domingo 28 de febrero de 2021

“Comparto lo que ella plantea”, dijo el Presidente sobre la dura carta abierta que difundió la Vicepresidente.
Política

Alberto Fernández respaldó el ataque directo de Cristina Kirchner contra la Corte Suprema

“Comparto lo que ella plantea”, dijo el Presidente sobre la dura carta abierta que difundió la Vicepresidente con críticas a los integrantes del máximo tribunal. Un frente que se agrava al cumplirse el primer año del Gobierno.

“Comparto lo que ella plantea”, dijo el Presidente sobre la dura carta abierta que difundió la Vicepresidente.

Alberto Fernández se vio obligado a justificar nuevamente otra sorpresiva carta pública de su vicepresidenta, Cristina Kirchner, que en esta oportunidad incluyó un ataque directo a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia para reforzar la avanzada que promueven los sectores más duros del kirchnerismo contra el Poder Judicial.

El Presidente tuvo que pronunciarse sobre el creciente conflicto durante una conferencia de prensa que encabezó en la Casa Rosada para anunciar que finalmente se alcanzó un acuerdo con Rusia para comenzar a aplicar en la Argentina la vacuna Sputnik V contra el coronavirus.

El alentador mensaje quedó en un segundo plano cuando los periodistas le consultaron sobre la misiva que difundió en la víspera Cristina Kirchner, con un breve balance sobre el primer año del Frente de Todos en el poder, en el que evitó mencionarlo y solamente habló del “gran esfuerzo” del Poder Ejecutivo, y que finalmente aprovechó para relanzar la embestida contra el mundo judicial.

“Lo que dijo ayer Cristina es un llamado de atención para todos porque la Justicia no está funcionando bien en la Argentina. Lo vengo diciendo hace muchos años y no se trata de preservar los derechos de alguien que eventualmente está sometido a la Justicia”, dijo Fernández.

Con esa última frase, el Presidente rechazó los argumentos que esgrimen en la oposición para vincular la ofensiva contra la Justicia con un intento de la Vicepresidente de obtener impunidad para superar las múltiples causas en la que se la investiga.

Es cierto que el Jefe de Estado mantiene una mirada crítica sobre el funcionamiento del Poder Judicial, como es cierto también que una de las primeras internas que protagonizó con los sectores del kirchnerismo fue porque evitó calificar como “presos políticos” a los ex funcionarios de ese espacio detenidos por causas de corrupción.

Para evitar alimentar esas contradicciones, Fernández aclaró ayer que “comparte” lo expuesto por la Vicepresidente, quien alertó por la vigencia del denominado ‘lawfare’ y deslizó que el máximo tribunal podría avanzar con fallos para hacer “fracasar” al gobierno del Frente de Todos.

“Tampoco deberíamos extrañarnos si esta Corte, que consintió alegremente el mayor endeudamiento del que se tenga memoria a escala planetaria con el FMI, empieza a dictar fallos de neto corte económico para condicionar o extorsionar a este gobierno… O lo que es peor aún: para hacerlo fracasar”, remarcó la titular del Senado.

Y de nuevo, tal como lo hizo con la anterior carta en la que Cristina habló de “funcionarios que no funcionan”, Fernández ofició ayer de traductor para tratar de pasar en limpio las acusaciones de la Vicepresidenta contra el presidente de la Corte, Carlos Rozenkrazt y el resto de los integrantes del máximo tribunal.

“Lo que ella plantea ahí es una mirada objetiva de lo que está pasando en la Justicia que no logramos resolver porque la Justicia tiene una lógica corporativa que la hace impermeable a cualquier posibilidad de cambio”.

Seguido, se mostró dispuesto a promover gestiones contra los problemas señalados en el Poder Judicial: “Eso hay que cambiario porque está claro que no está funcionando”. El presidente Fernández también trató de minimizar el tono de Cristina Kirchner porque, opinó, lo hecho “no es ningún acto de intromisión”.

“Los jueces son parte de los poderes de la República y es muy obvio que el sistema judicial en la Argentina está funcionando mal”, insistió.

“Gobernar lo desconocido”, el balance de su primer año como Presidente

En la misma conferencia, Alberto Fernández recurrió a una llamativa frase para dar cuenta de los desafíos que afrontó durante su primer año al frente de la Casa Rosada. Explicó que la situación del coronavirus lo forzó a “gobernar lo desconocido” y remarcó: “La experiencia de pocos nos ha servido de poco porque nadie ha tenido que enfrentar el desafío de gobernar aquello que no conoce”.

“Tuvimos que priorizar otras cosas, nuestros objetivos fueron, son y seguirán siendo los mismos, el de producir y dar trabajo y, antes que nada, el de socorrer a los que peor están”, repasó. Recordó además que afrontó las dificultades de una “economía absolutamente desquiciada por la deuda pública”.


Por las redes