martes 20 de abril de2021

El uso de las VPN creció exponencialmente por el teletrabajo ya que garantiza conexiones seguras pero también para aquellos que buscan navegar por internet de forma privada.
Muy Tecno

Qué es una VPN, para qué sirve y por qué conviene instalarla

No es un servicio nuevo pero en la pandemia tuvo un resurgimiento. Se puede utilizar tanto en la PC como en el celular y hay opciones gratuitas y de pago. Sin embargo, no todo es ventaja.

El uso de las VPN creció exponencialmente por el teletrabajo ya que garantiza conexiones seguras pero también para aquellos que buscan navegar por internet de forma privada.

La sigla suena familiar para muchos pero no todos saben qué es. Una VPN es una Red Privada Virtual o, lo que es lo mismo, una Virtual Private Network (VPN). El significado es bastante clarificador pero poco entendible para muchos potenciales usuarios. Durante la pandemia, el uso de las VPN creció exponencialmente por el teletrabajo ya que garantiza conexiones seguras pero también para aquellos que buscan navegar por internet de forma privada ¿Cómo? Eso explicaremos ahora.

Cómo funciona

Una Red Privada Virtual permite que un dispositivo pueda conectarse a internet a través de redes públicas o compartidas pero de forma privada y virtual. Para ser más claros pondremos un ejemplo: un teléfono o PC se conecta a un proveedor de internet y éste nos conecta con los sitios web por dónde navegamos. O sea, sabe a qué sitios accedemos y dejamos una huella allí. Sin embargo, con una VPN esa conexión cambia y nuestra computadora o celular se conecta con el proveedor de internet pero de allí va a la VPN, que es la que se conecta con la web. Esto hace que el proveedor de internet sepa que estamos conectados pero no puede ver adónde porque la VPN filtra esa información. Nuestra dirección IP, que es como el DNI de nuestros dispositivos, cambia y se muestra la dirección IP de la VPN, lo que hace más difícil rastrearnos. Esa es la razón por la que es una herramienta utilizada por las empresas para garantizar seguridad y evitar filtraciones. Fuera del ámbito laboral, las VPN se han vuelto populares porque permiten evadir filtros de localización y se pueda acceder a contenido o servicios que están restringidos en el país.

Para qué sirve una VPN

Teletrabajo

Ya hemos dicho que principalmente sirve para el ámbito laboral porque permite conexiones seguras y no sólo nos referimos a internet. Una VPN hace posible acceder a la red interna de una empresa de manera virtual. Por lo general, en una empresa todos los dispositivos están conectados a una red privada para comunicarse entre sí en un mismo espacio físico. Lo que hace la VPN es que permite sumarse simulando ser parte de esa red pero de forma remota. Aunque parezca obvio, la única VPN que permite esto es la que provee la empresa, ya que necesita una autorización para acceder a esa red interna.

Acceder a contenido restringido en tu región

En la época pre pandemia una VPN era la favorita de los viajeros. Permitía ocultar la ubicación geográfica desde donde se compraba un pasaje de avión y explorar los distintos precios de vuelos simulando la compra desde distintos países hasta encontrar el más barato. Con el turismo en caída, la VPN sirvió para diversificar el entretenimiento en el hogar al permitir acceder a servicios de streaming que no existen en el país como HBO Max, Hulu o Filmin o ver el catálogo de Netflix de EEUU, que es más amplio que el que hay en Argentina. También se puede usar para ver contenido en YouTube bloqueado por la restricción geográfica. La red VPN permite hacerle creer a un servidor de internet que estamos en EEUU, España o Australia para que nos de acceso al contenido de esos países.

Acceso seguro a redes públicas

En el caso de los teléfonos móviles, una VPN ayuda a reforzar la seguridad cuando nos conectamos a un WiFI público o desconocido. La red VPN permite cifrar el contenido que entra o sale del celular y eso resguarda la privacidad y previene el robo de datos personales. No infalible pero le da una capa extra de seguridad al uso en lugares donde no sabemos qué tan expuesta está nuestra información privada.

Para qué no sirve

Ser anónimo en la red

Tener una red privada y segura no significa ser anónimo. Aunque el IP identificado al navegador sea el de la VPN y no el nuestro esto no significa que no pueda ser rastreado hasta saber quién lo está usando. Aunque la VPN ofrezca un servicio seguro no significa que sea infalible o indetectable. Además los datos de identificación de un usuario están en la VPN y ya sea por requerimiento oficial o por piratería, hay muchas herramientas que pueden acceder a esa información.

Mejorar la velocidad de internet

Hay un mito que es explotado por algunos servicios de VPN para prometer mayor velocidad de navegación si se los contrata. Los expertos aclaran que no hay que dejarse engañar por la premisa ya que es técnicamente una mentira. Si un usuario tiene un servicio de internet de 30MB en su hogar y una marca de VPN le promete 100MB no podría usarlo. El servicio VPN no permite mejorar el plan que tenemos contratado con un proveedor y hasta en muchos casos, la VPN hasta ralentiza un poco nuestra conexión.

Navegar por donde quiera

Aunque una VPN puede brindar seguridad, ocultar tu IP y falsear tu ubicación no es garantía de que podrás acceder a todos los sitios que quieras. Así como hay una amplia oferta de servicio VPN gratuitos y de pago, también hay una gran cantidad de herramientas para detectar una VPN y bloquearla. Es verdad que facilitan la navegación por internet pero no todas las VPN son iguales y no todas pueden acceder a todos lados.

Cómo conseguir una VPN

Tener una VPN no es esencial e instalarla es una decisión personal. En internet hay varias opciones gratuitas y pagas. También hay varias marcas conocidas y muchas aparecen en publicidades cuando navegamos. Lo mejor es mirar recomendaciones de sitios especializados y ver qué servicio ofrece cada una.

Gratis vs. Pago

Este dilema no es exclusivo de las VPN pero funciona igual que en otros ámbitos: hay servicios gratuitos y otros de pago. Todos hacen más o menos lo mismo pero la diferencia esencial no está en el precio sino en la seguridad. Los servicios gratuitos tienen que tener ganancias por algún lado y el dinero viene por el lado de la publicidad que se incluye cuando un usuario lo utiliza. Los expertos en seguridad informática señalan que muchos de los servicios gratuitos, además de invadir con anuncios, pueden ser fácilmente hackeados para obtener información privada de un usuario. En tanto, las VPN de pago son servicios en los que podemos pedir asistencia si falla o reclamar reembolsos si no son lo que necesitamos. También suelen ser un poco más seguros porque constantemente se actualizan para reforzar su seguridad.