Cristina en Honduras: dijo que el ajuste del Estado favorece el despliegue del narcotráfico

Cristina Fernández de kirchner en Honduras
Prensa CFK
Cristina Fernández de kirchner en Honduras Prensa CFK

La vicepresidenta dio una charla en la Universidad Nacional Autónoma de Tegucigalpa. Viajó para asistir mañana a la asunción de Xiomara Castro de Zelaya, como primera presidenta mujer de Honduras.

Cristina Fernández de Kirchner fue este miércoles el centro político en Tegucigalpa, en la jornada previa a la asunción como primera presidenta mujer de Honduras, de Xiomara Castro de Zelaya. La vicepresidenta argentina dio una “clase magistral” (así fue presentada) en la Universidad Nacional Autónoma, ante un auditorio que reunió a los expresidentes de Paraguay y Brasil, Fernando Lugo y Dilma Roussef, y dirigentes políticos y sociales latinoamericanos. En su exposición, Cristina Fernández identificó las consecuencias sociales que provocan las políticas neoliberales en la región. Dijo que las políticas de reducción del Estado favorecen el despliegue del narcotráfico en la sociedad, a la vez de empeorar las condiciones medioambientales.

La vicepresidenta es muy recordada en el ahora oficialismo de Honduras, por haber condenado el golpe de que derrocó en 2009 a Manuel Zelaya. “Nunca olvidaremos su intento por venir a Tegucigalpa con Zelaya y los militares bloquearon la pista para evitar que aterrizara”, dijo Jorge Aldana, alcalde de la capital hondureña, en el acto en la Universidad, sobre un episodio ocurrido también en 2009.

En nombre de la presidenta Xiomara Castro de Zelaya habló su hijo, Héctor Manuel Zelaya Castro, quien dirigió la campaña electoral que en noviembre le dio el triunfo al partido de izquierda, Libertad y Refundación, con más del 50 % de los votos.

El joven dirigente hondureño contó algo que Cristina Fernández le dijo: “Mis hijos y ustedes son los únicos que pueden decir que tuvieron madre y padre presidentes”, citó Héctor Manuel Zelaya Castro, hijo también de Manuel Zelaya.

La asunción de Xiomara Castro de Zelaya reunirá a destacadas delegaciones de países. Estará la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, el presidente electo de Chile, Gabriel Boric, los expresidentes de Brasil y Bolivia, Luiz Inácio Lula da Silva y Evo Morales, y también el rey de España, Felipe VI.

Cristina Fernández llegó en la medianoche del martes, junto a los senadores Oscar Parrilli y Adolfo Rodríguez Saá, la ministra Elizabeth Gomez Alcorta, el diputado Eduardo Valdés. Los cuatro estuvieron en el salón de actos escuchando a la vicepresidenta.

“Nuestro continente tiene una historia de avances y retrocesos”, dijo para citar el retorno al gobierno del partido de Xiomara Castro de Zelaya y “la vuelta de Arce en Bolivia después del golpe a Evo Morales”.

“Los pueblos siempre vuelven, no lo hace de la misma forma, ni con la misma gente”, dijo la vicepresidenta y citó el surgimiento “a fines del siglo 20, después de varios años de neoliberalismo, de movimientos nacionales y populares con otros nombres, pero siempre con el objetivo, la autodeterminación de los pueblos”.

“Ahora ya no es necesario llevar militares educados en la Escuela de las Américas, sino que, para lograr un golpe de Estado, necesitan jueces financiados por los mismos que financiaban los golpes militares. Ahora se comienzan a financiar golpes judiciales en América Latina”, denunció Cristina Fernández.

La vicepresidenta enfocó después su discurso en las “consecuencias de las políticas neoliberales”.

“Vuelven a querer instalar el neoliberalismo en la región. ¿Qué pasa en la región desde el Río Bravo a Ushuaia cuando retrocede el Estado? ¿Hay un vacio que nadie ocupa? No”, se respondió, y aludió al “avance del narcotráfico al retroceder el Estado”.

“Es curioso que los que achican el Estado y aplican planes de ajuste, después dicen que hay que combatir al narco como si se pudiera solo desde el Ministerio de seguridad y no desde políticas para que la gente tenga trabajo, salud, escuelas”, dijo.

Sin nombrarlo, la vicepresidenta aludió al Fondo Monetario Internacional. “Otro presidente de la región Alvaro Colom (exmandatario de Guatemala) me dijo el narco avanzaba porque no tenía recursos para construir escuelas o viviendas por aplicar las políticas de ajuste que dictan… los fondos… bueno, que dictan los organismos multilaterales de crédito… así nadie se siente aludido, para que no digan ‘uh, ya empieza con la cantinela’”, balbuceó.

“¿No se dan cuenta de la paradoja horrible que significan las políticas de ajuste y el impacto en la vida cotidiana?”, se preguntó. Habló entonces del impacto en el medio ambiente cuando el Estado pierde su capacidad regulatoria.

“Los gobiernos al carecer de recursos y al renunciar a la facultad regulatoria para preservar el medio ambiente, terminan autorizando cualquier cosa porque no tienen posibilidades de encontrar otros ingresos”, explicó.

“No estoy diciendo que no se pueda hacer. Fíjense Noruega. Tiene explotación petrolera en el mar con mucha inversión tecnológica en seguridad”, dijo. “La reducción del Estado, lejos de traer seguridad y bienestar trae otras cosas”, aseguró.

La vicepresidente fue aplaudida cuando dijo que se debe debatir “en serio y a nivel global” que “los bancos de las grandes potencias dejen de lavar las grandes fortunas de los narcotraficantes”. “Esa es la verdad de la milanesa”, dijo, explicando que usaba un modismo argentino.

Cristina Fernández dijo que iba a llamar a Xiomara Castro para decirle que “no es fácil ser presidenta mujer”.

“En 2007, cuando me toca asumir como Presidenta, le decía estas cosas a Néstor (Kirchner), mi compañero. ‘No, no’, me decía. Poco tiempo antes de partir, me reconoció que tenía razón”, dijo al finalizar la charla.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA