Los empleados de comercio acordaron un ajuste salarial de 42% entre cierres de empresas e incertidumbre

En un año se perdieron más de 1.200 empleos registrados del sector comercial. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
En un año se perdieron más de 1.200 empleos registrados del sector comercial. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

El sindicato con mayor cantidad de afiliados en el país logró sumar 9 puntos porcentuales al acuerdo firmado en abril.

Los empleados de comercio lograron un ajuste en sus salarios que les permitirá alcanzar una suba total del 42% hasta el próximo año. El gremio había acordado un aumento del 32% en abril, pero ante las nuevas expectativas inflacionarias acordaron con las empresas una recomposición que suma, al porcentaje definido inicialmente, un 9% extra, que se aplicará sobre los salarios de noviembre. Además, se otorgará una suma fija de $ 4.000 para cada trabajador, que se efectivizará con los sueldos de agosto.

El acuerdo, que se firmó en el Ministerio de Trabajo, contempla también una cláusula de actualización para enero 2022, cuando se prevé discutir la diferencia inflacionaria interanual del convenio. Ante este resultado, que se produce en un escenario de crisis e incertidumbre, algunas empresas de Mendoza temen no poder enfrentar la suba salarial acordada.

El titular de la Cámara Empresaria de Comercio, Industria, Turismo y Servicios (Cecitys), Adrián Alín, señaló que en el contexto recesivo será difícil dar el aumento que le corresponde a los empleados, aunque reconoció que “todos los salarios están muy retrasados frente a la inflación”, y que” sin una recomposición tampoco se pondrá en marcha una rueda virtuosa que impacte en el consumo y beneficie al sector comercial”.

“Planes como el Ahora 12 son muy buenos, pero es necesario que los bancos amplíen los límites de las tarjetas. Las entidades financieras trabajan en base a cuánto cobra cada titular del plástico. Generalmente se calculan dos sueldos para determinar los límites. Este es un ejemplo de por qué es necesario y positivo para el comercio un reacomodamiento en los salarios”, destacó Alín.

Se mostró de acuerdo Juan Manuel Gispert, Director Ejecutivo de la Federación Económica de Mendoza (FEM). “Se ve con mucha preocupación el acuerdo de paritarias, sobre todo entre los pequeños comerciantes. Este año estamos un15% por debajo de las ventas del 2019. Cuando uno hace zoom en las pymes, ve que el pequeño comerciante no está en condiciones de cumplir con este acuerdo paritario”, lamentó.

“Al mismo tiempo entendemos la importancia de la mejora del poder adquisitivo para reactivar el consumo. Sería fundamental que se prestara asistencia a las micro pymes para que puedan cubrir los salarios”, agregó Gispert.

La realidad de los salarios

El Gobierno Nacional alienta un rápido cierre de las negociaciones, para reactivar el consumo de cara a las elecciones. Los empleados bancarios, con un ajuste del 43% y los porteros de edificios, con el 45%, ya hicieron lo propio (además del comercio). Antes cerraron paritarias por encima del 40% los trabajadores del sector privado pertenecientes a camioneros (45%), sanidad (45%) y construcción (47,8%).

En líneas generales los salarios han perdido un 25% de poder adquisitivo en los últimos tres años, y con la “promesa” oficial de que los sueldos este año le ganarán a la inflación, es que desde el Ejecutivo apuran los nuevos acuerdos de alcance nacional. Mientras tanto, en lo que va del año, con la firma y reapertura de paritarias, más aportes a la Seguridad Social, recién en junio las estadísticas coincidieron con la meta, y los salarios aumentaron 3,7% en promedio, cuando los precios lo hicieron 3,2%.

Para la Cecitys se necesita una recomposición en los salarios que impacte positivamente en el consumo. Foto:José Gutierrez / Los Andes
Para la Cecitys se necesita una recomposición en los salarios que impacte positivamente en el consumo. Foto:José Gutierrez / Los Andes

Empleados registrados del sector comercial y salarios

En un año se perdieron más de 1.200 empleos registrados del sector comercial, según las estadísticas que la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT) muestra sobre Mendoza para abril de 2021 (publicados en julio). Además, cerraron 85 empresa, ya que se pasó de contar con 5.206 unidades productivas en 2020 a 5.121 en el cuarto mes de este año.

Las estadísticas de la SRT ubican la masa salarial del sector comercial en $ 2.609 millones, y un año antes, en abril de 2020, el número era de $1.964 millones (la masa salarial utilizada para el cálculo excluye a los trabajadores de empresas autoaseguradas). Es decir que de una punta a otra los sueldos se ajustaron 32,8%, perdiendo por 13,8 puntos frente a la inflación de ese mismo período.

Asimismo, a nivel general, en Mendoza, la Superintendencia registró un total de 8.506 trabajadores menos en unidades productivas (se trata de quienes se desempeñan en entidades, empresas u organismos públicos o privados, que reúnen a uno o más trabajadores, y que producen bienes o servicios), entre abril de este año y el mismo mes del año anterior. Se pasó de 423.644 empleados registrados (asegurados), en 21.191 unidades productivas; a 415.138 trabajadores, en 20.646 unidades.

El sector comercial alcanzó un nuevo acuerdo paritario Foto:José Gutierrez / Los Andes
El sector comercial alcanzó un nuevo acuerdo paritario Foto:José Gutierrez / Los Andes

Concurso de acreedores y deudas millonarias

Tras haber cerrado locales en todo el país, la cadena de electrodomésticos Ribeiro entró en convocatoria de acreedores. Su titular, Manuel Ribeiro, explicó las causas en un comunicado. El empresario aclaró que en el año 2018, con la devaluación de abril, iniciaron un ciclo de “una gran crisis”, que se agravó con la llega de la pandemia.

Según afirmó Ribeiro, la crisis económica y financiera se aceleró a mediados de marzo de 2020 con la cuarentena obligatoria. “El 19 de marzo, nos vimos obligados a cerrar todas las sucursales, (algunas habían sido cerradas unos días antes por las autoridades locales), por la pandemia del Covid-19- Esto nos puso en una situación dramática”, sumó.

No obstante, el empresario aclaró que esto no significa el fin para la empresa, sino la puesta en marcha de un mecanismo legal para “reordenar la compañía y continuar la búsqueda de inversores y financiamiento” para volver a tener un negocio rentable y conservar las fuentes de trabajo.

Antes de los cierres, Ribeiro contaba con 85 sucursales en todo el país, y 1.900 empleados. En 2017 alcanzó su éxito comercial con una facturación cercana a los 370 millones de dólares.

En el mismo segmento, Garbarino, ha reportado dificultades en los últimos meses, y mantiene en tensión e incertidumbre por el futuro laboral de los 3.800 trabajadores que prestan servicios en la cadena de electrodomésticos y electrónica (60 son los afectados en la provincia).

A las deudas que mantienen con los proveedores se suman también las que tienen con los empleados de la firma, quienes iniciaron agosto sin cobrar haberes, con aguinaldos adeudados y sin ningún tipo de asistencia en términos de cobertura de salud (se adeudan alrededor de 150.000 pesos por trabajador).

Asimismo, según la Central de Deudores del Banco Central, Garbarino acumula más 3.400 cheques rechazados por 4.940 millones de pesos entre septiembre de 2019 y julio de este año. En el caso de Ribeiro, a la misma fecha registraban poco menos de 1.000, por alrededor de $ 542 millones, y con la mayoría de sus acreedores se informa una situación 5 o “irrecuperable”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA