martes 24 de noviembre de 2020

Francisco Carbone, estudiante de medicina en la Facultad de Ciencias Médicas
Sociedad

Un estudiante de medicina denunció penalmente a la UNCuyo por una cadena de obstáculos al rendir

Francisco Carbone aduce que no le reconocieron siete materias que habría aprobado. Desde la universidad afirman que no se presentó a rendirlas. “Me arruinaron la vida”, se sincera.

Francisco Carbone, estudiante de medicina en la Facultad de Ciencias Médicas

Una denuncia penal tiene en foco por estos días a la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo). Un alumno de esa casa de estudios llamado Francisco Carbone (30) realizó la presentación judicial aduciendo que no le reconocieron siete materias de cuarto año de la carrera que habría aprobado durante el ciclo 2013/2014.

Frente a esta negativa, las fue rindiendo durante los años siguientes con una serie de escollos y planeaba finalizar con las últimas tres en 2020 para continuar con quinto año. Pudo lograr su cometido con las dos primeras pero, por una serie de circunstancias confusas, con la última le fue imposible por lo que decidió acudir a la Justicia.

Desde la casa de altos estudios reconocieron que recibieron una nota en la que se les informa la denuncia, pero remarcaron que no han recibido comunicación judicial. En tanto, aseguraron que el estudiante nunca rindió las mencionadas materias en esa primera instancia y que la documentación que presenta como probatoria de las asignaturas aprobadas corresponden a calificaciones de proceso y no al examen final (ver aparte).

Una serie de obstáculos

Carbone relató que la historia comenzó en 2015 después de haber cursado durante siete semanas la materia Cirugía de quinto año. “Me enteré de que no figuraba en la lista de alumnos y el personal administrativo me dijo que no podía rendir porque debía siete materias de cuarto año”, recordó.

En ese momento habló con el secretario de Asuntos Estudiantiles para expresarle que ya había aprobado las asignaturas. “Me dijo que no había evidencia de lo que yo sostenía, que iba a tener que recursar y rendir todo de nuevo”, aseguró. Además narró que habló con los profesores que con los que asevera haber rendido las materias y le dijeron que preferían no meterse para no perder su trabajo.

“En la facultad no dan comprobante, por lo que no me quedó otra que volver cursarlas y rendirlas”, reconoció. Pero lo peor, según contó, es que a partir de ese momento fue considerado no regular y tuvo que pedir permiso para participar de cada mesa final. “Fabián Diaz, de la Secretaría de Asuntos Estudiantiles, era el encargado de habilitarme para presentarme a los exámenes y me dejaba rendir una materia por año, por eso fui acumulando rendimiento negativo (cuando no se aprueban al menos dos materias por año)”, indicó Carbone.

Así, desde 2015 sacó cuatro materias de cuarto y para este año le quedaban tres (Dermatología, Traumatología y Hematología) pero se encontró nuevamente con una serie de obstáculos, tal como detalló. Finalmente, el 14 de abril rindió y aprobó Dermatología y el 24 de ese mismo mes Traumatología, Ortopedia y Rehabilitación. Pero los problemas volvieron cuando intentó con Hematología.

La fecha de examen quedó fijada para el 5 de mayo en modalidad oral vía Zoom, lo que según resaltó Carbone, llamó su atención porque hasta esa fecha sólo estaban habilitados los exámenes escritos vía Moodle.

Según recordó Carbone, ese día se conectó al horario acordado y no pudo escuchar a los docentes examinadores. Luego de intentar contactarse por mail y teléfono los docentes terminaron dando por finalizada la sesión sin poder concretar la evaluación.

“Días más tarde hacen una reunión para ver qué hacer, lo elevan al Consejo Directivo y por resolución dicen que yo tuve problemas de conexión y no fue así. Allí se decidió que se reprogramaría para el 26 de mayo con dos veedores estudiantiles”, precisó.

Llegada esa fecha se repitió la situación de forma similar con fallas en el audio e imposibilidad de conectarse después. “A partir de ahí presenté una nota dirigida al decano para que me fijara otra fecha y me tomaran con Moodle y me respondieron con una nueva resolución del Consejo Directivo. Dicen que no me presenté y que no respeté las normas, cuando tengo las capturas de pantalla que corroboran que estaba ahí”, remarcó.

Por todo lo relatado, el estudiante de medicina decidió recurrir a los abogados. En una primera instancia presentó un recurso de amparo para que se fijara una fecha urgente de examen y, en caso de no hacerlo, que lo dejaran empezar quinto año, en la Secretaría 4 del Juzgado Federal.

En paralelo, el alumno recibió de forma anónima las planillas con las materias supuestamente aprobadas. “Ahí dice que la calificación final de la rotación es 10 en Hematología y está firmada por un médico”, informó por lo que se modificó el objeto del amparo y se pidió que se le dé por aprobada la mencionada asignatura. Pero el mismo fue rechazado por la jueza Pons Riili, porque no se habían cumplido los plazos administrativos.

El joven también decidió realizar una denuncia penal en la Secretaría Penal A del Juzgado Federal 1. “Quiero que todo se sepa y se investigue. La vida a mí ya me la arruinaron”, cerró.

La respuesta de la universidad

El decano de la Facultad de Ciencias Médicas, Roberto Miatello, relató que recibieron una nota donde se les comunica la denuncia penal realizada por Francisco Carbone. “Es lo único que sabemos porque no nos ha llegado nada de la Justicia pidiendo información o lo que fuere”, expresó.

Aseguró que la denuncia no tiene porqué prosperar ya que se basa en una serie de planillas de evaluación que son parte del proceso educativo. “Habla de esas planillas como actas de examen, pero no lo son. La calificación no se cierra hasta que no rinda final”, subrayó.

Miatello aseveró que el joven no había rendido las materias en primera instancia. “Pero después las rindió y las aprobó, sólo le queda hematología”, detalló. Sobre este último examen, aseguró que se le ofreció ayuda concreta y hasta se puso a disposición un técnico para que fuera a su casa para asistirlo con la conexión. “Pero tampoco hizo uso de ese ofrecimiento”, señaló.

Por otra parte, el decano explicó que como la denuncia se ha presentado en el Consejo Superior, será tratada allí; primero en la Comisión de Interpretación del Reglamento y después en reunión plenaria.

Por último aclaró que no tienen ningún problema en particular con el alumno. “Como cualquier estudiante tiene que demostrar que conoce y lo común en esta facultad es que los chicos se reciban rápido. En el caso particular, él ha estado mucho tiempo sin rendir y le hemos ofrecido ayuda desde el Servicio de Asesoría Pedagógica. La facultad está haciendo todo lo posible para ayudarlo para poder seguir con su carrera”, concluyó.