martes 7 de julio de 2020

Test para saber si se contagiaron de coronavirus / Ignacio Blanco
Sociedad

Un tercer test puede ayudar a resolver casos dudosos de Covid-19

En la provincia se usan tres tipos de testeos útiles en diferentes instancias. El último en incorporarse es más sensible y permite detectar con más certeza si alguna vez se tuvo el virus.

Test para saber si se contagiaron de coronavirus / Ignacio Blanco

En Mendoza se utilizan tres tipos de test para detectar el virus Sars Cov-2. El más conocido es el PCR pero hay dos más para los que se requiere una muestra de sangre, son los llamados serológicos y que permiten detectar anticuerpos que el organismo haya generado ante la presencia del virus. Uno de ellos en particular, el último en incorporarse, puede ser de especial utilidad para definir casos dudosos o identificar nexos epidemiológicos.

Fue incorporado hace aproximadamente un mes y medio, el método se llama electroquimioluminiscencia y tiene más sensibilidad que el test rápido (el otro serológico), por ello, podría detectar una baja carga de virus que no detecta aquel.

Es que a veces los resultados son dudosos, lo que señalan como una especie de “gris”, en lo cual influye la carga viral en el momento del abordaje (ver aparte).

El primero en incorporarse ni bien “aterrizó” el coronavirus en la provincia fue el PCR, como se conoce al que usa la técnica Reacción en Cadena de Polimerasa en Tiempo Real (RT-PCR). Fue aquel del cual originalmente escaseaban lo reactivos, por lo que había un meticuloso control. Su uso estaba coordinado por el Laboratorio de Salud Pública y los reactivos llegaban de Nación. Luego la provincia compró por su cuenta y se fueron capacitando y equipando otros laboratorios hasta formar una red. Actualmente también pueden hacerlo privados.

La particularidad es que este se utiliza en personas que presentan síntomas, puede ser un primer caso o un contacto estrecho, a quienes se aísla y estudia. Este método permite un diagnóstico, la situación en el momento. En cambio, los serológicos se utilizan para hacer un screening, permiten trazar el recorrido del virus, detectar posibles vínculos de contagio y tener una radiografía de mayor escala de lo que ocurre en una comunidad.

El procedimiento PCR permite encontrar fragmentos de material genético del virus, es decir su presencia, pero requieren una determinada carga vírica para detectarlo. Para realizarlo es que se apela al famosos hisopado nasofaríngeo y así se obtiene una muestra de fluidos que se envía al laboratorio. El resultado se tiene tras varias horas, entre 3 y 7.

Después llegaron los test serológicos que cumplen una función muy distinta. Estos permiten saber si una persona en algún momento estuvo en contacto con el virus gracias a la detección de los anticuerpos que genera el organismo.

Por eso su utilidad es diferente: puede apelarse a ellos en pacientes asintomáticos que quizás estén en un estadio de la infección que no tenga sintomatología o con carga vírica muy baja.

Pero aquí otra vez hay diferencias. Primero llegaron los test rápidos: con sólo dos gotas de sangre y tras 15 minutos ese organismo habla y cuenta si alguna vez se encontró con el virus. Se realiza un pinchazo en en un dedo y la muestra se coloca en un reactivo con forma de cassette.

El beneficio es la velocidad y por ello se utiliza para abordaje de muchas personas, por ejemplo, para hacer detecciones aleatorias en un a comunidad o en el tránsito de personas.

“No sirven de diagnóstico sino de screening”, destacó una fuente idónea del ministerio de Salud. “Me sirven para ir a un barrio con el casetito y como es rápido abarcar mucha gente luego, lo ideal es hacer el PCR al que de positivo”, detalló.

Explicó que con el análisis de sangre en el laboratorio y con el cassette se dosan anticuerpos para conocer la situación epidemiológica.

Es el que se les exige a los transportistas que ingresan a la provincia. También es el que se usó en Luzuriaga para saber si había circulación comunitaria. Allí se realizaron alrededor de 200 test entre los vecinos y al obtener negativos y descartar que hubiese personas que tuvieron Covid-19 pero de manera asintomática, las autoridades sostienen que no hay circulación comunitaria. También se usó en un barrio de Luján tras detectarse el caso de trabajador del Jumbo de ese departamento. Pero en Las Heras, en el caso del barrio Espejo donde se celebró un cumpleaños se realizaron los dos: el rápido y luego el de laboratorio, para tener más seguridad.

Resultados dudosos o “grises”

Los test para detectar coronavirus a veces pueden dar un “gris”, es decir sin certezas de ser negativo o positivo o, también puede suceder que dé negativo pero sea dudoso ya que todo condice con la definición de caso.

“Cuando la carga viral es muy baja puede tenerse baja señal o poca señal, pero si la sospecha clínica es firme uno tiene que esperar 72 horas y repetir”, dijo el doctor Carlos Espul, responsable de la Unidad de Supervisión y Seguimiento de Laboratorios Públicos.

“Puede encontrarse tempranamente o tardíamente con la persona, algo así como la cola de la infección, explicó”. Una muestra temprana o tardía puede implicar baja carga viral y dificultad de detección, de allí la importancia de contar con esta opción , el estudio serológico de laboratorio, que aunque requiere unas horas más que el método rápido es más sensible y eficaz. Puede salir negativo el PCR e incluso el test rápido y detectarse rastros con este.