Pensó que había pisado una piedra pero lo había picado por el “pez más venenoso del mundo”

Un pez piedra. Foto: Web
Un pez piedra. Foto: Web

Adam Clancy trabajaba como fotógrafo en una playa australiana cuando puso su pie sobre un extraño pez. Sin embargo, al mostrarle a su amigo las imágenes del animal se llevó una mala noticia.

Un joven pisó sin querer a un pez mientras trabajaba en el agua y luego se enteró de que se trataba de uno de los más venenosos del mundo. A pesar del contratiempo, pudo mantener la calma, tienendo que soportar las consecuencias del pinchazo de la criatura marina en su pie. Su historia se volvió viral.

Adam Clancy es un fotógrafo y pintor que vive en Australia. Una noche, a fines de abril, el hombre se encontraba sacando fotos en una playa de su país cuando empezó a caminar por el agua -la marea estaba baja- y sintió que acababa de pasar por encima de algo.

Adam agarró su cámara y consiguió sacarle una foto al pez. Foto: Web
Adam agarró su cámara y consiguió sacarle una foto al pez. Foto: Web

A continuación, Adam miró hacia abajo y descubrió que había pisado por accidente a un animal. Enseguida, agarró su cámara y consiguió sacarle una foto, justo antes de que desapareciera de lugar. Después de unos segundos, le mostró la imagen a un amigo que lo acompañaba.

La mala noticia

“Él me avisó: ‘Eso es un pez piedra’. Entonces, yo le pregunté: ‘¿Necesito atención médica?’. Y él me contestó que sí”, explicó por medio de un video que recorrió las redes sociales. En aquel instante, tras tomar conocimiento de su situación, Adam se preocupó por su trabajo.

Adam Clancy, fotógrafo. Foto: Web
Adam Clancy, fotógrafo. Foto: Web

“‘¿Quién va a seguir sacando las fotos? Tengo que continuar con mi trabajo’, le dije a mi amigo. Y él me respondió: ‘No te preocupes por eso, hermano. Ahora estás a punto de padecer mucho dolor’”, recordó al respecto a través de su su cuenta @adamxclancy.

Qué es un pez piedra

Los peces piedra se encuentran en todas las aguas costeras poco profundas del norte de Australia, informó en su página web el museo local Queensland Museum, dependiente del gobierno homónimo. Además, estos animales se hallan en las zonas costeras de la región del Indo-Pacífico.

“El pez suele permanecer inmóvil, a menudo parcialmente enterrado en el suelo marino y perfectamente camuflado entre el coral circundante, el arrecife rocoso, escombros o las plantas acuáticas. Tiene 13 fuertes y afiladas espinas en la aleta dorsal que están contenidas dentro de una vaina de piel gruesa”, afirmaron desde el museo.

Pez piedra. Foto: Web
Pez piedra. Foto: Web

“En la base de cada espina hay dos glándulas de veneno que descargan su contenido a lo largo de conductos en la espina. Cuando se lo molesta, el pez erige sus espinas, pero mantiene su posición en el suelo. Los pinchazos suelen producirse en los pies de los nadadores (...)”, agregaron.

Con respecto a las consecuencias del pinchazo, indicaron que el dolor es insoportable y puede durar varios días. “Puede producirse parálisis muscular, dificultades respiratorias, shock y, a veces, insuficiencia cardíaca y muerte”, advirtieron en su sitio web.

Qué pasó con Adam

Después de sufrir el pinchazo, Adam se dirigió a la casa de su amigo, quien decidió poner su pie -a esta altura de la noche ya lo tenía muy hinchado- en un balde con agua “muy caliente” para “neutralizar el veneno”.

“Esperamos a que llegaran los paramédicos. Cuando arribaron, me hicieron un chequeo médico y controlaron mis signos vitales por una hora. Además, añadieron agua caliente al balde”, aseveró el australiano, consultado por la revista Newsweek.

Según comentó Adam, el veneno impactó en su cuerpo, aunque pudo aguantarse el dolor penetrante. “Tengo una alta tolerancia al dolor y creo que preocuparse en esas situaciones empeora el cuadro”, aseguró al mismo medio.

El dolor del pinchazo es insoportable y puede durar varios días. Foto: Web
El dolor del pinchazo es insoportable y puede durar varios días. Foto: Web

“Los paramédicos me dijeron que la mayoría de las personas, en mi mismo caso, entran en shock y se desmayan por el intenso dolor”. relató @adamxclancy. Sin embargo, afirmó que a él no le sucedió.

“Los médicos me ofrecieron tomar potentes analgésicos, pero me negué. Me tomé un vaso de vino y dos de whisky. Aparentemente soy el tipo más tranquilo frente a un dolor agónico”, reveló.

“Volví a trabajar al día siguiente y estuve cojeando de ese pie durante tres semanas”, añadió. Sin embargo, advirtió: “No se debe hacer lo que yo hice (N del R.: no tomar medicamentos y no ir al hospital para controles más exhaustivos)”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA