Nostalgia en miniatura: las consolas retro volvieron para quedarse

Nintendo y Sony relanzaron a la venta sus otrora vedettes de los años ‘90, mientras que Sega quiere regresar con su afamada Génesis en 2019.

Nostalgia en miniatura: las consolas retro volvieron para quedarse
Nostalgia en miniatura: las consolas retro volvieron para quedarse

Mientras la PlayStation 4 domina el mercado, las empresas no sólo piensan en cómo adaptar los juegos al 4K (y más allá) sino en incluir a quienes alguna vez dedicaron miles de horas a su entrañable consola, hoy sumida en una caja llena de polvo, en el mejor de los casos. Y capitalizar la nostalgia siempre funciona, sino pregúntenle a Hollywood y su inversión asegurada en remakes, reboots, spin-offs y un largo etcétera que pulula por las distintas ventanas de exhibición.

"Pero el sombrero es nuevo", aquella frase tan citada de un clásico episodio de "Los Simpson", es la definición perfecta para explicar de qué van los lanzamientos de Nintendo, Sega y Sony. 

Con tecnología actual, relanzaron en versión miniatura las otroras vedettes de la tercera, cuarta y quinta generación: la NES (o el Family, como se conoció por estas tierras), la Súper Nintendo (SNES), la Sega Génesis y la PlayStation One. 

La mayoría de las consolas retro -la de Sega se lanzará en 2019- comparten atractivas cualidades. Cuestan menos de 100 dólares, incluyen dos joysticks calcados a los originales, tienen conexión HDMI, traen instalado un puñado de clásicos fichines -no requieren soplar cartuchos ni limpiar CDs- y ocupan la palma de la mano.

Dirán que se intenta volver a enamorar a los millennials pero, a fin de cuentas, ellos son los principales aportantes a las arcas de las grandes empresas de videojuegos de la actualidad. El efecto de las consolas retro va más allá y abraza a quienes ni siquiera habían nacido, pero por alguna referencia en la actual era de la nostalgia observan con anhelo a Pacman o Donkey Kong.

Nintendo fue pionera en el negocio de las consolas diminutas. Como la Wii U y la 3DS no habían funcionado como se esperaba, en 2016 la empresa de Mario Bros. quiso recuperar ganancias con el relanzamiento de su titán de 8 bits: la Nintendo Entertainment System (NES). La consola miniatura llegó a las tiendas a fines de 2016 y despertó el interés de quienes crecieron con videojuegos como The Legend of Zelda.

Pero, para darle cierto misticismo a la cuestión, Nintendo cesó la producción de la NES Classic Edition. No para enfocarse al 100% en la novedosa Switch, sino para redoblar la apuesta con la consola que protagonizó la guerra de los 16 bits contra la Sega Genesis: la Super Nintendo.


    NES Classic Edition
NES Classic Edition

Junto a la versión miniatura de la Super NES, disponible desde septiembre del año pasado, el gigante japonés relanzó la NES Classic Edition, que con su módico precio de 59 dólares superó en unidades vendidas a la PlayStation 4 (Sony) y a la Xbox One (Microsoft) en junio de 2018.

Como si los ‘90 nunca se hubieran ido, tanto la NES como la SNES ahora comparten espacio en los mostradores con las gigantes de la era actual de las consolas. Pero en breve van a tener que hacer lugar para otros dos competidores.

En diciembre próximo, Sony pondrá a la venta nuevamente la PlayStation One, su hitazo de fines de los '90 que cimentó su reinado. El retorno será en modo miniatura bajo el nombre de PlayStation Classic. Según lo anunciado, la renovada PlayStation One incluye 20 juegos precargados, entre ellos Final Fantasy VII, Tekken 3 y R4: Ridge Racer Type 4.

Pesa solamente 170 gramos y es 80 % más pequeña que el primer modelo lanzado en 1995. A la espera de su disponibilidad efectiva, ya hay ciertas críticas que apuntan a, principalmente, la imposibilidad de agregar más juegos y a la ausencia de la sagrada memory card.

Sega, en espera

Si bien la Súper Nintendo la superó en cuanto a tecnología y ventas, la Sega Génesis fue la favorita durante la guerra de los 16 bits, en especial, en nuestro país. Pero ni la Saturn ni la Dreamcast (sus sucesoras) lograron replicar su éxito, por lo que la empresa creadora de Sonic se vino abajo y en los últimos años prefirió enfocarse en la programación y al desarrollo de máquinas recreativas. Pero claro que no se iba a quedar afuera del negocio de las consolas retro.

La excusa perfecta fue el 30° aniversario del lanzamiento de la primera Génesis, por lo que el anuncio en mayo pasado entusiasmó a quienes crecieron con Sonic o quedaron fascinados con las fatalities en los primeros Mortal Kombat. No obstante, según la empresa, la demanda de la máquina fue tan grande, especialmente fuera de Asia, que decidió retrasar la fecha de salida a 2019 para asegurar que haya unidades disponibles para todo el mundo.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA