Comienza el juicio por jurado contra uno de los acusados de asesinar a un policía en un asalto en Guaymallén

La víctima fatal, el cabo Correa./Los Andes
La víctima fatal, el cabo Correa./Los Andes

Víctor García (54) será juzgado desde este lunes por el crimen del efectivo Eduardo Correa (43), ocurrido en 2008 en el golpe frustrado a un blindado en la Universidad Maza. El sospechoso estuvo prófugo 12 años y el caso ya tiene dos perpetuas.

A más de 13 años de un conmocionante hecho que se cobró la vida de un policía mendocino que fue abatido en un asalto, desde este lunes se empezarían a escribir los últimos capítulos de una investigación que ya tiene dos perpetuas, una absolución y ahora un juicio por jurado contra el cuarto acusado.

Víctor Miguel García (54) enfrentará esta semana a un jurado popular, por el crimen del cabo Eduardo Correa (42) el 1 de septiembre del 2008 en Guaymallén. El sospechoso llega imputado por homicidio criminis causa en concurso ideal con homicidio agravado por ser la víctima un funcionario policial y por el uso del arma de fuego, en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego y por ser en poblado y en banda, en grado de tentativa; batería de delitos que tiene la máxima pena como una única condena posible.

El debate arranca hoy con los alegatos de apertura de los fiscales Fernando Guzzo y Claudia Ríos, luego la querella y por último la defensa. La jueza a cargo será Nancy Lecek.

Cruce de disparos y muerte

Alrededor de las 20 de aquella jornada, la víctima fatal y una uniformada identificada como Natalia Cortés custodiaban un blindado que iba a retirar el dinero depositado en el banco ubicado en la Universidad Juan Agustín Maza, en calle Bombal de Guaymallén. En un momento los efectivos observaron la llegada repentina de varios vehículos.

De una Toyota Hilux, de un Fiat Palio y de dos Peugeot -un 504 y un 206- bajaron los sujetos que tenían como objetivo el camión de caudales. Los policías advirtieron la maniobra y abrieron fuego contra los delincuentes, sin embargo, ambos uniformados terminaron heridos.

La fatídica noche. /Archivo
La fatídica noche. /Archivo

A Correa le acertaron 10 balazos en el cuerpo, mientras que a su compañera le impactaron dos tiros. El hombre murió en el acto y la vida de la mujer no corrió peligro. Uno de los malvivientes fue lesionado en un hombro y al presentarse en el hospital Central quedó detenido como sospechoso.

Prófugo 12 años

El plan de los ladrones no se cumplió y debieron escapar sin robar nada. A tres días de la tragedia, la investigación tuvo avances importantes: arrestaban a tres acusados más y el caso se encaminaba a su resolución.

Semanas después, el por entonces fiscal Eduardo Martearena pedía la prisión preventiva de los imputados, pero Víctor García zafaría en esta medida.

El fiscal apeló la decisión y un juez de segunda instancia le dio la derecha, pero luego fue la defensa la que reclamó y el contrapunto llegó a la Suprema Corte. La Sala Penal ordenó la preventiva, aunque cuando lo fueron a buscar, García ya se había fugado.

Se mantuvo en la clandestinidad hasta diciembre de 2020, cuando finalmente lo capturaron y lo pusieron a disposición de la nueva fiscal del caso, la doctora Ríos. Desde entonces la pesquisa en su contra fue muy rápido, gracias a las pruebas que tenían los investigadores, entre ellas, la ubicación de su celular a través de las antenas, lo que lo puso en la escena del crimen esa noche, los llamados con otros miembros de la banda en los días previos y partes de la camioneta usada en el atraco que fueron encontradas en su casa.

El primer juicio

El 6 se septiembre de 2011, a tres años del asesinato de Eduardo Correa, fueron condenados Víctor Vargas y Darío Cantos. Ambos recibieron prisión perpetua.

Vargas es un ex policía que había estado en la mira por otros golpes resonantes. Uno de ellos fue el asalto en el banco Nación de Palmares, en 2004, y el otro fue un episodio que terminó con la vida del ex uniformado y custodio de Montemar, Enrique Flores, en 2006 en Ciudad. En las dos causas el acusado había sido absuelto.

Por su parte, Cantos fue el delincuente que resultó herido en el tiroteo en la Universidad Maza y su sangre quedó en la escena como prueba. En aquel debate hubo un tercer imputado que no tuvo sentencia ya que la fiscal de cámara, Susana García, optó por no pedir penas para él en los alegatos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA