Pobreza en la Argentina, superior a la media regional

La pobreza en la Argentina.
La pobreza en la Argentina.

Según el Indec, en el primer semestre de este año la pobreza llegó a 36% en el país, afectando a más de 17 millones de personas, mientras que la indigencia, creciente esta vez, llegó a 8,8%, correspondiente a más de 4 millones de argentinos.

En su reciente informe anual sobre el panorama social en la región, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) advirtió que la región se enfrenta a lo que llamó “grave crisis social”. En ese sentido, el organismo, que depende del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas, estimó para 2022 un saldo muy negativo: 32,1% de pobreza total. El dato es significativo, puesto que arroja una cifra superior a la que se registraba en 2019, antes de la pandemia.

Por otra parte, el organismo propone a la dirigencia en general abordar con urgencia los efectos de la sucesión de crisis económicas y sociales en los países más afectados por la pobreza, aportando una frase que no debería pasar inadvertida: “Hay que evitar el riesgo muy real de tener una generación perdida en América Latina”. Estos conceptos fueron vertidos, como complemento de la presentación del trabajo, por el titular de la Cepal, José Manuel Salazar-Xirinachs.

Lo del riesgo de una generación perdida, se apoya en los siguientes datos que también aporta el crítico informe. Más del 45% de la población infantil y adolescente regional vive en la pobreza, mientras que la tasa de esta condición social entre mujeres de 20 a 59 años es más alta que la de los varones en todos los países.

Se atribuye a la desaceleración del crecimiento económico y a la inflación, entre otros factores, el aumento de la pobreza en los países alcanzados por la medición. El informe incluye un llamado a los países miembros de la Cepal a una importante y decidida inversión en educación, como opción para contribuir en una formación de las personas que favorezca los esfuerzos de crecimiento.

Esta larga enumeración regional debería ser muy tenida en cuenta por las autoridades de la Argentina, que navega en la tormenta desde hace muchos años en cuanto a sus políticas sociales, que, como se observa a diario, aumenta en cuanto a asistencialismo, sin que ello resuelva la situación de pobreza creciente.

Según el Indec, en el primer semestre de este año la pobreza llegó a 36% en el país, afectando a más de 17 millones de personas, mientras que la indigencia, creciente esta vez, llegó a 8,8%, correspondiente a más de 4 millones de argentinos.

Claramente, se puede observar que el promedio de pobreza en el país, sumando la indigencia, alcanza niveles muy superiores a la media de la región. Un dato muy grave para un país que supo ejercer un justo liderazgo entre las naciones sudamericanas, pero que luego, durante muchas décadas, viene soportando políticas que no logran revertir el delicado cuadro social que deviene de las desacertadas medidas económicas.

Repárese en la advertencia que hizo la Cepal sobre los efectos de la inflación en el deterioro de la calidad de vida de las personas de los países más afectados por la pobreza. Argentina lleva prácticamente 15 años de proceso inflacionario descontrolado por las autoridades de turno.

Mientras las políticas económicas en nuestro país no logren revertir el flagelo inflacionario y el gasto social excesivo, difícilmente se pueda observar una disminución sistemática de los índices de pobreza.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA