Grave denuncia en el caso Próvolo: por un escandaloso chat se apartaría uno de los jueces

Grave denuncia en el caso Próvolo: por un escandaloso chat se apartaría uno de los jueces
Kosaka Kumiko la monja japonesa denunciada como autora y partícipe de los abusos sexuales a alumnos del Instituto Antonio Próvolo. Según su defensa, el presidente del tribunal que la enjuicia habría hecho declaraciones escandalosas sobre ella.

El presidente del tribunal, Horacio Cadile, ha sido cuestionado por los abogados de la monja Kumiko Kosaka desde el inicio; aunque los pedidos de recusación nunca prosperaron. Ahora lo acusan de participar de un escandaloso chat donde habría dicho: ‘Kumiko y yo somos amantes’. Y aunque el juez optaría por apartarse, el juicio continuará con una de las magistradas suplentes.

El segundo juicio por los abusos a niños sordos y niñas sordas en el instituto religioso Antonio Próvolo transcurre a un ritmo por demás lento en los tribunales mendocinos y no deja de sumar trabas. Y es que, desde el comienzo, los abogados defensores de la monja Kumiko Kosaka –quien cuenta con 7 imputaciones como autora y partícipe de los abusos- han insistido en dos solicitudes específicas: que se declare nulo el juicio contra la religiosa (al considerar que no se respetó el derecho de legítima defensa de la monja japonesa) y que el presidente del tribunal, Horacio Cadile sea apartado de la causa. Y si bien ambas solicitudes fueron rechazadas oportunamente y en reiteradas oportunidades (incluso, antes del inicio del juicio), una nueva –y reciente- solicitud para recusar a Cadile y que se inhiba de la causa llevaría a que el magistrado dé lugar a la solicitud.

Los abogados de la monja Kumiko Kosaka pidieron una vez más la inhibición y recusación del presidente del tribunal, Horacio Cadile.

Según trascendió desde los pasillos de los Tribunales de Mendoza, el magistrado oficializaría este martes (18 de mayo) la decisión de inhibirse de la causa “para que la causa transite, siga su curso y su figura no sea un impedimento”; sobre todo si se tiene en cuenta que ya son reiteradas las solicitudes sobre su persona. De esta manera, uno de los jueces suplentes del tribunal (designados antes del inicio del debate) tomaría su lugar.

Respecto al nuevo pedido de recusación e inhibición de los abogados de Kosaka –Carlos Varela Álvarez, Lucas Fallet y Valeria Corbacho- hacia Cadile; tienen que ver con la supuesta participación del juez en un escandaloso chat donde estarían él y otros fiscales; y donde –según la versión de los abogados defensores- Cadile habría manifestado que “Kumiko y yo somos amantes”.

A la prácticamente confirmada decisión de Cadile de hacer lugar a este nuevo pedido de inhibición, se sumará además el inicio de una investigación interna por parte de la Corte y del Ministerio Público Fiscal sobre el chat al que hacen alusión los abogados de la monja.

La monja Kosaka Kumiko tiene 7 imputaciones en el segundo de los juicios por los abusos en el Próvolo mendocino. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

Más allá de esta situación, el segundo juicio por los abusos en el Próvolo –que, además de Kosaka, tiene a 8 mujeres más imputadas como partícipes de diferentes abusos- continuará su curso. Y de confirmarse la inhibición de Cadile, la jueza Gabriela Urciuolo pasará a ocupar la presidencia del tribunal, secundada por los jueces Rafel Escot y Belén Salido (esta última, hasta ahora, primera vocal suplente en el juicio).

Este juicio es a continuación del desarrollado en 2019, y que concluyó con las condenas de los sacerdotes Horacio Corbacho y Nicola Corradi, del ex jardinero Armando Gómez y del ex monaguillo Jorge Bordón; todos condenados como culpables de los abusos a niños y niñas que dormían en los albergues del Próvolo. Mientras que Kosaka tiene acusaciones como autora de algunos abusos, ella y las otras imputadas también llegaron al debate acusadas de ser partícipes de los atroces abusos cometidos contra ex alumnos y alumnas del instituto religioso.

La dura acusación del supuesto chat

Por medio de un escrito enviado a algunos medios de comunicación, los abogados de Kumiko Kosaka hicieron público esta mañana el nuevo pedido de recusación e inhibición contra Cadile, que oficializaron en la audiencia de este lunes. Según los letrados, el juez habría afirmado que “Kumiko y yo somos amantes”; y lo habría hecho en un grupo de WhatsApp privado del que –además de él- participan otros fiscales mendocinos.

Los abogados defensores incorporaron fotografías de la conversación entre Cadile y los fiscales –en un grupo privado- donde, según sostienen, “los fiscales presuntamente hacen veladas amenazas sobre uno de los abogados, como se muestra en las fotos de las conversaciones que acompañamos”.

“Sin embargo, lo más llamativo es que el juez Horacio Cadile -que integra ese grupo de fiscales-, presuntamente hace una referencia a Kumiko Kosaka ante el también presunto comentario del fiscal Tomás Guevara que dice ‘Me han dicho que la Kumiko está practicando karate y lo único que quiere es un rato a solas con el juez’, a lo que Horacio Cadile habría escrito ‘Kumiko y yo somos amantes’”, agregaron Varela Álvarez, Fallet y Corbacho (que nada tiene que ver con el cura condenado) en el escrito.

Uno de los abogados de la monja Kosaka, Carlos Varela Álvarez. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

“La vergüenza nos invade, más que como abogados; como ciudadanos que creemos que las personas que juzgan e investigan no hacen esas referencias sobre los que están bajo su mirada. Alguien nos ha hecho llegar estas conversaciones de ese grupo para que como abogados conozcamos lo que dicen de nosotros y sobre Kosaka”, se explayaron.

En el mismo comunicado, los abogados retoman la acusación contra el fiscal Gabriel Ticheli (quien, de acuerdo a esta presentación, estaría en el grupo en cuestión) al considerar que es él quien no hizo lugar a la denuncia que la defensa de Kosaka realizó oportunamente contra los intérpretes y peritos oficiales de la causa; acusándolos de falsear y manipular las denuncias y las pericias.

“Lo importante ahora es preguntarse qué hace el juez Cadile, si es cierto que existe ese grupo, entre los fiscales; porque sería una relación absolutamente promiscua. Por ejemplo, Gabriel Ticheli investiga o hace como que investiga a los intérpretes y médicos forenses sin mover un dedo desde hace cuatro años (ahora esto tiene una mayor explicación para nosotros)”, resaltaron.

Al final del escrito, los abogados defensores cuestionan el rol de Cadile y la falta de imparcialidad.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA