Vacaciones y Covid: apuntan a la responsabilidad y la vacunación para evitar aumento de casos

En los viajes de larga distancia en colectivos es fundamental la ventilación y el uso de barbijos dentro de la unidad. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
En los viajes de larga distancia en colectivos es fundamental la ventilación y el uso de barbijos dentro de la unidad. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Los traslados desde y hacia otras provincias y países, más circulación y reuniones podrían impactar en los contagios. Los expertos esperan evitar el impacto en las internaciones y el Gobierno local dice estar preparado.

El inminente inicio de las vacaciones de verano implica traslados a otros lugares, reuniones, ingreso de turistas y ponen en alerta ante la posibilidad de un incremento de contagios de Covid-19.

Ya se ha dicho y subrayado: la pandemia no ha terminado. Sin embargo, las mejores condiciones epidemiológicas que se sostienen desde hace meses, más el hartazgo, han hecho que muchos se relajen con los cuidados preventivos y es allí donde está puesta la atención ante este posible riesgo.

Aunque no hay quien se arriesgue a afirmar que habrá un repunte de contagios, sí se acepta que la posibilidad existe, dado el escenario. Más aún, la variante Delta, bastante mantenida a raya hasta el momento por Manaos, lentamente va ganando terreno y ya tiene circulación comunitaria en 10 provincias.

Se sabe que es más infecciosa y puede implicar un repunte de casos pero, por otra parte, aunque se sigue atento su desempeño, los expertos y autoridades no se dejan inquietar demasiado por ella: confían en que el avance de la vacunación implique lo esperado, que si hay contagios sean menos y en la mayoría de los casos no requieran internación.

En este sentido se advierte que hay diversos factores que pueden influir en el resultado y anticipan que, según cómo se jueguen las fichas, se irá armando la partida.

Pueden jugar en contra la falta de recaudos e incumplimientos de protocolos, lo que sería complicado teniendo en cuenta las consecuencias con Delta rondando y que en Mendoza todavía no tiene fuerte presencia.

A favor, la vedette: la vacunación y la responsabilidad individual y de las empresas de servicios en aplicar los cuidados necesarios.

Respecto de un repunte de casos, es más probable que sea mayor a partir de marzo. Sin embargo, hay quienes creen que ya con la movilidad de las fiestas de fin de año podría haber un avance.

2021 vs 2022

El verano anterior se estaba saliendo de las restricciones y recién comenzando a ponerse en práctica protocolos y libertades cuidadas. Por aquel entonces se temió que hubiese un repunte de casos, ya la variante originaria de Manaos era una amenaza. Sin embargo, si bien hubo un incremento esperable, este no fue de gran magnitud. De los 2.792 casos registrados en diciembre de 2020, se pasó a 3.514 en enero de 2021 y bajó a 3.273 en febrero. Recién en marzo comenzó un ascenso marcado, anticipo de la segunda ola, pero esa es otra historia.

Pero además, las autoridades ven que esta vez hay puntos a favor. Por un lado protocolos más aceitados, por otro, baja circulación: menos de una quinta parte de la que había aquel diciembre.

La ministra de Salud provincial, Ana María Nadal, destacó las diferencias: “Encararemos el verano con un descenso de casos y positividad menor a 3%, con decrecimiento sostenido las últimas 25 semanas, un porcentaje de camas ocupadas mucho más bajo que el año pasado y un sistema de salud menos estresado”.

Recordó que se transitaba una meseta alta y el sistema de salud aún estaba estresado. Además el verano pasado era ínfima la cantidad de gente vacunada. “Con este porcentaje de vacunación es distinto cómo puede afrontarse una posible tercera ola o aumento de casos”, consideró Nadal.

En cuanto a Delta, señaló: “Hay que ver la tasa de ataque, que es más alta en Delta pero en personas vacunadas no está teniendo mucho impacto”.

Suba de casos

Para el epidemiólogo Hugo Pizzi, los lugares y servicios que respetan los protocolos, como cines, teatros y hoteles, aunque no usen aforos, no implicarán lugares de mayor riesgo. Claro, si los asistentes toman las medidas de prevención correspondientes.

“Nos preocupan otras cosas, como las fiestas clandestinas: como cuando tenés la gente abigarrada, con circulación de Delta, dentro de una carpa donde hay personas saltando, tirando saliva, que se tocan”, expresó el reconocido especialista cordobés, quien detalló que en su provincia hay 56% de circulación de esa mutación.

“En definitiva, el riesgo no estaría tanto en lugares cerrados (per se), sí cuando no hay cuidados”, afirmó.

Un tema particular es, por ejemplo, el del traslado en colectivo a larga distancia donde, si no se mantienen abiertas las ventanas, se respirará un aire contaminado durante mucho tiempo. Cabe recordar que bastan 15 minutos de exposición al virus para la infección. Pizzi dijo que sabe de casos en que se les permitió a los pasajeros ir sin barbijo pero confió en que sean más los criteriosos y se exijan estos recaudos.

“Tenemos incertidumbre respecto de lo que está ocurriendo en Europa; siempre llega de alguna u otra manera”, señaló sobre su compleja situación, con países con cuarta ola, nuevas restricciones y la presencia de la nueva variante Ómicron. “Nos tiene inquietos”, aceptó Pizzi y dijo que le preocupa la gente que dejó de cuidarse y es desafiante.

“Hay muchas cosas que nos pueden llevar a un tropiezo”, consideró y en ese marco mencionó que hay quienes se han colocado sólo la primera dosis de vacuna. “Si entra la Delta e irrumpe como una inundación, como en Europa, la vamos a pasar mal”, anticipó.

Preparados

Desde el Ministerio de Salud reconocen esas zonas de riesgo pero al mismo tiempo remarcan que el panorama será más favorable si hay mayor cumplimiento de protocolos.

“Siempre estaremos atentos a la evolución de los casos. Pero la mayoría de los especialistas manifiestan que con vacunación y cuidados el sistema de salud podría seguir igual”, expresó la ministra de Cultura y Turismo, Mariana Juri.

“La provincia, además de haber reforzado notoriamente el sistema de salud, sigue con campañas intensivas de vacunación para prevenir. Iremos como siempre monitoreando la situación pero, por ahora, pensamos continuar como hasta hoy”, explicó respecto a la posibilidad de implementar nuevas medidas desde su área.

Hay algunas estrategias en las que se sostienen para pasar el verano. Por un lado, se calientan motores para afianzar durante diciembre la campaña de vacunación de segundas dosis, para completar esquemas, y refuerzos en población más vulnerable o que lleve más tiempo desde el esquema primario.

El “pase sanitario”, anunciado el viernes por la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, es otra de las tácticas. Implica la vacunación como requisito para participar de actividades masivas como espectáculos. En Mendoza se aguardan detalles para definir si se adopta aunque ya se evalúan medidas por el estilo.

Otro pilar son los puntos de testeo gratuito, especialmente en plazas, con acceso a demanda espontánea, que permiten detectar personas con la infección y actuar rápidamente en el aislamiento de estos y sus contactos estrechos. Será un recurso importante con la llegada de turistas que también podrán asistir.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA