Harry y Meghan alquilan su mansión: cuesta 700 dólares por hora y piden exigentes requisitos

Al dejar Reino Unido, la pareja compró la casa por casi 15 millones de dólares.
Al dejar Reino Unido, la pareja compró la casa por casi 15 millones de dólares.

El “castillo” tiene nueve habitaciones, 16 baños, un spa, una gran casa de huéspedes, un cine y un gimnasio, entre otras cosas. Ofrecen su casa como locación para producciones de fotos y filmaciones cuando ellos están de viaje.

El príncipe Harry y Meghan Markle decidieron poner en alquiler su mansión para rodajes cuando ellos no estén en Montecito, Estados Unidos. El hogar del príncipe Harry y su esposa se encuentra disponible en el sitio giggster.com, que se especializa en la industria audiovisual.

Al dejar Reino Unido, la pareja compró la casa por casi 15 millones de dólares. El “castillo” tiene nueve habitaciones, 16 baños, un spa, una gran casa de huéspedes, una biblioteca, una sala de juegos, un cine y un gimnasio. En el exterior cuenta con una cancha de tenis, pileta y un rosedal. Cada rincón de la casa parece un perfecto encuadre para producciones de fotos o filmar series y películas.

Al dejar Reino Unido, la pareja compró la casa por casi 15 millones de dólares.
Al dejar Reino Unido, la pareja compró la casa por casi 15 millones de dólares.

Ofrecida como un lugar exclusivo, los duques de Sussex piden nada más y nada menos que 700 dólares por hora para alquilar la propiedad, con un contrato mínimo de 10 horas. Una vez en el interior de la mansión, se deben seguir algunas reglas estrictas; por ejemplo, no se puede cocinar o fumar.

También está prohibido beber alcohol y llevar animales. Por otro lado, el equipo de filmación no puede sobrepasar los 15 miembros. Sin embargo, la condición más sorprendente para usar el hogar de Meghan y Harry como locación es que no se permite filmar escenas eróticas.

Al dejar Reino Unido, la pareja compró la casa por casi 15 millones de dólares.
Al dejar Reino Unido, la pareja compró la casa por casi 15 millones de dólares.

La vivienda que Markle y el príncipe adquirieron en 2020 está ubicada sobre una calle sin salida en un vecindario conocido por su máxima privacidad. La construcción está distribuida en dos plantas y un sótano, y ocupa un terreno de 1600 metros cuadrados. Además de la piscina, el exterior -desde donde se puede contemplar el mar y las montañas- cuenta con varios jardines, patios, un estanque y un parque de juegos infantiles.

Una fuente cercana a la pareja le informó al MailOnline que el príncipe Carlos, el padre de Harry, abrió la billetera para ayudar a financiar la compra: “Carlos siempre estuvo dispuesto a ayudar y esta vez metió la mano en el bolsillo Es un padre devoto de sus dos hijos y siempre que pueda ayudarlos lo hará”. Además, según el sitio Vanitatis, los 15 millones de dólares que costó fueron una ganga debido a que, en su momento, estuvo a la venta por casi 50 millones.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA