En un año, 50 mil personas dejaron de ser pobres en Gran Mendoza

Pese a la mejora, aún hay más de 400 mil pobres en la provincia. Foto:José Gutierrez / Los Andes
Pese a la mejora, aún hay más de 400 mil pobres en la provincia. Foto:José Gutierrez / Los Andes

Según el Indec, el índice de pobreza del Gran Mendoza se redujo 3,8 puntos porcentuales en los últimos 12 meses. Hay dudas respecto a la continuidad de la tendencia para el período actual.

Los últimos números de la pobreza en el Gran Mendoza se pueden ver de tres formas: una positiva, una negativa y una de incertidumbre. La positiva es la reducción de 6 puntos porcentuales en el primer semestre en relación a la segunda mitad del 2021, del 44,6% al 38,6%, y la baja de 3,8 puntos respecto a la primera mitad del año pasado. La negativa es que aún quedan 401.617 personas en situación de pobreza, y 47.479 en indigencia. La incertidumbre, es si esa reducción podrá repetirse en el actual semestre, con varias turbulencias desde julio.

Los datos relevados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), reflejan que en el primer semestre de este año 54.000 personas dejaron la situación de pobreza en el Gran Mendoza, en comparación con el segundo semestre del año pasado.

“Mendoza tuvo un muy buen primer semestre con la reactivación completa del turismo. Eso traccionó el comercio y ayudó a generar nuevos empleos, así como también creció la construcción, de la mano de la obra pública”, comentó Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía y Energía de Mendoza.

En cuanto a los números, el economista comparó que, dentro de los conglomerados grandes con alrededor de un millón de personas, el Gran Mendoza fue el que más redujo la pobreza en el primer semestre. En ese marco, y tras recordar que la provincia no escapa de variables macroeconómicas, Laza destacó el rol de programas como Mendoza Activa para incentivar inversiones y de Enlace y Enlazados para generar empleo registrado.

Por su parte, Nicolás Aroma, asesor del PJ, destacó que Mendoza acompaña la tendencia de recuperación leve del país, ya que a nivel nacional se redujo la pobreza de 37,3 % a 36,5 %. “El índice demuestra que la variación de precios fue menor al aumento de los ingresos. El ajuste de los salarios ayudó a reducir la pobreza, a pesar del proceso de aceleración de la inflación”, analizó.

De todos modos, la cara negativa es que aún quedan 401.617 personas en situación de pobreza, y Mendoza presenta el mayor índice en Cuyo: un 38, 6 % local versus 38,3 % de San Luis y 33,4 % de San Juan. Si bien la indigencia en Mendoza (de 4,6 %) fue 0,2 puntos porcentuales menor que en San Luis, volvió a superar a San Juan, que tuvo 3,2 %.

Para Aroma, una posible explicación a ese punto es “el menor nivel de salarios, tanto públicos como privados en Mendoza”. Es que uno de los indicadores que toma el Indec es el nivel salarial, y mientras que variables macroeconómicas como la inflación afectan de manera similar, el asesor del PJ explicó que los mejores sueldos estatales y en algunos sectores privados en particular inclinan la balanza en favor de las provincias vecinas.

El actual semestre

Más allá de la lectura positiva o negativa de los números de pobreza, se trata de una medición del semestre anterior, cuando todavía Martín Guzmán era el ministro de Economía de Argentina. De julio a la fecha, con tres ministros de economía, un dólar blue que llegó a los $ 350 y la inflación se ubicó en torno al 7% mensual. La duda es si la reducción de la pobreza continuará este semestre.

Laza no tiene grandes expectativas para el corto plazo: “La inflación se ha desmadrado y eso va a pegar por el lado de la pobreza. Es una cuestión nacional de la que se ha hecho un mal manejo. No hay un horizonte de mejora, (Sergio) Massa frenó un poco la caída, pero no hay nada a largo plazo que indique un cambio. Su medida más resonante ha sido un dólar soja de 30 días”.

El asesor del ministerio provincial de Economía recordó además que se avecina un año electoral, así que duda que el Gobierno nacional haga ajustes fuertes en el gasto para redirigir la economía. “No lo veo a Massa haciendo un gran ajuste fiscal. Creo que va a ser más de lo mismo con mucha pérdida de reservas e inflación. Yo dudo que puedan aminorar la inflación, ojalá que la macro no explote”.

Aunque esté en otra vereda política, Aroma coincidió en que la inflación es un problema grave a resolver y cree que ahí estará el foco en los últimos tres meses del año. “El tercer trimestre está muy afectado porque julio, agosto y septiembre tuvieron fuertes vaivenes y eso va a impactar. Hay que ver qué pasa con los salarios y con el crecimiento”, afirmó el asesor del PJ.

Aroma recordó que otra meta nacional para estos meses es mejorar la estabilidad fiscal, y las medidas que se tomen pueden tener consecuencias: “Con la finalidad de reducir la inflación y bajar el gasto público, puede ralentizarse la actividad económica. Esa es mi duda, depende de las medidas de estabilidad cambiaria. Si la inflación no empieza a desacelerar hasta fin de año, nos quedaremos con más costos que beneficios”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA