Tallarín y Tutuca, el dúo artístico que conquista Maipú: “Nos unimos por amor al arte del clown”

Jeremías Navarro (26) y Darío Fontana (30)  son mejor conocidos como Tallarín y Tutuca y el clown es su pasión.
Jeremías Navarro (26) y Darío Fontana (30) son mejor conocidos como Tallarín y Tutuca y el clown es su pasión.

Se conocieron hace 20 años y hoy trabajan entreteniendo públicos de todas las edades. Destacan su trabajo en los semáforos y la actitud de quien tienen enfrente.

Si se trata de contagiar alegría y entretener a un gran público, en Maipú se habla de Tallarín y Tutuca. El divertido dúo de artistas callejeros charlaron con Los Andes y dieron a conocer su historia y proyectos futuros.

Jeremías Navarro (26) y Darío Fontana (30) se conocieron hace más de 20 años en un barrio de Luzuriaga, Maipú y, luego de varios años, los intereses los unieron al punto de hacerse inseparables. Jeremías fue iniciado en el malabarismo por su hermano y tiempo después fue el maestro que le transmitió los trucos a Darío. Ambos jóvenes coinciden que su hermandad surgió “por amor al arte del clown”.

Junto a dos amigos más formaron lo que en un primer momento fue “Los secuaces de la risa” y el semáforo fue su gran escenario. Tras algunos años de compañía, la organización y planificación se vió dificultada por la cantidad de integrantes del grupo y así surgió “Tallarín y Tutuca” hace cuatro años.

“Empezamos siendo solo payasos cuando otros artistas nos enseñaron a reirnos de nuestros errores”, comenta Dario “Tutuca” haciendo referencia a que su trabajo es diferente a un malabarista que intenta llegar a la perfección.

“Somos lo que somos gracias a todos los artistas de Mendoza que nos acompañan siempre, nos ayudan a capacitarnos y a conseguir trabajos también. Les agradecemos por lo que somos y adonde hemos llegado”, aseguran ambos payasos.

Quiénes son y qué entretenimiento brindan a su público

Darío comentó sus pasos por algunos eventos y formaciones relacionadas a personas con discapacidad. Siguiendo esta linea detalló: “Yo me llamo Tutuca porque así me bautizó un chico con discapacidad en un show que presentamos hace años”

Por su lado, Jeremías confesó que lo suyo fue una profunda identificación: “Yo me llamo Tallarín porque así lo sentí, me identifique con la palabra luego de ver una publicidad”.

Ambos hacen hincapié en que se identificaron con sus respectivos nombres una vez que vieron el apoyo y aliento de la gente. Además, destacan que cuentan con vestuario, maquillaje, escenario, musicalización y presentación propia. “Si nos presentamos en el semáforo seguimos siendo Tallarín y Tutuca porque la gente así nos identifica y estamos metidos en el personaje” confiesa Jeremías.

Los shows que presentan están ambientados en un circo y cuentan con malabares, fuego, magia, equilibrio, chistes y juegos didácticos con la gente. Se han presentado en eventos infantiles, cumpleaños de 15 y casamientos, por lo que consideran que “Es un show allegado al publico, queremos brindar compañía”.

La experiencia de trabajar en un semáforo

Aunque ambos artistas destacan que han tenido más experiencia trabajando en eventos privados, consideran sumamente importante su constante paso por los semáforos. “Trabajar en semáforo nos ayudó a persuadir a la gente porque llegan metidos en su mundo y nosotros en 30 segundos intentamos desconectarlos de eso y sacarles una sonrisa” comenta Darío.

Además, consideran importante insistir en la necesidad de que el público efímero del semáforo cambie su postura frente a los artistas callejeros: “La gente no entiende que uno se muestra enfrente para hacer algo de corazón y provocar felicidad en el otro”.

Debido a algunos malos ratos que han presenciado cuando trabajan en los distintos semáforos de Maipú, piensan que “algunas personas deberían perdonarse por sus temas y también llenarse de empatía por quienes están enfrente”.

El challenge de Tallarín y Tutuca

“Todavía no tenemos noción de a la cantidad de personas a las que hemos llegado porque nos autoexigimos y queremos llegar más lejos”, asegura Jeremías. Además, su compañero comentó que su gran meta como artistas es formar un equipo en el que cada uno tenga su propia función para “poder llevarle a la gente un show mucho mejor”.

Sus redes sociales han ayudado en la publicidad de los servicios de entretenimiento que prestan, como así también el reparto de tarjetas y stickers. “Empezamos a pegar stickers en los encendedores porque es el objeto mas robado del mundo y pensamos que así llegaríamos a mas personas” comenta Darío. Pero esa pequeña acción llevó a que muchos maipucinos se sumaran a lo que luego sería un challenge: cada persona que tenga un sticker del dúo artístico debe pegarlo donde sea que vaya y hacer un vídeo para subir a las redes sociales.

Para más información sobre sus shows y presentaciones, Tallarín y Tutuca exhiben sus trabajos en su instagram: @tallarinytutuca. También por sus contactos de whastapp: 2612799062 - 2615542221

“Mientras exista un niño va a haber un circo y mientras exista un hombre con corazón de niño va a haber un payaso”

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA