El iceberg más grande del mundo se pone en movimiento tras estar más de 30 años encallado

Se llama A23a y está en la Antártida. Esta inmensa placa de hielo tiene una superficie de casi 4.000 kilómetros cuadrados y se encamina en el “callejón del iceberg”, con posibles consecuencias a los animales de ese hábitat pero con un destino más afortunado que el “Titanic”.

El iceberg A23a se desplaza tras 30 años atrapado en el fondo del océano. Foto: Clarín
El iceberg A23a se desplaza tras 30 años atrapado en el fondo del océano. Foto: Clarín

El iceberg más grande del mundo está en movimiento después de más de 30 años atrapado en el fondo del océano. Se trata del “A23a”, que se separó de la costa antártica en 1986 pero rápidamente encalló en el mar de Weddell, convirtiéndose, esencialmente, en una isla de hielo.

De acuerdo a una comparación que realizó hoy la BBC, con una superficie de casi 4.000 kilómetros cuadrados, es más del doble del tamaño del Gran Londres. Es más, para notar la inmensidad del A23a, cabe mencionar que la Ciudad de Buenos Aires tiene 203 kilómetros cuadrados, mientras que la Ciudad de Mendoza abarca 54 kilómetros cuadrados.

El iceberg más grande del mundo desde el espacio. Foto: Clarín
El iceberg más grande del mundo desde el espacio. Foto: Clarín

Según informó Clarín, ahora el iceberg está a punto de derramarse más allá de las aguas antárticas.

El ESPESOR DEL GRAN COLOSO

Es indudable que el A23a es un verdadero coloso, ya que no es sólo su anchura lo que impresiona. Esta placa de hielo tiene unos 400 metros de espesor. A modo de comparación, el London Shard, el rascacielos más alto de Europa, mide apenas 310 metros de altura.

Cabe destacar que el A23a fue parte de un brote masivo de témpanos de la plataforma de hielo Filchner del Continente Blanco. En aquel momento albergaba una estación de investigación soviética, lo que ilustra cuánto tiempo hace que se produjo su nacimiento.

La ubicación del iceberg A23a. Foto: Clarín
La ubicación del iceberg A23a. Foto: Clarín

En ese marco, Moscú envió una expedición para retirar el equipo de la base Druzhnaya 1, por temor a que se perdiera. Pero el iceberg tabular no se alejó mucho de la costa antes de que su profunda quilla lo anclara rígidamente al lodo del fondo de Weddell.

“LLEGÓ EL MOMENTO”

Tras más de 30 años encallado y ahora de nuevo en movimiento, el experto Andrew Fleming, de la British Antarctic Survey, detalló a la BBC que él mismo preguntó a un par de colegas si pudo haber algún cambio de temperatura en las aguas que lo hubiesen provocado “pero el consenso fue que simplemente había llegado el momento”.

El iceberg más grande del mundo se puso en movimiento. Foto: Clarín
El iceberg más grande del mundo se puso en movimiento. Foto: Clarín

Estaba encallado desde 1986 pero con el tiempo iba a perder tamaño de manera suficiente como para perder agarre y empezar a moverse. Detectamos el primer movimiento en 2020″, explicó el profesional. Aun así, en los últimos meses, el A23a ha sido empujado por los vientos y las corrientes, por lo que ahora está pasando por la punta norte de la Península Antártica.

Como la mayoría de icebergs del sector de Weddll, el A23a será, casi con toda seguridad, expulsado a la Corriente Antártica Circumpolar. Dicho desplazamiento lo arrojará hacia el Atlántico Sur en un camino que se ha convertido en una especie de “callejón del iceberg”.

De iceberg a isla de hielo. Foto: Clarín
De iceberg a isla de hielo. Foto: Clarín

Ante esto, los científicos seguirán de cerca el progreso del A23a, ya que si encalla en el sur de Georgia podría ocasionar problemas para los millones de focas, pingüinos y otras aves marinas que habitan la isla, pues su gran tamaño alteraría a estas especies. Además, el gran volumen del A23a podría alterar las rutas normales de alimentación de los animales, impidiéndoles alimentar adecuadamente a sus crías.

SIN TITANIC Y CON FINAL FELIZ

Sería un error pensar que los icebergs son simplemente objetos de peligro como ocurrió con el Titanic y en la forma en que Hollywood suele presentar a estos gigantes del mar. En realidad, hay un reconocimiento creciente de su importancia para el medio ambiente en general. Y es que el A23a tiene su final anunciado: se derretirá como ocurre con todos los icebergs, lo cual es bueno.

La placa de hielo tiene unos 400 metros de espesor Foto: Clarín
La placa de hielo tiene unos 400 metros de espesor Foto: Clarín

Entrando en detalle, a medida que estos grandes icebergs se derriten, liberan el polvo mineral que se incorporó a su hielo cuando formaban parte de los glaciares que raspaban el lecho rocoso de la Antártida. Este polvo es una fuente de nutrientes para los organismos que forman la base de las cadenas alimentarias de los océanos.

“En muchos sentidos, estos icebergs dan vida; son el punto de origen de mucha actividad biológica”, señaló la Dra. Catherine Walker, del Instituto Oceanográfico Woods Hole, que nació el mismo año que A23a. “Me identifico con él; siempre ha estado ahí para mí”, concluyó Walker.

SEGUÍ LEYENDO:

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA