Caputo anunció que se reflotó el acuerdo con el FMI y el organismo desembolsará de U$D 4.700 millones

El dinero será para pagar los vencimientos de diciembre, enero y abril por lo que no incluye fondos frescos. Compromiso de lograr un 2% de superávit del PBI y acumulación de reservas por U$S 10.000 millones.

Caputo anunció que se reflotó el acuerdo con el FMI y el organismo desembolsará de 4.700 millones de dólares
Caputo anunció que se reflotó el acuerdo con el FMI y el organismo desembolsará de 4.700 millones de dólares

La Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciaron hoy un acuerdo para la reformulación del programa de Facilidades Extendidas que incluye un desembolso de U$S 4.700 millones.

“El desembolso propuesto tiene como objetivo apoyar los fuertes esfuerzos políticos de las nuevas autoridades para restaurar la estabilidad macroeconómica y ayudar a Argentina a satisfacer sus necesidades de balanza de pagos”, señaló el FMI.

El ministro de Economía, Luis Caputo, explicó que este monto se aplicará plenamente para pagar los vencimientos de diciembre (ya pagado con un crédito de la CAF que será devuelto), enero y abril.

Caputo indicó hoy que se ha logrado “reflotar el Acuerdo de Facilidades Ampliadas caído con el Fondo Monetario Internacional”, sostuvo que no se trata de “un acuerdo nuevo” con el organismo e informó que el desembolso que recibirá la Argentina será “para pagar los vencimientos de capital correspondientes a diciembre, enero y abril”.

En una conferencia de prensa brindada en el Palacio de Hacienda, junto con el presidente del Banco Central, Santiago Bausili, el ministro Caputo dijo que “ahora el staff del FMI va a mandar al board la decisión con las nuevas metas sujetas a la aprobación del Directorio, con un desembolso de 4.700 millones de dólares” para la Argentina.

El ministro también afirmó esta noche que si la ley ómnibus no es aprobada por el Congreso “seria una muy mala noticia” y que eso determinaría la instrumentación de “medidas más duras”.

Caputo, en una conferencia de presa para la presentación del acuerdo con el FMI, sostuvo que “es importante que la ley pase para hacer esto de la mejor manera posible”. “Nosotros estamos comprometidos a cumplir con la meta acordada con el FMI, nuestro compromiso con la gente es no seguir engañándonos con el problema fiscal”, enfatizó el jefe del Palacio de Hacienda.

Caputo dijo que el FMI “está abierto a la posibilidad de tomar nuevos préstamos” pero consideró que el país debe resolver sus problemas estructurales y no volver a pedir crédito.

El dinero llegará a las arcas del Banco Central luego de la aprobación definitiva por parte del Directorio de la entidad, que se reuniría antes de fin de mes para tratar el tema.

La comunicación oficial llegó como corolario de una misión de casi una semana que una delegación del FMI desarrolló en Buenos Aires. Esta comitiva estuvo liderada por el jefe del Hemisferio Occidental, Luis Cubeddu y el jefe del caso argentino, Ahsvin Ahuja.

Luego de un día agitado con anuncios anticipados en redes sociales que luego fueron borrados, el FMI emitió un parte de prensa en el que dio cuenta del pacto alcanzado.

“La nueva administración ya está implementando un ambicioso plan de estabilización, basado en una gran consolidación fiscal inicial, junto con acciones para reconstruir las reservas, corregir desajustes de precios relativos, fortalecer el balance del banco central y crear un mercado más simple y basado en reglas”, dijo el FMI.

El organismo adelantó que quedó en condiciones de firmar el Staff Report Agreement que es el documento que fija los pormenores del nuevo programa, entre los que se encuentran las metas que debe cumplir el Gobierno nacional.

El FMI subrayó que la actual administración recibió una herencia “extremadamente grave” y destacó el programa que está implementando el actual Poder Ejecutivo porque además evitó que “se intensificara la crisis”.

“En este contexto, el presidente Javier Milei y su equipo económico actuaron rápida y decisivamente para desarrollar y comenzar a implementar un sólido paquete de políticas para restaurar la estabilidad macroeconómica y están totalmente decididos a volver a encarrilar el programa actual”, indicó el organismo.

En esa línea subrayó que “las autoridades están consiguiendo apoyo social y político para su plan de estabilización”.

Asimismo remarcó que “el plan se centra en el establecimiento de un ancla fiscal fuerte y creíble, junto con acciones para reconstruir las reservas, corregir desajustes de precios relativos, fortalecer el balance del Banco Central y crear una economía más simple, basada en reglas y orientada al mercado.

El organismo admitió que “en las etapas iniciales, la eliminación de los controles de precios heredados y la corrección del desajuste cambiario tendrán un impacto inflacionario y profundizarán la contracción de la actividad que ya está en marcha”.

Argentina se comprometió a lograr un superávit fiscal de 2% del PBI, que significaría además llegar al equilibrio financiero (luego del pago de intereses de la deuda).

El FMI espera que haya una mejora de los ingresos “por mayores impuestos relacionados con el comercio, así como por ganancias derivadas de la normalización de la producción agrícola”.

Por el lado del gasto “la racionalización se sustentará en reducciones de los costos administrativos, los subsidios a la energía y el transporte, transferencias discrecionales a provincias y empresas estatales y gastos en infraestructura de menor prioridad”.

En otra parte del documento emitido por el FMI, el organismo afirma que el Gobierno se comprometió a “preservar el valor real de las pensiones y aumentar la asistencia social según lo justifiquen las condiciones”. En la misma línea se expresó Caputo, quien se comprometió a que las jubilaciones no pierdan poder adquisitivo.

En otro de los párrafos el FMI remarcó que “se ha abandonado el opaco sistema de controles administrativos de importación (SIRA)” que se está “en el proceso de abordar el gran sobreendeudamiento de los importadores, ofreciendo instrumentos cambiarios a los importadores que registren adecuadamente sus deudas comerciales”.

En la misma línea ponderó que “han pasado a un régimen más basado en el mercado y han abandonado el enfoque anterior de intervenir en los mercados de divisas de futuros paralelos, al tiempo que levantan las restricciones comerciales”.

Con estas medidas, el FMI estimó que habrá una “acumulación de reservas netas de U$S 10.000 millones para finales de 2024, incluidos U$S 2.700 millones acumulados durante las últimas semanas de 2023.

Al respecto, el presidente del Banco Central, Santiago Bausili, afirmó que tanto el Gobierno como el FMI “están cómodos” con las metas impuestas, confirmando que seguirá con el crawling peg del 2%.

Respecto a la política monetaria, el FMI indicó que “las autoridades se han comprometido a poner fin al crédito del Banco Central al Gobierno y seguirán reduciendo el gran excedente de pesos, al mismo tiempo que fortalecerán gradualmente el balance de la entidad”.

Por otra parte el FMI dijo que, “de acuerdo al programa fiscal, el gobierno no buscará ninguna forma de financiamiento neto de mercado, sino que se concentrará en mejorar el perfil de vencimiento de la deuda interna.

Caputo reclamó que el Congreso apruebe la Ley Bases porque será fundamental para sostener el programa con el FMI.

Asimismo, admitió que habló con los bancos para un eventual canje de deuda, pero que no hay decisión tomada al respecto.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA