El Gobierno blanqueó que el ajuste recae sobre salarios y jubilaciones y que no prevé apuntalar ingresos

Habrá suba de impuestos y una reducción de los haberes del sector pasivo. Desde enero reducen subsidios a energía y transporte.

Luis 'Toto' Caputo, ministro de Economía. Foto: Federico Lopez Claro
Luis 'Toto' Caputo, ministro de Economía. Foto: Federico Lopez Claro

El Gobierno nacional blanqueó que una parte del ajuste recaerá sobre los salarios y las jubilaciones a partir de una suba de impuestos y una modificación a la ley de Movilidad Jubilatoria, que impactará en el poder adquisitivo de los ingresos de la clase pasiva por efecto de la inflación.

Asimismo, confirmó que desde enero comenzará la reducción de los subsidios a la energía y al transporte, que en este caso afectará en mayor medida al AMBA.

Por otra parte, eludió pronunciarse sobre una eventual política de ingresos ante los aumentos generalizados que comenzó a soportar la población.

Si bien el presidente Javier Milei llegó a la primera magistratura pregonando que la búsqueda del equilibrio fiscal se lograría con baja del gasto político y sin aumentar impuestos, finalmente las medidas anunciadas golpean principalmente en el bolsillo de la clase media.

El Ministerio de Economía publicó el esquema por el cual pretende lograr una reducción de 5,2 puntos del déficit fiscal donde entre otros recortes se destaca un retroceso en la eliminación del impuesto a las ganancias y una licuación de las jubilaciones.

En el caso del impuesto a las Ganancias se busca reponer el gravamen para los asalariados de la 4ª categoría, lo cual aportaría ingresos por 0,4 puntos del PIB.

La reducción fue impulsada por el ex ministro de Economía, Sergio Massa, en medio de la campaña electoral y apoyada en el Parlamento por el ahora presidente, Javier Milei.

La propuesta que deberá ser debatida en el Congreso Nacional tiene muchas posibilidades de aprobarse debido a que es un impuesto coparticipable cuyo recorte desfinanció a las provincias.

De hecho durante noviembre las transferencias por esta vía a los estados subnacionales cayeron 13%, generando el reclamo de los gobernadores y pedidos de compensación.

Finalmente Milei decidió impulsar la reposición del impuesto, lo cual también obra como moneda de cambio en el paquete de leyes que el Poder Ejecutivo enviará al Congreso.

Entre las diferentes iniciativas para bajar el gasto público, el Gobierno también propondrá la eliminación de la Ley de Movilidad Jubilatoria para pasar a un sistema de ajustes discrecional por parte del Ejecutivo.

El Ministerio de Economía calculó que por esta vía puede conseguirse una reducción del gasto de 0,4 puntos del PIB durante 2024. Esto implica que las jubilaciones y pensiones crecerán menos que la inflación, mellando su poder de compra.

Actualmente las jubilaciones y pensiones están compuesta por el salario básico y una serie de bonos compensatorios. Si bien los pagos de diciembre están garantizados de la forma anunciada hasta el momento no hubo definiciones sobre cómo se pagarán en enero.

El argumento se centra en que es “necesario buscar mecanismos para desindexar la economía” para de esta forma evitar una espiralización de la inflación, aunque finalmente el mayor riesgo es que se profundice la caída del poder adquisitivo de los ingresos de la clase pasiva.

Ambas iniciativas estarán incluidas en los diferentes tramos de las leyes de reforma del Estado que comenzarían a ser girados al Parlamento desde la próxima semana.

En las últimas horas se asentó la idea de no enviar una “Ley Omnibus” que abarque diferentes temas sino que se enviarán propuestas por tramos para de esta forma lograr un tratamiento más fluido en las diferentes comisiones.

La otra medida que impactará de lleno en los bolsillos de la población especialmente del AMBA es la quita de subsidios a la energía y al transporte.

El vocero presidencial, Manuel Adorni, confirmó esta mañana que la reducción de los subsidios a la energía y al transporte comenzará a aplicarse desde enero, pero no dio precisiones.

Sólo atinó a aclarar que se pasará a un esquema por el cual la ayuda estatal será para la demanda “consumidores” en lugar de transferirse a las empresas prestadoras de los servicios.

Al ser consultado acerca de si el Gobierno preveía algún esquema de recomposición de ingresos ante el aluvión de aumentos que se precipitan, el portavoz eludió la respuesta: “No sé a qué te referís con el impacto en los ingresos…”, contestó ante la pregunta de un periodista en la conferencia de prensa de esta mañana.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA