A 20 años de la Copa América que (también) estuvo a punto de suspenderse y de la que Argentina no participó

A 20 años de la Copa América que (también) estuvo a punto de suspenderse y de la que Argentina no participó
La Selección Argentina, dirigida por Marcelo Bielsa y con un excelente andar en las Eliminatorias, decidió no participar de la Copa América Colombia 2001 dado el conflicto social, los atentados y los secuestros perpetrados por las FARC.

En julio de 2001, luego de varias idas y vueltas y hasta amenazas de suspensión, se disputó la Copa América en Colombia. El clima social y la tensión con las FARC pusieron en duda el torneo, que también estuvo a punto de jugarse en Brasil. La Selección Argentina decidió no participar. A 20 años de esta copa, el torneo continental -que comienza este domingo- otra vez está rodeado de dudas.

“Sentir que es un soplo la vida, que 20 años no es nada…”

Lo cantó Gardel en el tango “Volver”; lo demuestra a diario la vida misma. ¡Cómo, entonces, no se va a aplicar al fútbol, que es parte –fundamental, guste o no- de la vida! Entre el 11 y el 29 de julio de 2001, en Colombia, se jugó la última Copa América de fútbol que estuvo rodeada de escándalos, idas y vueltas y que –como un déjà vu de lo que se vive desde hace ya varias semanas- estuvo a punto de no jugarse.

La selección de Colombia ganó su único título oficial en 2001, en la Copa América disputada en su país y que estuvo a punto de no disputarse.

Sin embargo, y como es casi un hecho que ocurrirá con la edición de este año en Brasil –que comenzará este domingo-, hace 20 años la Copa América finalmente se jugó en Colombia. El país anfitrión fue campeón (su único título oficial en la historia) y tuvo una particularidad que golpeó de cerca a los argentinos: la Selección Argentina decidió no participar. La renuncia se oficializó apenas dos días antes del inicio del certamen; y tuvo que ver con la convulsionada situación social y política que se vivía en el país cafetero.

En 2001 no fue una pandemia la que hizo tambalear a la Copa América hasta último momento. O, mejor dicho, no fue una pandemia sanitaria vinculada a un virus (como ocurre actualmente con el Covid-19), sino que se trató de una pandemia social que azotó a Colombia durante varias décadas, y cuyos síntomas y consecuencias se respiraban por aquel entonces en la tensa atmósfera: el conflicto entre el Gobierno colombiano y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) había recrudecido. De hecho, en enero de 2001, un coche bomba explotó frente a un shopping en la ciudad de Medellín; dejando un saldo de 7 muertos y más de 100 heridos. Este hecho fue crucial en la decisión final de la AFA de no participar de la Copa América: Medellín era la sede del grupo que integraba Argentina.

La Selección Argentina, dirigida por Marcelo Bielsa, decidió no participar de la Copa América 2001. Hubo una seguidilla de atentados entre mayo y junio, a días de que comenzara el certámen.

Seguidilla de atentados

El mencionado ataque que tuvo lugar el 11 de enero frente al centro comercial El Tesoro, fue el primero perpetrado por las FARC en medio de una tensa negociación para arribar a un acuerdo de paz entre el grupo guerrillero y el Gobierno de Colombia, por aquel entonces con Andrés Pastrana como presidente. Pero no fue el único.

Dos meses antes del inicio de la Copa América –que se dirimía entre su realización y su suspensión-, el 4 de mayo de 2001 hubo un atentado similar en Cali. Concretamente fue frente al Hotel Torre, y 30 personas resultaron con lesiones. El detalle es que en el mencionado hotel se encontraban las oficinas de la organización de la Copa América 2001; por lo que el mensaje era claro: el ataque iba, también, contra la organización de este evento en un país en el que las urgencias pasaban por otro lado.

Mayo terminó con otros 4 atentados, y una tensión creciente: uno el 19 –en el Parque Lleras, de Medellín; con 8 muertos y 100 heridos-; y 3 en simultáneo en Bogotá, el 26 de mayo, con un saldo de 4 muertos y 20 heridos.

La propia Conmebol no pudo desentenderse del tema y hasta puso en duda la realización de la Copa América. Pero el Gobierno colombiano no quería suspenderlo bajo ningún punto de vista; tanto que –en una medida de marketing sin precedentes y que intentó ser un mensaje político y social-, Pastrana anunció que la Copa América 2001 se llamaría “La Copa de la Paz”.

“Los colombianos vamos a cambiar bombas por goles”, prometió Pastrana el 5 de junio de 2001, mismo día en que la comitiva colombiana viajaba a Asunción (Paraguay), a la sede de la Conmebol, a confirmar la sede de Colombia y la realización de la competencia.

The show must go on…

El secuestro que complicó más las cosas

La voluntad política de Pastrana y de todo el Ejecutivo colombiano era realizar la Copa a como dé lugar. Pero, evidentemente, las intenciones de las FARC eran contrarias; y lo dejaron en claro con un nuevo –y preocupante- mensaje: el 25 de junio, a dos semanas del inicio de la competencia, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia secuestraron al vicepresidente de la Federación Colombiana de Fútbol. El funcionario estuvo cautivo dos días, pero fueron suficientes para que –una vez más- la sede de Colombia tambaleara. Y, al igual que ocurrió con la edición 2021, Brasil aguardaba agazapado la suspensión de la Copa para ofrecerse como sede alternativa. “Quitarnos la Copa América es el peor atentado”, declaró –con una marcada emoción y sobreactuación- el mismísimo por entonces presidente de Colombia.

En la previa de la Copa América 2001, las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas y el Gobierno de Colombia llevaban adelante negociaciones por la paz. Mientras tanto, se sucedían los atentados y secuestros. (AP/Archivo).

Con los intereses políticos pujando, y una Conmebol que ya era un hervidero; Colombia fue ratificada como sede de la Copa América 2001. No obstante, se pospuso que se postergue para el 2002. Claro que ese año siguiente tenía reservado el evento más importante del ámbito futbolístico internacional: la Copa del Mundo Corea – Japón; aquella que contó con la olvidable participación de la Argentina de Marcelo Bielsa, que fue eliminada en primera ronda.

En pocas palabras, la Copa América debía jugarse sí o sí en 2001, en los plazos previstos inicialmente; y con Colombia como sede. No fueron la estabilidad social en aquel país ni las garantías de que se dispute en total armonía en ese contexto tan agitado lo que definió la confirmación de la copa tal y como estaba prevista desde el principio; sino que fue la herramienta de presión tácita y omnipresente, esa que –aunque no la veamos- siempre está: la televisación y los patrocinadores terminaron por inclinar la balanza para que la Copa América sea en 2001, y en Colombia.

La baja de Argentina

Aunque recién el 5 de julio se confirmó definitivamente que la Copa América comenzaría 6 días después, la AFA había decidido que la Selección Argentina no dispute el certamen a fines de junio. En esta decisión jugó un rol fundamental la carta anónima con amenazas que había llegado al consulado argentino en Bogotá el 27 de junio. Y aunque Pastrana, que para ese entonces ya obraba más como presidente de la Confederación Colombiana de Fútbol y como autoridad de la Conmebol, que como presidente colombiano, intentó negociar con el Gobierno de Argentina para rever esta decisión; el por entonces presidente de la AFA, Julio Humberto Grondona, se mantuvo firme en su decisión de no participar. La confirmación oficial de la baja de la celeste y blanca se conoció el 9 de julio de 2001, dos días antes del inicio de la Copa.

El ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana (1998 - 2002) insistió en que la Copa América 2001 se juege en Colombia. La bautizó "La Copa de la paz" y dijo que si les quitaban el certamen "era el peor secuestro" para los colombianos. Foto: Twitter @AndresPastrana_

Argentina no fue la única selección que se bajó: la misma decisión adoptó Canadá. Y las selecciones de Costa Rica (por los norteamericanos) y de Honduras (por Argentina) fueron los combinados que ocuparon los dos lugares vacantes. La participación hondureña fue histórica ya que, entre otras cosas, eliminó a Brasil tras derrotarlo 2 a 0.

En lo estrictamente futbolístico, Colombia –con grandes figuras como Óscar e Iván Ramiro Córdoba, y como Víctor Hugo Aristizábal (goleador de la Copa) en su equipo- se lució como el mejor equipo del torneo. La final la ganó el equipo local, 1 a 0 a México; con gol del ex defensor de San Lorenzo y del Inter de Italia, Iván Córdoba.

A 20 años, otra vez las dudas

Este domingo, 13 de junio de 2021, con el partido entre Brasil y Venezuela comenzará la Copa América 2021. Este certamen debería haberse disputado en 2020 en Argentina y Colombia (sedes compartidas). Sin embargo, la pandemia de Coronavirus llevó a que sea reprogramada para este año.

La sede también fue modificada, teniendo en cuenta la idea inicial. Y es que, al igual que hace 20 años, el clima social en Colombia no es el mejor en la actualidad; y las revueltas populares están al orden del día. Tras varias idas y vueltas, finalmente se decidió eliminar a Colombia como una de las sedes. Y hasta hace unas semanas, la realización de la Copa América iba a tener como única plaza a Argentina; con Mendoza y el Estadio Malvinas Argentinas como uno de los escenarios.

Sin embargo, a principios de junio; la Conmebol anunció que la Copa América 2021 tampoco se disputaría en Argentina, dada la situación sanitaria por la segunda ola de contagios de Covid-19. Y, para sorpresa de propios y ajenos, confirmó que el certamen futbolístico continental se jugaría en Brasil (uno de los países con más contagios de Coronavirus a nivel mundial).

En Brasil, los ciudadanos siguen en contra de la disputa de la Copa América en el país. (AP)

A diferencia de lo ocurrido hace 20 años, esta vez a la Conmebol no le tembló la mano para modificar, no una, sino dos veces las sedes y planificación inicial de la Copa América. El detalle es que, incluso con la confirmación de Brasil como única sede, las dudas no dejan de aflorar. Este miércoles, la Confederación Brasileña de Fútbol confirmó que la selección verdeamarelha disputará el torneo –había trascendido que los jugadores no querían hacerlo en medio de la pandemia-; mientras que a comienzos de esta semana la Corte Suprema de Justicia del país vecino también puso en duda que se vaya a disputar el campeonato en aquel país. Pero, al igual que Pastrana en 2001, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, parece estar dispuesto a que la copa se juegue en Brasil “sí o sí”.

Argentina confirmó que participará en la Copa América en Brasil

A 5 días del inicio de la Copa –según el calendario oficial-, por ahora la Copa América se jugará en Brasil. Aunque algunas selecciones, como es el caso de Argentina, ya anunciaron que no concentrarán ni tendrán sus búnkers en Brasil; sino que hará “campo base” en Argentina y viajará al país vecino solamente para disputar los partidos de la Copa América. Todo esto como medida de prevención ante la alta cantidad de contagios de Covid-19 en Brasil.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA