Mendoza, entre las provincias más caras y con los sueldos más bajos: ¿por qué se paga más por los alimentos?

Mendoza, entre las provincias con mayores aumentos interanuales en alimentos y bebidas (Archivo Los Andes)
Mendoza, entre las provincias con mayores aumentos interanuales en alimentos y bebidas (Archivo Los Andes)

El dato surge de comparaciones realizadas por consultoras privadas entre las distintas jurisdicciones del país. Los salarios de la provincia no acompañan a la inflación.

El alto impacto que tiene el transporte en el costo de vida de los mendocinos, así como la baja incidencia de los subsidios, hizo que la provincia se ubicara entre las que mayores aumentos tuvieron en el último año. De hecho, Mendoza es actualmente una de las jurisdicciones con Canasta Básica Total (CBT) más cara y a su vez, una de las que peor nivel de ingresos ofrece a sus trabajadores.

De acuerdo con la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) de la provincia, la canasta básica alimentaria (CBA) aumentó un 60,1% en el último año, y la CBT, 55,7%. El dato contrasta con las mediciones del Indec, que toma en cuenta la región metropolitana de Buenos Aires, y que para junio calculó variaciones interanuales de la CBA y la CBT de57,6% y 51,8%, respectivamente.

La diferencia se centra en lo ocurrido en rubros claves, como los alimentos, que en los últimos doce meses avanzaron 53,2% en el promedio nacional y 56,4% en Mendoza, de acuerdo a la medición de la DEIE.

Las variaciones son comparables también con las de otras provincias que publican sus propias mediciones, como Jujuy y Tucumán, que tuvieron subas del 63,9% al 65% anual en alimentos básicos (necesarios para que una familia de cuatro no se considere bajo la línea de la indigencia), respectivamente; y del 57,8% y 55,04%, para la Canasta Básica Yotal, que marca la línea de pobreza.

Ingresos y necesidades básicas

De acuerdo con el Indec, en Capital Federal y Gran Buenos Aires, una familia compuesta por un varón de 35 años, una mujer de 31 años, y dos hijos de 6 y 8 años (familia de tipo 2) requirió en junio de $66.488 para cubrir sus necesidades básicas totales, y de $28.414 para las alimentarias.

En este caso, el dato favorece a la provincia, ya que la DEIE estimó dichos valores en $60.333,21 y $24.230,20, respectivamente. En tanto que, en el Norte, esa misma familia necesitó de $ 29.496,58 y $ 63.000 (Jujuy), respectivamente.

Al respecto, la economista Paula Pía Ariet, titular de Gestión Consultores, destacó que en la canasta total de Buenos Aires toma en cuenta mayores necesidades en transporte (por las distancias a los centros urbanos), que lo que se hace en Mendoza. Eso contribuye a marcar las diferencias, a pesar de que ciertos productos resulten más económicos que en la provincia.

No obstante, hay productos sensibles para el bolsillo de cualquier familia que son más caros en Mendoza que en otros puntos del país. Así, por ejemplo, el Indec ubica el precio de la carne picada en $ 427,82 para la Región Metropolitana de Buenos Aires, cuando por fuera de Precios Cuidados en Mendoza se compra a un valor de entre $ 450 y $ 870, la premium. Asimismo, el kilo de asado cuesta en promedio $ 682,22 en Buenos Aires y $ 800 en Mendoza.

El salario promedio de los mendocinos ronda los $49.200 (publico y privado, registrado y no registrado). Foto:Mariana Villa / archivo Los Andes
El salario promedio de los mendocinos ronda los $49.200 (publico y privado, registrado y no registrado). Foto:Mariana Villa / archivo Los Andes

Salario promedio y costo de vida

Mendoza, en el último relevamiento del Indec, fue una de las provincias con mayor porcentaje de incremento, y tradicionalmente ha tenido uno de los niveles de inflación más altos, por su lejanía con los centros urbanos. El flete juega un rol fundamental en la composición de los precios”, explicó el economista José Vargas, titular de la consultora Evaluecon.

Además, destacó que por tratarse de una provincia turística, los precios en Mendoza tienden a ser más elevados. “También contribuye el hecho de que hay subsidios que se otorgan en Buenos Aires y no se perciben en Mendoza, como los que tiene el sector industrial y algunos relacionados a las tarifas de servicios públicos. Eso hace que Mendoza sea relativamente más cara que Buenos Aires, Santa Fe o La Pampa, por ejemplo”, indicó Vargas.

Cabe destacar, que en materia de salarios no se acompaña esa diferencia. Por el contrario, los asalariados provinciales quedan rezagados con respecto a otras provincias, y habrá que esperar a agosto, con el cierre de las futuras paritarias para ver cierta recomposición. Así, según Vargas, el sueldo en Mendoza se mantiene sin cambios desde junio, cuando el economista calculó un ingreso promedio de $49.200 netos (registrado y no registrado, es decir sector público, privado, formal e informal).

Por su parte, la especialista de Gestión Consultores destacó que “hay determinados productos que no se producen en Mendoza, y vienen de otros centros urbanos, con costos asociados al transporte (y al aumento que han tenido los combustibles)”. “En los traslados es que salimos perdiendo. Además, tuvimos una actividad económica más alta que la que hubo a nivel nacional (en el contexto actual eso fomenta las subas de precios) y hubo rubros, como los alimentos y el esparcimiento, que sufrieron incrementos”, agregó Paula Pía Ariet.

“Otro factor que influye es la mayor dispersión de la población. En donde se miden los precios es en los centros urbanos, en donde generalmente impacta más el turismo, y los alimentos son más costosos”, agrego”.

Al igual que Vargas, Ariet señaló que “el salario promedio en Mendoza es más bajo que el promedio nacional”, pero el mismo tiempo el costo de vida es menos en algunos aspectos. “Los alquileres son más económicos que los que se pagan en Ciudad de Buenos Aires, o en el sur del país, y más altos que en zonas del Norte”, apuntó.

No obstante, advirtió que en materia de alimentos las necesidades son las mismas o muy similares para las familias en cualquier punto del país. Esa es la razón por la que las familias mendocinas “salen perdiendo”, con salarios más bajos, y productos más caros, afectados principalmente por el transporte (flete).

Así, si se comparan años cerrados, según estadísticas publicadas por el Ministerio de Trabajo de la Nación, se observa que en 2020 algunos sectores locales perdieron más de 20 puntos de poder adquisitivo en relación al 2019, llevando a Mendoza a ubicarse entre las diez provincias con peor nivel de ingresos.

En términos generales, la caída de los sueldos del sector privado registrado fue de cinco puntos a lo largo del año pasado. En detalle, los datos del Gobierno nacional indican que los mendocinos ganaban $ 31.839,61 netos en 2019 y percibieron $ 45.447 netos en 2020 (valor promedio de los doce meses de cada año para evitar distorsiones estacionales), lo que dejó como resultado una suba nominal del 37%, frente a una inflación del 42%, y dejó a la provincia en el puesto 17 por debajo de provincias como Entre Ríos, Jujuy y Formosa, y lejos de los más de $54.000 informados para el Gran Buenos Aires.

En los extremos, se encuentran Santa Cruz ($ 101.031) y Santiago del Estero ($ 37.623). En tanto, San Juan ascendió al decimotercer lugar antes ocupado por Mendoza, con un sueldo de $ 47.076 y San Luis bajó un puesto, ubicándose en octava posición ($ 53.958).

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA