viernes 7 de agosto de 2020

Imagen Ilustrativa.
Opinión

Consideraciones sobre Portezuelo y el destrato a Mendoza

Hoy con todo el dolor del alma, viendo que a esta obra bajo revisión política y legal le convendría definir el mejor camino a seguir, propongo que la provincia desestime hacer Portezuelo, con fondos que son propios de la provincia y se destinen dichos fondos a otras obras de similar importancia para Mendoza.

Imagen Ilustrativa.

El motivo de la presente nota es el de comentar a funcionarios y a la comunidad, de algo que me sucedió en mi profesión de Ingeniero.

Siendo el año 1964, se me ofrece la posibilidad de ir a trabajar a la Provincia Eva Perón (hoy, La Pampa), como inspector de obras viales en la Dirección provincial de dicha provincia.

Para no abundar en comentarios, siendo encargado de inspección del tramo de la ruta 35, se me encomendó conseguir material pétreo (préstamo) para enripiar un tramo de la huella entre la entidad de Chacharamendi (un puesto) y 25 de mayo, para pasar con los equipos pesados necesarios para obras petroleras en esa localidad. Aclaro que, cruzando en balsa el río se llega a Catriel.

Obtenido ésto, se me informa que el Este provincial del río Colorado, ha decidido hacer un emprendimiento en 25 de mayo, para otorgar en una operatoria a los ciudadanos de la zona, parcelas de terrenos, con una vivienda y elementos para explotarlas, incluso riego, (los paisanos expresan que a ellos no les gusta trabajar la tierra como a los mendocinos, sino criar ganado).

Debido a causas que no vienen al caso, fuimos cesanteados cinco profesionales por denunciar por “coimero” al Presidente de Vialidad (arreglos para adjuntarle una obra a una empresa).

Volví a Mendoza, mi provincia y, pasado un tiempo, una empresa mendocina que había ganado una licitación en La Pampa para enripiar un tramo de camino que une la huella entre Catriel y Casa de Piedra, me contacta por mis conocimientos y experiencia en la zona ofreciéndome la representación de la Empresa, como Inspector de Obra (la misma que tenía en el pasado) a la cual , acepto. Una vez en 25 de mayo, se inicia la obra.

Tanto lo descripto anteriormente como el manejo pampeano de los recursos hídricos del río (Usina y futuro Dique en Casa de Piedra) emprendimiento para generar energía hidroeléctrica, obra que iba a ser inaugurada en esos días, con la presencia del Presidente Nacional, y que por defectos constructivos en la prueba para verificar su funcionamiento, en la cual se rompe en varias partes el canal que une la toma con la Usina, provocando el agua, daños en la estructura del edificio donde están las turbinas, motivo por el cual se tuvo que suspender la visita, se supone que nunca llegó a conocimiento de las autoridades provinciales de Mendoza. y mucho menos, se le exigió a La Pampa los estudios que sí le exigen a nuestra provincia en la actualidad.

Entonces, se aprecia que La Pampa, hizo esas obras (Usina y Casa de Piedra) sin comunicarla a las otras provincias que también son parte del COIRCO y que tampoco se beneficiaron con regalías.

Por lo tanto, hoy con todo el dolor del alma, siendo Ingeniero y viendo que a esta obra bajo revisión política y legal le convendría definir el mejor camino a seguir, propongo que la provincia desestime hacer la obra, con fondos que son propios de la provincia y se destinen dichos fondos por ejemplo para construir el dique Los Blancos en el río Tunuyán, que la empresa Ausini (española) prometía construir y hacer otro dique ya previsto al Oeste de Uspallata y/o invertir en una buena cantidad de viviendas y otras obras públicas que generarían muchos puestos de trabajo y consumo de insumos para la construcción. Y que en el caso que se decida cambiar el plan, se convoque a empresas constructoras, cooperativas y cámaras empresarias para que se proyecte en conjunto un nuevo plan salvatorio para todo el comercio y la industria.

Finalizando esta nota expreso mi grata sorpresa también al leer el artículo del día 10/07/20 publicado en el diario Los Andes con la entrevista al Dr. Miguel Mathus Escorihuela, un entendido en esta temática, al ver que sus dichos coinciden plenamente con lo que yo pienso y propongo también, dejando asentado que Mendoza no tiene que hacer Portezuelo del Viento con fondos propios y que la obra quede a disposición de las restantes provincias y de la Nación para su emprendimiento y que ello no implica renunciar a nuestros derechos sobre el caudal del río Colorado ni a los derechos territoriales sobre la cuenca del mismo.