Más allá de los tradicionales formatos de lectura

El estigma asociado a la lectura en dispositivos electrónicos no debería eclipsar el hecho de que, a través de estas plataformas, los jóvenes están nutriendo su amor por las letras. Lo crucial es cultivar el amor por la lectura, independientemente del formato.

Funiversity hace un uso inteligente de las tecnologías, para ofrecer espacios de formación que integran lo mejor del mundo digital (fuente: Funiversity)
Funiversity hace un uso inteligente de las tecnologías, para ofrecer espacios de formación que integran lo mejor del mundo digital (fuente: Funiversity)

En una era saturada de pantallas electrónicas y constantes cambios tecnológicos, la afirmación de que “los chicos de ahora no leen” resuena con fuerza. Sin embargo, mi experiencia coordinando talleres de lectura y escritura para adolescentes en diversas bibliotecas de la provincia desde 2017 me ha permitido desmentir esta falacia. Los más jóvenes no solo leen mucho, sino que lo hacen de maneras sorprendentes, a través de plataformas como Wattpad, cuyos usuarios pueden registrarse desde los 13 años y actualmente cuenta con más de 90 millones de participantes.

La clave para entender este fenómeno radica en comprender que en estos sitios, lejos de verse obligados a consumir determinados textos, los jóvenes pueden elegir aquellos de su preferencia. Seleccionan los temas que les apasionan y también los medios a través de los cuales consumen el lenguaje escrito. El libro en papel sigue siendo apreciado, pero en la actualidad, la lectura se expande hacia nuevos horizontes a través de dispositivos electrónicos como teléfonos y tabletas.

En ese sentido Wattpad y otras plataformas similares, con su formato accesible y la posibilidad de interactuar con los autores, han emergido como un bastión de la lectura juvenil. Con narradores mayoritariamente de su misma edad, los adolescentes encuentran en esta red un reflejo de sus propios dilemas y vivencias. La publicación y la interacción semanal se convierten en una experiencia dinámica, permitiendo a los escritores recibir comentarios y sugerencias para mejorar sus obras.

Pero, ¿cuál es la importancia real de estas nuevas formas de lectura? En primer lugar, actúan como una puerta de entrada a la literatura tradicional. Los comentarios en estos espacios indican que las personas se sienten inspiradas para aventurarse en historias más largas y complejas, reclamando su publicación en formatos tradicionales.

Además, estas plataformas estimulan la creatividad de los jóvenes, animándolos a producir sus propias narrativas y compartirlas con la comunidad. Desde la creación de fanfiction hasta la exploración de géneros y estilos únicos, los usuarios pueden desarrollar habilidades de escritura y expresar su originalidad de manera simple.

Los entornos digitales permiten a los autores subir las historias en entregas semanales, lo que se adapta a la velocidad de la vida moderna al tiempo que fomenta un compromiso constante con la escritura. La interacción directa con la comunidad se convierte en un componente esencial para el proceso creativo, ofreciendo retroalimentación inmediata que nutre el desarrollo de obras en curso a través de comentarios de los lectores. La escritura se convierte de esta manera casi en un proceso grupal en el que los lectores participan tanto como los autores.

La promoción en redes sociales adicionales como Facebook aumenta la visibilidad de las obras juveniles, consolidando la identidad de escritores emergentes. La gratuidad del acceso al material publicado democratiza la literatura juvenil, eliminando barreras económicas y construyendo una conexión directa entre escritor y audiencia.

Es importante señalar que la calidad de los textos puede variar, pero ahí es donde entra en juego nuestro papel como adultos. En lugar de criticar, debemos escuchar y guiar sin juzgar. La lectura, después de todo, es uno de los grandes placeres de la vida, y el trayecto lector de cada individuo se construye a través de sus propias experiencias vitales.

La orientación positiva puede ayudar a los más jóvenes a apreciar la diversidad de voces, mejorando de esta manera sus habilidades de lectura y escritura. No se trata de menospreciar lo que encuentran en línea, sino de fomentar una exploración que eventualmente pueda llevarlos a descubrir obras literarias más complejas.

El estigma asociado a la lectura en dispositivos electrónicos no debería eclipsar el hecho de que, a través de estas plataformas, los jóvenes están nutriendo su amor por las letras. Como adultos debemos comprender que la lectura evoluciona y se adapta a la realidad del entorno. Así, el inicio de un adolescente leyendo en línea no excluye la posibilidad de que, con el tiempo, se adentre en los clásicos literarios.

Alentemos la diversidad de opciones y reconozcamos que estas nuevas formas son puentes que conectan con la riqueza de la literatura. En última instancia, ¿qué importa si comienzan su viaje lector con una pantalla en lugar de papel? Lo crucial es cultivar el amor por la lectura, independientemente del formato.

Estos nuevos estilos actúan como puertas de entrada a la literatura tradicional y estimulan la creatividad juvenil. En lugar de juzgar debemos habilitar espacios en el que los adolescentes se sientan cómodos con sus elecciones de lectura y con la confianza suficiente para escribir sus propios textos y darlos a conocer al mundo. En definitiva, lo importante es que estemos allí para apoyar su viaje literario en un mundo digital en constante cambio.

* La autora es escritora. Tallerista. Docente especializada en alfabetización.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA