Lectura en la escuela: mejoras esperanzadoras

De acuerdo con los resultados del segundo Censo de Fluidez Lectora de este año, esa capacidad mejoró considerablemente en alumnos de primaria de nuestra provincia.

Los alumnos de 3º, 5º y 7º grado del nivel primario y 1º año del nivel secundario participaron de la tercera medición del Censo de Fluidez Lectora. Escuela Julio Lemos de Godoy Cruz. Foto: Orlando Pelichotti
Los alumnos de 3º, 5º y 7º grado del nivel primario y 1º año del nivel secundario participaron de la tercera medición del Censo de Fluidez Lectora. Escuela Julio Lemos de Godoy Cruz. Foto: Orlando Pelichotti

La medición se efectuó en los últimos días de julio y primeros de agosto y los números que arrojó fueron vistos con lógica satisfacción por parte de las autoridades educativas.

De acuerdo con la información oficial, las mejoras se observan en la disminución del porcentaje de alumnos que se encuentran en un nivel crítico de aprendizaje. También en el aumento de los que demuestran un desempeño por encima del nivel básico.

Esta evolución estaría confirmando un satisfactorio repunte en dicha instancia educativa provincial que no es nuevo, ya que en el primer semestre del año pasado desde la Dirección General de Escuelas destacaban que se advertía en aquel momento una reconfortante mejora tanto en primaria como entre estudiantes del primer año de la secundaria.

Debe señalarse que el Censo de Fluidez Lectora se lleva a cabo en forma periódica por las autoridades educativas de nuestra provincia.

Siempre es pertinente señalar que resulta fundamental que el alumno vaya adquiriendo fluidez con la lectura desde la niñez, en su paso por el nivel primario.

De esta manera puede apuntalar el hábito en sus años posteriores de enseñanza secundaria, que es cuando, en condiciones normales de estudio, se fortalece el interés por el conocimiento amplio y se va perfilando el futuro intelectual y laboral de la persona.

El nivel de conocimiento que facilita una buena lectura resulta fundamental en el itinerario estudiantil de la persona. Puede ser considerado como la puerta de acceso al mundo del discernimiento, mediando para ello la interpretación y el razonamiento de las enseñanzas que deja cada texto al que se accede.

Está considerado por los organismos internacionales dedicados al fortalecimiento de la educación que tanto los libros como el ejercicio de la lectura propiamente dicho son, a no dudarlo, los pilares de la educación y de la difusión del conocimiento, además de la superación individual y colectiva de los seres humanos.

Y se señala desde la Unesco que saber leer constituye una capacidad necesaria en sí misma y es la base de otras aptitudes vitales. Estas y otras premisas son las que deben regir en los planes de enseñanza que se implementan.

Todo lo expuesto nos lleva a reflexionar, una vez más, que en el plano meramente educativo nuestro país necesita mucho esfuerzo de las autoridades para que se consolide el aprendizaje que se obtiene a través de la predisposición a la lectura.

En líneas generales, las cifras que se manejan tanto a nivel oficial como por parte de organizaciones que fomentan la educación demuestran que es muy poco satisfactorio el nivel de aprendizaje con que la mayor parte del alumnado argentino termina su enseñanza secundaria.

Esto, sin considerar el nivel de deserción que por distintas razones se registra.

Por lo tanto, bienvenido el sano incentivo de la lectura entre los más pequeños, de modo de despertar y consolidar el interés por estudiar y buscar un mejor nivel de perfeccionamiento a través de los distintos niveles de enseñanza.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA