martes 27 de octubre de 2020

Quejas de los vecinos porque dicen que el barrio impide el fluido acceso peatonal y vehicular.
Sociedad

Vecinos de la avenida Champagnat reclaman por una rotonda “mal hecha” por Vialidad

Más de 400 familias reclaman que no fueron tenidos en cuenta los accesos a sus barrios. Reclamos y promesas incumplidas. Mañana viernes se reunirán con representantes de Vialidad y las empresas.

Quejas de los vecinos porque dicen que el barrio impide el fluido acceso peatonal y vehicular.

A mediados de noviembre de 2019 comenzaron las obras de construcción de una rotonda en la Av. Champagnat frente a la estación de servicio Shell y al primer ingreso al Barrio Dalvian, en sentido sur a norte de la arteria vial, del lado oeste, y a las calles de ingreso a los barrios ubicados en el lado este.

Desde el área técnica de la Dirección de Vialidad Provincial informan que la obra fue diseñada por esa entidad, por tratarse de una ruta provincial, sin embargo, la lleva a cabo la empresa Dalvian S.A. a través de una empresa constructora privada.

Transcurridos siete meses, los vecinos del Barrio Residencial Champagnat, del Barrio Terrazas del Uno y de barrios aledaños comenzaron a inquietarse al notar que no se contemplaba en la misma una vía de acceso fluido hacia estos barrios, y que se dificultaba el cruce hacia el supermercado, estación de servicio y negocios muy concurridos por ellos.

“Al notarlo nos acercamos a consultarle a los ingenieros de Vialidad Provincial que estaban en la obra y nos respondieron que no debíamos preocuparnos ya que estaba contemplado un nexo para esos accesos. Sin embargo, la obra ya está a punto de finalizarse y nunca se realizó”, informa Mirta, vecina del Barrio Terrazas del Uno. “Empezamos a reunirnos entre los vecinos, tuvimos acceso a los planos de la construcción y en ningún lado aparecía el acceso. Enviamos una nota a Vialidad en julio, y no recibimos respuesta”, denuncia una de las vecinas afectada.

Finalmente, tras la fuerte insistencia en la solicitud de una reunión, los vecinos se encontraron en el lugar con el subadministrador de la dependencia, Diego Kotlik, quien asegura que tanto el Departamento de Vialidad como la empresa constructora, tienen previsto la construcción de un terraplén para solucionar el acceso directo.

“Con esta construcción se nos dificultó el acceso al supermercado, a una serie de negocios muy concurridos por nosotros que se encuentran cruzando la avenida. Y no se trata sólo del acceso vehicular, sino también peatonal. Está muy mal diseñada, no se puede entender. En nuestros barrios viven muchas personas mayores que no podrán cruzar, las sendas peatonales quedaron alejadas de los semáforos, es muy peligroso cruzar”, advierte Mirta.

El objetivo de la rotonda construida, según comunica la DPV, es la disminución de la velocidad a la que transitan cientos de autos a diario por la avenida, sin embargo los vecinos aseguran que no se verán esos resultados y que se dificulta la circulación peatonal volviéndola de alto riesgo.

“No se nos tuvo en cuenta desde la concepción de la obra. Acá está presente el Estado a través de la DPV, y por ende es una obra que debe ser pensada para todos, como obra pública, y no ha sido así. Hacia el este son varios los barrios que existen desde hace mucho tiempo, más de 400 familias se ven afectadas por esta situación”, resalta.

Los comunicados de reclamo de los vecinos y del consorcio de los barrios, tras la falta de respuesta oficial, llegaron a algunos medios de comunicación, y a partir de la visibilización el día miércoles, a través de una llamada que recibió Mirta, los vecinos fueron convocados a una reunión por parte del Ministerio de Infraestructura.

“No se entiende porqué hay que llegar a esta instancia de los medios, si está el estado de intermedio debe tenerse en cuenta a los vecinos y al entorno, uno empieza a sospechar. Esto sólo beneficia al Barrio Dalvian. No nos oponemos a las mejoras pero que sea para todos”, sentencia Mirta, en representación de los vecinos.

“Nosotros no estamos en contra de ninguna obra. Pero sí de que no se nos tuviera en cuenta y de que se nos mintiera tanto tiempo. Encima cambiaron las autoridades en el medio de todo, se pasaron la pelota”, se queja la vecina. “Desde el departamento de prensa de vialidad nos dijeron que se iba a hacer un terraplén, diez días después nos dicen que no hay presupuesto”, finaliza.

La inversión anunciada al principio era de $13.661.784,86 y el tiempo de construcción se estimaba en alrededor de 7 meses, precio a la cuarentena.

Respuesta de Vialidad Provincial

La rotonda es parte de un proyecto macro que consiste en un nuevo vínculo este-oeste de la ciudad que quedará definido cuando concluya la calle Gran Capitán Norte, recorrido contiguo al colector Papagayos que conectará las avenidas Champagnat y Boulogne Sur Mer.

“Ellos financian de manera completa la obra de la rotonda”, aseguran, refiriéndose a Dalvian S.A.

“La realidad es que la empresa constructora, una vez terminada la obra, realizará el enlace hacia los barrios, fue un compromiso de la empresa”, informan desde el área técnica del ente.

Desde Vialidad aseguran que no es la idea que haya una clase A y otra B y que está la voluntad de llegar a una solución por eso se convocó a una reunión con todas las partes. Sin bien resaltan que existe un compromiso real, también reconocen que es difícil.

Tras las sospechas de los vecinos de beneficiar a la empresa y al Barrio Dalvian y de otros negocios, desde el ente provincial informan que “afortunadamente en este caso la provincia no maneja los montos”.