Ramiro de Diego: “Todo el proceso de bombeo de agua se puede hacer con energía solar”

El cofundador de Solárica explica cómo realizan proyectos de energía renovable para diferentes sectores de la ganadería y agroindustria.
El cofundador de Solárica explica cómo realizan proyectos de energía renovable para diferentes sectores de la ganadería y agroindustria.

El cofundador de Solárica explica cómo realizan proyectos de energía renovable para diferentes sectores de la ganadería y agroindustria. En Bahía Blanca, instalaron un parque de 300kW con 768 paneles solares.

La sustentabilidad y las energías renovables son dos pilares sobre los que habla el cofundador de Solárica, Ramiro de Diego. Con su socio Miguel Rizo, desde 2016 trabajan en ofrecer soluciones de energía amigables con el medio ambiente. Eso los ha llevado a trabajar con productores agrícolas, ganaderos e industrias, y a concretar proyectos como un parque solar en Bahía Blanca con 768 paneles solares.

El impacto de Solárica se puede notar en zonas donde el tendido eléctrico no llega. A sus 45 años, Ramiro de Diego, formado en Sistemas de Información y con experiencia en monitoreo de variables (desde meteorológicas hasta hídricas), afirma que la sustentabilidad es clave para cualquier negocio.

El impacto de Solárica se puede notar en zonas donde el tendido eléctrico no llega.
El impacto de Solárica se puede notar en zonas donde el tendido eléctrico no llega.

Así, por ejemplo, con paneles solares un productor puede alimentar las bombas que extraen el agua de pozo, y que luego podrá aprovechar en pivotes o en sistemas de riego por goteo. Además, si el sistema se conecta a la red eléctrica, el productor puede “vender” la energía sobrante, mejorar su situación económica y la rentabilidad del proyecto.

-¿Qué tipos de sectores acompaña Solárica?

-Puntualmente en Mendoza tenemos emprendimientos en San Carlos y San Rafael. Casi el 80% son ganaderos. También tenemos muchísimos productores que se dedican a cultivo en Valle de Uco, Lavalle, San Rafael y Luján de Cuyo, vinculados a industria y riego. Todo el proceso de bombeo de agua se puede hacer con energía solar. Funciona para todo tipo de cultivo e industria.

Son proyectos 100% llave en mano: el cliente compra la solución y yo no hablo con él hasta que esté andando. Es decir que no se tiene que preocupar por proveedores, importación o los paneles.

-¿Cómo funciona el sistema? ¿Se conecta a la red o es independiente?

-Tenemos algunos proyectos que son 100% solares y funcionan sólo con energía solar, no están conectados a ninguna red, por lo que dependen del Sol para funcionar. Hay otros que son mixtos, es decir que pueden funcionar con energía solar, con energía de red eléctrica o con ambas. Esto permite poder vender energía en la red eléctrica cuando no la estás consumiendo. Sirve mucho a los productores porque el momento de mayor demanda energética es en verano, pero después en otoño e invierno dejan de requerir tanto. Entonces no consumen esa energía, y pueden vender en la red lo que generan y obtener un crédito en la factura eléctrica. Ese crédito lo pueden aprovechar en el verano, cuando de vuelta tenga mayor demanda de energía.

Para a un productor chico, la inversión sería de entre 12.000 y 14.000 dólares por un desarrollo llave en mano de 10 a 15 kilowatts.
Para a un productor chico, la inversión sería de entre 12.000 y 14.000 dólares por un desarrollo llave en mano de 10 a 15 kilowatts.

-¿Un productor chico o mediano puede acceder?

-Para a un productor chico, la inversión sería de entre 12.000 y 14.000 dólares por un desarrollo llave en mano de 10 a 15 kilowatts. Eso incluye el análisis, la estructura, la parte eléctrica, la obra civil y la puesta en marcha. En proyectos de riego o industrias, no se incluyen baterías debido a que los consumos son altos y colocar baterías haría el proyecto inviable.

Estos últimos meses hemos trabajado con una línea del Prosap (Programa de Servicios Agrícolas Provinciales), que son aportes no reembolsables destinados a riego agrícola. Los hemos aplicado en Tunuyán, Tupungato, Pocito, etcétera. El gobierno nacional paga el 60% y el productor el 40%. Para más información pueden consultar en nuestra página web www.solarica.com.ar.

Un proyecto desafiante

En 2021, un trabajo destacado para esta firma nacida en Mendoza fue la instalación en Bahía Blanca de un parque solar de 300 kW para un establecimiento avícola, Granja San Miguel. Es uno de los productores de huevo más grandes del país, con 300 mil aves en postura y unas 80 mil de recría para ir renovando planteles.

Ricardo Cangelosi, presidente de Granja San Miguel SA., habló con Los Andes y destacó el trabajo de Solárica, con una relación que se inició en 2020, continuó con un análisis en marzo de 2021 y llevó a la instalación entre abril y junio. “La verdad que todo es impecable. Nos brindaron muy buen servicio y lo siguen haciendo. Una vez tuvimos un desperfecto por algo de la cooperativa eléctrica de la zona, pero Ramiro y Miguel lo arreglaron a la distancia”, comentó Cangelosi.

Volviendo a la entrevista con Ramiro de Diego, el cofundador de Solárica considera que ése ha sido uno de sus proyectos más desafiantes hasta ahora.

-¿Qué implicó el proyecto de Granja San Miguel?

-Querían que parte de su consumo eléctrico se hiciera a través de energías limpias o renovables. En marzo hicimos un análisis, un estudio de factibilidad técnica, y con eso ideamos un parque solar de 300 kW para alimentar los consumos de la granja.

Se necesitó un espacio de 4.000 m2 para instalar el parque solar, dentro del terreno de la misma granja. Se instalaron 768 paneles de última generación con una tecnología de monocristalinos PERC.

Los paneles generan corriente continua. Eso se debe transformar en corriente alterna. Para eso hay que conectar el panel a un inversor, que transforma la corriente continua y discierne cuánta energía tomará de la red eléctrica y cuánta del parque solar. El inversor es el cerebro del parque. Bueno, nosotros incluimos tres inversores de última generación con una potencia de 110 kW cada uno.

-¿Fue difícil trabajar fuera de Cuyo?

-El proyecto está emplazado en ruta provincial 51, que une Capital Federal con Bahía Blanca. Para una empresa privada, es un proyecto gigante. Pensemos que suelen ser proyectos de 10 a 80 kW y acá hablamos de 300 kW. Por la envergadura tuvimos que planificar al detalle y gestionar correctamente la logística, y una cosa es trabajar en Cuyo y otra trasladarse 1.100 km de tu base.

La factibilidad estuvo el 4 de abril y entregamos todo el 19 de junio. La instalación demandó 2 meses y 15 días. Es un dato no menor porque se ejecutó rápido, teniendo en cuenta la logística y hubo que trabajar con proveedores en otras provincias.

Incluso, montamos un taller de perforación y corte en la misma instalación del cliente para fabricar las estructuras. He participado en proyectos desde 2001 y éste ha sido uno de los desafíos más grandes que he tenido.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA