sábado 5 de diciembre de 2020

Da La Nota

Un papelón: Wanda Nara y Sol Estevanez de compras en París pidieron que un saco dijera sí o sí Gucci

Una tarde de amigas se transformó en un ida y vuelta en una tienda por los “pedidos” de la actriz a la vendedora. Todo el momento quedó en su Instagram.

Todo comenzó como una tarde de amigas entre Wanda Nara, Sol Estevanez y Natacha Eguia, esposa del jugador de rugby Juan Imhoff.

Instagram

Primero fueron a comer juntas, según postearon en sus cuentas de Instagram y con la panza llena y el corazón contento… como dice el dicho, salieron en busca de indumentaria y calzado por las calles de París. El día estaba lluvioso y frío pero nada las detuvo a las compañeras de ruta para dirigirse hacia un local de Gucci.

Instagram

Repasaron los talles de cada una en los zapatos que les mostraron para la temporada otoño/invierno, en el hemisferio norte. Si bien eligieron algunos modelos, las mediáticas dejaron en claro que justo los que más les gustaban no estaban en su talla.

Sin embargo, para no perder una tarde por un detalle como ese, continuaron revisando accesorios: bolsos, sombreros, chales y todo tipo de prendas que ofrece el local.

Instagram

Pero el mayor problema se presentó más adelante. En primera instancia, Wanda le preguntaba constantemente a Estevanez por su mal genio. A lo que la actriz le respondió que estaba “asada”, muy molesta porque cada cosa que seleccionaba para comprar como no llegaba a convencerla del todo la dejaba a un lado pero luego otras clientas lo tomaban y se lo llevaban.

Desfile mediante entre risas y jugueteos, propio de un momento de amigas de compras, pasaron a las prendas largas. Allí fue donde les mostraron a las argentinas un modelo de saco largo amplio. De inmediato, Wanda no dudó en reparar que la tendencia es usar “overzise”, es decir que los talles ajustados y pegados al cuerpo no van con la nueva temporada.

De allí que Estevanez quisiera probarse el saco beige en cuestión. Se miraba en el espejo y de a ratos consultaba a las compañeras de compras si en verdad no lucía muy grande para ella. Sus amigas le aseguraron que se veía bien y que tenía que comprarlo. No obstante, la actriz con un tono molesto afirmó que le daba mucha disconformidad que no tuviera la inscripción Gucci en grande y en lugar de esos pequeñas “G” que marcaban el modelo.

Fue por eso que decidió descartar su compra. “Quiero que diga Gucci en grande, sino para eso voy a Zara”, dijo en la storie de su cuenta de Instagram.

Instagram

Lo cierto es que entre compras y demás por menores pasaron todo el día allí, hasta el momento del cierre del local. Por lo que Wanda recordó el episodio en el que hizo cerrar una discoteca y aclaró que ahora no hace más eso, pero sí se queda hasta el cierre de una tienda de ropa.