motivos por los que priorizaron El Baqueano. “Uspallata es una obra enorme, son dos presas, pero hay que hacer el camino a Chile a nuevo. Los estudios que hay son de la vieja Agua y Energía, pero que no están ni excel. Nos va a llevar mucho tiempo”, dijo Suárez al salir del encuentro Pilares organizado por Los Andes.

En la misma sintonía salió Magistocchi. El presidente de Emesa explica que en 2016, iniciaron la tarea de recuperar el inventario de proyectos hidroeléctricos. Las consultas los llevaron al PESE (Programa de Estudios en el Sector Eléctrico de la República Argentina), financiado con un préstamo de la CAF (Corporación Andina de Fomento). Ese programa lo lanzó la Secretaría de Energía de la Nación en 2010.

“En Mendoza, en PESE analizaron Cordón del Plata (aprovechamientos sobre la cuenca del río Mendoza) y El Baqueano. De esta última, licitaron la consultoría para llevar el proyecto a factibilidad. Seleccionaron a la consultora canadiense CH2M Hill, pero nunca se cerró la contratación. En 2016 nos encontramos que los estudios de El Baqueano tenían financiamiento. Negociamos con la Secretaría de Energía de la Nación. Así fue que nos entregaron el proyecto en etapa de factibilidad en 2018″, explica Magistocchi.

Como contrapartida, el ingeniero indica que “a Cordón del Plata le falta madurez”. El proyecto incluye aprovechamientos en toda la cuenca del río Mendoza, incluyendo a uno de sus afluentes, el río Tupungato.

EXPLICACIONES

Según Magistocchi, “Cordón del Plata es un proyecto que busca aprovechar muchos saltos desde el Tupungato Superior, con poco embalse en toda la cuenca del río Mendoza. Nosotros optamos por privilegiar los embalses, por eso pretendemos desarrollar las represas Uspallata y Cerro Negro. Pero hacer esos diques nos obliga a relocalizar 38 kilómetros de la ruta 7 entre Potrerillos y Uspallata”.

Aprovechamiento hidroeléctrico El Baqueano. Principales aspectos del proyecto.
Aprovechamiento hidroeléctrico El Baqueano. Principales aspectos del proyecto.

El cambio en la traza de la ruta internacional es quizá el principal problema para avanzar, puesto que el paso a Chile es jurisdicción de Vialidad Nacional. “Armamos un equipo vial para presentar cuatro alternativas para ofrecerle a Vialidad Nacional. Los estudios de factibilidad y la licitación le llevarían a Vialidad no menos de dos años para poner en marcha la construcción. Hasta que no se ponga en marcha la relocalización de la ruta, no tiene sentido avanzar en el proyecto de Uspallata y Cerro Negro”.

De acuerdo a Magistocchi, la presentación de las alternativas se hizo hace dos meses, a mediados de julio. “En el momento que la obra vial esté adjudicada y empiece la construcción y que se pueda meter la interferencia de la ruta en el cronograma de la construcción del primer dique, desde ese momento, recién un año después podemos empezar con los trabajos del embalse. Es un paso internacional, con alto tráfico, hay que coordinar bien”.

“El proyecto hidroeléctrico está más avanzado que el vial. Con Uspallata y Cerro Negro queremos embalsar 650 hectómetros, más los 380 de Potrerillos, para sumar 1.000 hectómetros cúbicos para guardar un año de caudal medio del río Mendoza. Hemos hecho el riesgo sísmico, la geología; la relocalización de la ruta 7 es el cuello de botella”, cierra Magistocchi.

LA PELEA DISCURSIVA

“Potrerillos se licitó en el ‘85, en el ‘95 y en el ‘97 y tuvimos todas las discusiones. Lo que estamos viendo ahora es común a este tipo de proyectos. Quizá porque en Mendoza los temas de agua son muy complejos” dice el Presidente de Emesa.

El Gobierno está desarrollando un sitio web dedicado exclusivamente a El Baqueano, que promete publicar en un mes aproximadamente. Allí se incluirán cuatro niveles de información: proyecto técnico, historia institucional, un capítulo ambiental y otro sobre el impacto económico social.

La idea es ir subiendo de a poco toda la información para que esté al alcance de todos. Además, se espera que Pablo Magistocchi haga presentaciones en ámbitos académicos, cámaras profesionales y económicas.

Entre los beneficios de la obra, desde Emesa se indica que con los 40 hectómetros cúbicos que albergará el embalse de El Baqueano, Irrigación suma 15% de agua para distribuir entre los regantes.

El Gobernador agrega un beneficio: “Va a ser un boom turístico; ya que habrá una ruta que une El Tigre, Los Reyunos, El Baqueano y Agua del Toro con la ruta 40 nueva a la altura de El Sosneado. Va a ser un nuevo cañón, como el del Atuel”, dijo Suárez.

Por otro lado, cuentan que la Provincia negocia con la Nación la inclusión de El Baqueano en la resolución 762 de la Secretaría de Energía de la Nación, vigente desde 2009, por la que se paga a los administradores de represas por la potencia disponible, durante 15 años y en dólares, para que haya recupero de capital y así estimular los proyectos hidroeléctricos de la Argentina. “Con esa resolución San Juan hizo dos diques, están incluidas los de Santa Cruz, Néstor Kirchner y Gobernador Cepernick, y también Los Blancos en Mendoza. Por eso, hacer El Baqueano nos acerca a Uspallata, con lo que se recupere por la energía”, cuenta Magistocchi.

BENEFICIO AMBIENTAL

La represa Agua del Toro “turbina” alrededor de media hora al mediodía y de una hora y media a tres horas entre las 19 y las 23, a plena carga. De acuerdo a los cálculos que ventila Emesa, salen 160 metros cúbicos de un río que tiene en promedio 32 metros cúbicos de caudal.

“Hoy es un cauce que no tiene agua y de pronto, viene el tsunami, lo que genera un impacto ambiental brutal” dice Magistocchi. Con El Baqueano, ese pulso de 160 metros cúbicos va a pasar por un túnel y al mismo tiempo se va a ir liberando hasta 3,5 metros cúbicos en el cauce del río. El cálculo es que se podrá recuperar flora y fauna en todo el tramo de río entre Agua del Toro y Los Reyunos, con un escorrentía permanente, y se sentarán las bases para una reserva ambiental de 15 mil hectáreas, conformada por todo el terreno ubicado a 500 metros hacia cada lado del cauce.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA