martes 11 de mayo de2021

Mendoza espera recibir entre 20.000 y 40.000 dosis de la vacuna china
Trabajadores del Vacunatorio Central llegaron ayer al hogar Santa Marta para inocular a los adultos mayores. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
Sociedad

Mendoza espera recibir entre 20.000 y 40.000 dosis de la vacuna china

Serán destinadas a mayores de 70 años ya que sus bajos requerimientos de frío facilitan la estrategia. El jueves llegarán al país un millón de dosis pero Nación no informó cuándo las enviará.

Mendoza espera recibir entre 20.000 y 40.000 dosis de la vacuna china
Trabajadores del Vacunatorio Central llegaron ayer al hogar Santa Marta para inocular a los adultos mayores. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

Argentina está a punto de incorporar una tercera opción entre las vacunas contra el Covid-19 y espera el jueves el ingreso de un millón de dosis del inoculante desarrollado por China. Se trata del de la farmacéutica estatal china Sinopharm y el Instituto de Productos Biológicos de Pekín. Se sumará así a las otras dos alternativas que ya se usan: la opción rusa, Sputnik V, y la de la Universidad de Oxford junto con el laboratorio AstraZeneca.

Las autoridades sanitarias mendocinas esperan recibir la misma proporción de los ingresos al país que ocasiones anteriores, es decir, entre 2 y 4%. Esto implica que las expectativas están puestas en que lleguen a la provincia entre 20.000 y 40.000 dosis de la vacuna china.

Como en las instancias previas, la gestión de las dosis depende del Gobierno nacional, por lo que aguardan definiciones sobre estos números y cuándo llegarán. Sin embargo, la dilación suele ser de unos pocos días.

Adultos mayores

Según han planeado, será destinada a los mayores de 70 años que se inscriban para recibirla, dado que la población objetivo en este segmento es de 200.000 personas. Como se trata de algo voluntario, resta saber cuántos son los interesados.

Ayer se inició una nueva etapa en la estrategia de vacunación local al darse los primeros pasos en la inoculación de adultos mayores. Se trata de una población objetivo de riesgo dado que es entre quienes el virus produce cuadros más graves y mayor letalidad.

Por un lado, se comenzó a vacunar a residentes de geriátricos, sus trabajadores y quienes se desempeñan en centros de hemodiálisis. Por otra parte, ayer se abrió la inscripción para aquellos adultos mayores de 70 años que quieran vacunarse. A las 14 ya había 25.000 inscriptos. Para el primer segmento se ha utilizado el inoculante de Oxford, del que llegaron 23.000 dosis el fin de semana y con el que esperan cubrir la demanda completa de ese grupo.

Mariana Álvarez, subsecretaria de Planificación y Cobertura Sanitaria del Ministerio de Salud, dijo que se entregarán turnos conforme lleguen las vacunas.

Aspecto positivo

La conservación es uno de los puntos a favor del desarrollo chino en relación con otros inoculantes. Dado que no requiere tan baja temperatura, es más sencilla de almacenar y trasladar y es una particularidad que comparte con la de Oxford. No requieren temperatura bajo 0, sino que mantienen sus condiciones entre 2 y 8 grados, la temperatura habitual de un refrigerador. No es así en el caso de la Sputnik (-18°C) y es bien distinto de las exigencias de la de Moderna (-20°C) y la de Pfizer (-70°C), que no han llegado a Argentina.

“Se eligió Astra para geriátricos porque se guarda a menos de 4 grados bajo cero y es fácil de trasladar; para la de Spuntik se necesitan freezers”, destacó una fuente del ministerio.

Al igual que las otras ya incorporadas, para alcanzar el máximo de inmunidad deben aplicarse dos dosis. “Tanto la vacuna de Oxford como la Sputnik V contienen material genético de la proteína en forma de espiga del Sars-CoV-2, mientras que la de Sinopharm utiliza la estrategia del virus inactivado, como la CoronaVac, también de fabricación china, y la Covaxin, producida en India”, detalla una publicación de BBC Mundo.

Agrega que este tipo de vacunas funciona mediante el uso de partículas virales muertas para exponer al sistema inmunológico al virus del Covid-19 sin riesgo de una enfermedad grave.

Eficacia

Las autoridades sanitarias chinas aprobaron la comercialización condicional de este inoculante el 31 de diciembre último. Se otorgó para uso general de la población con una información preliminar que le daba una tasa de eficacia del 79%.

Para ese entonces, el presidente de la empresa, Wu Yonglin, dijo que más de 60.000 personas habían sido vacunadas en los ensayos, algo que también involucró a Argentina. Aquí participaron de un ensayo aleatorio 3.008 voluntarios que recibieron al azar la vacuna o el placebo. Estuvo a cargo de la asociación del grupo farmacéutico chino con la red Vacunar y la Fundación Huésped.

En tanto, el infectólogo Pedro Cahn, fundador de la Fundación Huésped y responsable de los ensayos de Sinopharm en Argentina, sostuvo que la eficacia informada es similar a la del resto de las vacunas, es decir, en torno a 90%. “Es extremadamente segura; en los ensayos no hemos registrado eventos adversos serios relacionados a la vacuna, así que desde el punto de vista de la seguridad le puedo dar garantía”, le aseguró a Télam.

En Argentina fue aprobada el domingo para su uso de emergencia tras la firma de la flamante ministra de Salud, Carla Vizzotti, de la resolución 688/2021.

¿Qué protección confieren?

Dado lo reciente de los desarrollos, las farmacéuticas e investigadores pueden sostener que las vacunas tienen eficacia pero no hay certezas sobre cuánto puede durar la inmunidad que desarrollan.

“Es demasiado pronto para saber cuánto durará la protección conferida por la vacuna, y si será o no a largo plazo”, informa el Ministerio de Salud de la Nación. Explica que esto dependerá de varios factores, como la edad de la persona vacunada, enfermedades subyacentes, estado inmunitario y variabilidad del virus, entre otros. Por ello, habrá que esperar un tiempo para saberlo.

“Sin embargo, los datos disponibles son alentadores ya que sugieren que la mayoría de las personas que se recuperan de la Covid-19 desarrollan una respuesta inmunitaria que ofrece al menos alguna protección contra una nueva infección, si bien aún no se determinó la intensidad ni la duración de esa protección”, afirma el área.