Un comedor del piedemonte mendocino necesita ayuda para poder seguir adelante

Se trata del merendero “Dios todo por ellos”, que está en el oeste de Godoy Cruz. Manuel Vargas, su fundador, dijo que mucha gente ya no puede colaborar con donaciones. Cómo ayudar.

Sus responsables han dejado de recibir donaciones porque la gente "está muy mal de plata" y necesitan ayuda.
Sus responsables han dejado de recibir donaciones porque la gente "está muy mal de plata" y necesitan ayuda.

El merendero “Dios todo por ellos”, fundado por Carolina Galbán y Manuel Vargas y situado detrás del dique Maure, pasando el barrio Sol y Sierra, necesita de la ayuda de la comunidad frente a la gran cantidad de personas que se suman a día a día para retirar su ración de comida.

“Todo se hace cuesta arriba, los precios suben, llega fin de año y queremos seguir brindando un plato de comida a la mucha gente que se acerca a nuestro merendero”, dijo Manuel.

Según dijo, mucha gente dejó de donar carne, y otros productos por la pérdida del poder adquisitivo.

“Se nos hace imposible comprar carne, pollo, huesos para elaborar los caldos. Con suerte podemos comprar alguna oferta, pero todo está imposible”, indicó Manuel, que tiene un merendero junto a su esposa Carolina. Acuden 150 niños y también gente adulta.

“Cada vez nos preocupa más la situación. Ya casi no recibimos donaciones ¿Cómo le decimos a la gente que no tenemos nada para darle?”, cuestionó.

Dijo que dos iglesias colaboran y que esa ayuda les permite sobrellevar este presente: se trata de Comunidad Cristiana de la Ciudad y Ministerio Renacer.

“Gracias a eso no lo cerramos, pero la situación no dá para más. Un vecino llamado Ricardo también que nos ayuda muchísimo con mercadería todos los meses. Nos dio una mano enorme cuando fue lo del viento zonda y destruyó lo poco que tenemos”, relató.

Cuando el lugar abrió sus puertas concurrían 35 chicos tres veces por semana. Esa cifra, con la pandemia, la inflación y el incremento de los índices de pobreza, se incrementó a 150 personas.

Y así fue que, en medio del fuerte impacto que dejó la pandemia, pudieron abrir un comedor y merendero en el terreno de sus padres, en el barrio Sol y Sierra, detrás del dique Maure, al oeste de Godoy Cruz.

Se trata de un lugar situado en el medio de la nada, descampado, sin los servicios básicos y donde las casas son precarias, fabricadas en su mayoría con cartón prensado y nylon.

Para poder continuar con el funcionamiento del comedor y merendero, Manuel y Carolina Vargas necesitan ayuda de todo tipo, en especial alimentos no perecederos, carne, pollo y leche.

Sin embargo, también reciben materiales para la construcción a fin de poder techar el espacio.

Cómo ayudar

Carolina Vargas, 0261 7149194 / Manuel Vargas merendero “Todo por ellos” 261 2635749. CVU: 0000007900204021810884 / Alias: VARGASMANUELEDU.UALA.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA