jueves 13 de mayo de2021

Pirotecnia, arbolito, intoxicaciones, corcho en el ojo: 7 accidentes comunes de las Fiestas y cómo evitarlos
Navidad sin complicaciones: cómo evitar accidentes domésticos. / archivo
Sociedad

Pirotecnia, arbolito, intoxicaciones, corcho en el ojo: 7 accidentes comunes de las Fiestas y cómo evitarlos

No hay Navidad y Año Nuevo sin accidentes domésticos. Sin embargo, con cuidado y atención las consecuencias pueden aliviarse demasiado. A continuación, una serie de situaciones riesgosas de cada fin de año; y las recomendaciones para que no haya consecuencias a lamentar.

Pirotecnia, arbolito, intoxicaciones, corcho en el ojo: 7 accidentes comunes de las Fiestas y cómo evitarlos
Navidad sin complicaciones: cómo evitar accidentes domésticos. / archivo

Las Fiestas de Fin de Año son el momento para el reencuentro familiar y para el disfrute. Ni hablar en un 2020 tan atípico como olvidable, donde el vínculo sentimental y la reunión son muy esperadas. Pero también es en esta época en que se incrementan los accidentes domésticos, sobre todo aquellos que incluyen a niños.

(Pre) Ocupación

A continuación, un listado con las siete principales situaciones riesgosas que suelen registrarse en esta época, y algunas recomendaciones para evitarlas.

¡Cuidado, arbolito!

Mucho antes del 24 a la noche o del almuerzo del 25, el hogar comienza a tornarse un poco más peligroso: sobre todo para los niños y niñas más chicos y chicas. Aunque no suele ser protagonista de grandes accidentes, el arbolito de Navidad se convierte en un riesgo; sobre todo para niños pequeños.

Las luces del árbol de Navidad son un atractivo magnético para niños pequeños. Es clave no dejarlas al alcance de los más pequeños, ni sobrecargar los enchufes. Freepik

Y es que las luces intermitentes de colores son un imán para los niños, por lo que es fundamental que no estén a su alcance. Lo mismo ocurre con los enchufes que, además, se recomienda que no estén sobrecargados.

También la recomendación es apagarlas y desenchufarlas cuando no haya nadie en casa.

Bocados peligrosos

Hay menúes que son un clásico en la mesa navideña. Entre ellos están las confituras, maní y almendra (en sus distintas presentaciones). También se desaconseja para el consumo de niños, dado que al ser tan pequeños; una dificultad en el masticado podría ocasionar asfixia o ahogamiento.

Confituras navideñas para media noche

El corcho en el ojo

No es 25 de diciembre por la mañana o la madrugada si en las guardias no hay hombres, mujeres y niños aguardando por ser atendidos por un golpe de corcho en alguno de sus ojos. Por eso es que, aunque parezca una obviedad, es clave descorchar bebidas como espumantes y sidra lejos de donde está la gente reunida. Y, por supuesto, apuntando la botella hacia arriba y en diagonal; hacia donde no haya nadie.

Alcohol y niños

Cuando hay hijos, sobrinos o nietos pequeños; es fundamental tener cuidado con los restos de bebidas alcohólicas en vasos y copas. Porque, en algún descuido, los niños no tienen dudas de beber las sobras. Y en criaturas de baja edad, puede desencadenar en una intoxicación.

Prohibida la pirotecnia

Aunque en Mendoza la venta y uso de pirotecnia está prohibida en todo el territorio –por ordenanzas de todos los municipios-; siempre hay rebusque para que a las 0 –del 25 de diciembre y del 1 de enero- haya pirotecnia. Teniendo en cuenta que en ningún departamento está autorizada la venta legal, es un hecho que cualquier material que se consiga y manipule será clandestino.

En los 18 departamentos de Mendoza está prohibida la venta y comercialización de pirotecnia. (Imagen ilustrativa)

Por esto mismo es que la recomendación es no comprarlo ni manipularlo, ya que al ser ilegal; no hay garantías ni certificado de seguridad de estos productos. Y si la intención es ir contra las normas, al menos la recomendación es usarla en espacios abiertos, que no lo hagan niños en soledad y que siempre se procure despejar el espacio donde se manipulará.

La mayoría de las lesiones oculares de las fiestas tienen que ver, no solo con los corchazos, sino también con la imprudente manipulación de la pirotecnia.

Conductor designado

Es difícil una Navidad sin brindis. Pero más difícil es una triste Navidad, con probabilidades de que se convierta en trágica. Por eso es fundamental que haya, por vehículo, un conductor designado. Y que, como mucho, apenas se moje los labios con alguna bebida al momento del brindis. En el caso de aquellas familias donde los festejos se dividan entre el 24 por la noche y el 25 por la mañana –o el 31 y el 1-; quien sea el conductor designado tiene la posibilidad de relajarse al día siguiente. Y viceversa.

Sea cual sea el contexto, el uso del cinturón de seguridad en los vehículos es algo fundamental y obligatorio.

Piletas y golpes de calor

Lejos están las navidades en Mendoza de las postales neoyorquinas, donde la nieve y las temperaturas bajo cero son las grandes vedetes. Por esto mismo, en muchos casos los festejos se dan en casas o espacios con piletas; y con temperaturas por encima de los 30°.

Foto: José Gutiérrez / Los Andes

Aquí es fundamental, en el caso de niños pequeños, que los adultos no descuiden la supervisión ante una posible caída al natatorio. Y en el caso de los adultos, evitar juegos bruscos, saltos e –incluso- meterse al agua si ha habido un excesivo y abusivo consumo de alcohol.

En el caso de los festejos al mediodía, los golpes de calor son otra amenaza: fundamental mantenerse a la sombra, usar gorras y/o sombreros y –en lo posible- ropa liviana y de colores claros.